¿Se pue­de pre­ve­nir el as­ma?

Si bien en la ma­yor par­te de los ca­sos no se pue­de pre­ve­nir te­ner o no la en­fer­me­dad, sí se pue­den pre­ve­nir los sín­to­mas y agu­di­za­cio­nes, so­bre to­do, ha­cien­do co­rrec­ta­men­te un tra­ta­mien­to

Ellas (Chile) - - Salud -

El as­ma afec­ta a unos 300 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, se­gún da­tos de la Ini­cia­ti­va Global pa­ra el As­ma. Es­ta es una en­fer­me­dad cró­ni­ca en la que las vías res­pi­ra­to­rias se in­fla­man y, por lo tan­to, se es­tre­chan y de­jan pa­sar un me­nor flu­jo de ai­re. “Es­ta obs­truc­ción es par­cial o to­tal­men­te re­ver­si­ble por ac­ción de la medicación o es­pon­tá­nea­men­te”, in­di­có el mé­di­co Fran­cis­co Ál­va­rez. En­tre los fac­to­res de ries­go de desa­rro­llar as­ma “los más im­por­tan­tes se­rían la aler­gia, otros fac­to­res de la pro­pia per­so­na co­mo la obe­si­dad, la ri­ni­tis o ri­no­si­nu­si­tis cró­ni­ca o, in­clu­so, cues­tio­nes pe­ri­na­ta­les re­la­cio­na­das con la pre­ma­tu­ri­dad o la lac­tan­cia. Tam­bién des­ta­can los fac­to­res am­bien­ta­les co­mo el ta­ba­quis­mo, las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias o el am­bien­te la­bo­ral”, se­ña­ló Ál­va­rez, quien agre­gó: “Des­pués ten­dría­mos los fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes de los sín­to­mas, en­tre los que es­ta­rían las in­fec­cio­nes (so­bre to­do ví­ri­cas en oto­ño e in­vierno), los alér­ge­nos, la po­lu­ción am­bien­tal, de­ter­mi­na­dos fár­ma­cos, ali­men­tos, en­tre otros”, apun­tó el neu­mó­lo­go.

ATA­QUES DE AS­MA

“Du­ran­te un ata­que de as­ma, el re­ves­ti­mien­to de los bron­quios se in­fla­ma, lo que pro­vo­ca un es­tre­cha­mien­to de las vías res­pi­ra­to­rias y una dis­mi­nu­ción del flu­jo de ai­re que en­tra y sa­le de los pul­mo­nes”, ex­pu­so la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud -OMS-.

El doc­tor Ál­va­rez ex­pli­có que los sín­to­mas más fre­cuen­tes de los ata­ques de as­ma son “la dis­nea (di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria) que se pre­sen­ta tí­pi­ca­men­te por las no­ches, a pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na o al ha­cer es­fuer­zos; la tos; la opre­sión to­rá­ci­ca y las si­bi­lan­cias, es de­cir, los pi­ti­dos o sil­bi­dos en el pe­cho”. El es­pe­cia­lis­ta acla­ró que es­tos sín­to­mas son va­ria­bles en su pre­sen­ta­ción e in­ten­si­dad a lo lar­go del día y de las es­ta­cio­nes del año, de­pen­dien­do de la cau­sa que los pro­vo­que y de la sen­si­bi­li­dad alér­gi­ca. “Es im­por­tan­te tra­tar los sín­to­mas en cuan­to se pre­sen­tan. Así se evi­ta que em­peo­ren y cau­sen un ata­que de as­ma gra­ve. Los ata­ques de as­ma gra­ves pue­den re­que­rir aten­ción de ur­gen­cias e in­clu­so pue­den ser mor­ta­les”, ad­vir­tió el es­pe­cia­lis­ta. Ade­más, hay me­di­das que ayu­dan a pre­ve­nir es­tas cri­sis. En es­te sen­ti­do, el doc­tor Ál­va­rez co­men­tó: “En la ma­yor par­te de los ca­sos no se pue­de pre­ve­nir te­ner o no la en­fer­me­dad, pe­ro sí se pue­den pre­ve­nir los sín­to­mas y agu­di­za­cio­nes, so­bre to­do, ha­cien­do co­rrec­ta­men­te el tra­ta­mien­to; evi­tan­do, si es po­si­ble, ex­po­ner­se a las sus­tan­cias que pro­vo­can los sín­to­mas y no fu­man­do”.

El neu­mó­lo­go ex­pu­so que en el ca­so de la ri­ni­tis alér­gi­ca, cuan­do to­da­vía no hay as­ma, un co­rrec­to tra­ta­mien­to po­dría pre­ve­nir el de­sa­rro­llo del as­ma. Asi­mis­mo, in­sis­te en que no fu­man­do o de­jan­do pre­coz­men­te el ta­ba­co, ade­más de dis­mi­nuir los sín­to­mas, en al­gu­nos ca­sos se po­dría pre­ve­nir el de­sa­rro­llo de la en­fer­me­dad.

En lo re­la­ti­vo a la pre­ven­ción de los ata­ques de as­ma en sí mis­mos, el doc­tor Ál­va­rez re­cal­có que la me­di­da fun­da­men­tal es se­guir el tra­ta­mien­to de for­ma co­rrec­ta. “La ba­se del tra­ta­mien­to, es de­cir, el tra­ta­mien­to de fon­do o de man­te­ni­mien­to, son los cor­ti­cos­te­roi­des in­ha­la­dos, a los que se pue­den aso­ciar bron­co­di­la­ta­do­res de lar­ga ac­ción”. Tam­bién se pue­de te­ner bron­co­di­la­ta­do­res de ac­ción rá­pi­da co­mo tra­ta­mien­to de res­ca­te, pe­ro lo im­por­tan­te es es­tar bien con­tro­la­do con la medicación de fon­do y no ne­ce­si­tar la medicación de res­ca­te”, in­di­có.

“El prin­ci­pal pro­ble­ma hoy día es la fal­ta de cum­pli­mien­to de la medicación, lo que pue­de pro­vo­car ata­ques a ve­ces gra­ves”, des­ta­có. El fa­cul­ta­ti­vo tam­bién se­ña­ló la ne­ce­si­dad de de­jar de fu­mar, “da­do que el ta­ba­co pro­vo­ca un au­men­to de las cri­sis de as­ma y ha­ce que el tra­ta­mien­to sea me­nos efec­ti­vo, so­bre to­do los cor­ti­cos­te­roi­des in­ha­la­dos”.

Del mis­mo mo­do, ma­ni­fes­tó que, cuan­do sea po­si­ble, se de­bie­ra evi­tar es­tar ex­pues­tos a aque­llos fac­to­res am­bien­ta­les o la­bo­ra­les que pue­den pro­vo­car un ata­que de as­ma. “El as­ma alér­gi­ca de cau­sa bien de­fi­ni­da se po­dría pre­ve­nir con in­mu­no­te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca. Por su par­te, la va­cu­na­ción an­ti­gri­pal tam­bién es­tá in­di­ca­da pa­ra pre­ve­nir es­ta in­fec­ción que pue­de pro­du­cir cri­sis de as­ma”, apun­tó. El neu­mó­lo­go ex­pli­có que se pue­de con­si­de­rar que el as­ma es­tá bien con­tro­la­da “cuan­do no hay sín­to­mas ni diur­nos ni noc­tur­nos, no hay li­mi­ta­ción de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, no es ne­ce­sa­rio el uso de la medicación de res­ca­te, no hay agu­di­za­cio­nes y las prue­bas de fun­ción pul­mo­nar (so­bre to­do la es­pi­ro­me­tría), que mi­den si hay o no obs­truc­ción, son to­tal­men­te nor­ma­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.