Éra­se una vez, una prin­ce­sa

El es­co­te co­ra­zón, los ves­ti­dos lar­gos y va­po­ro­sos, jun­to con las fal­das de efec­to mi­ri­ña­que, los corsés y los tu­les, pro­ta­go­ni­zan el nue­vo es­ti­lo prin­ce­sa

Ellas (Chile) - - Portada -

Des­de que las ni­ñas ya no quie­ren ser prin­ce­sas, sino “it girl”, y las prin­ce­sas de­ja­ron de ves­tir­se con opu­len­tos es­ti­lis­mos, la mo­da se rein­ven­ta y pro­po­ne un ‘look’ prin­ci­pes­co de­mo­crá­ti­co, mo­derno y muy de la ca­lle, ac­tual.

Car­ga­do de ro­man­ti­cis­mo, el tul es un te­ji­do eté­reo, con es­truc­tu­ra en for­ma de red y fa­bri­ca­do con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to. Su ver­sa­ti­li­dad se im­po­ne en las pro­pues­tas de ga­la y se pre­sen­ta en for­ma de vo­lan­tes, plie­gues, pé­ta­los de ro­sas o sutiles pli­sa­dos.

Mu­chas fir­mas co­mo Del Po­zo, Du­yos, Jor­ge Váz­quez, Va­len­tino, Óscar de la Ren­ta o Emi­lio de la Mo­re­na han de­ci­di­do en­vol­ver la si­lue­ta fe­me­ni­na con es­te te­ji­do que ad­mi­te to­nos tan lu­mi­no­sos co­mo el ver­de, pa­san­do por el ro­jo, azul ce­les­te, ro­sa be­bé, co­ral y ne­gro. La pre­sen­cia del es­co­te co­ra­zón apor­ta una do­sis dul­ce muy po­ten­te al es­ti­lis­mo de prin­ce­sa. Es­ta tem­po­ra­da se im­po­ne en pren­das de cue­ro asó co­mo en mo­de­los de no­che bor­da­dos o real­za­dos con apli­que de cris­tal, “Fa­vo­re­ce a las mu­je­res del­ga­das, con un bo­ni­to es­co­te y un atrac­ti­vo bus­to, no es ap­to pa­ra to­das”, ex­pli­có la es­ti­lis­ta Pe­pa Fer­nán­dez.

Pa­ra las prin­ce­sas más so­ña­do­ras, Marc Ja­cobs pro­po­ne con­jun­tos con vis­to­sos vo­lan­tes, mien­tras que Fen­di pre­fie­re mi­ni­ves­ti­dos en ro­sa em­pol­va­do, frun­ci­dos a la cin­tu­ra y la­za­da en el es­co­te.

Su ex­cén­tri­ca es la prin­ce­sa de Molly God­dard, que pro­po­ne abul­ta­das fal­das de tul, de­li­ca­da y su­ge­ren­te es la de Choé, con un mi­ni ves­ti­do de vo­lan­tes real­za­do con co­que­tos en­ca­jes y de­li­ca­das pun­ti­llas.

MI­RI­ÑA­QUE Y COR­SÉ

La fal­da de efec­to mi­ri­ña­que se im­po­ne es­ta tem­po­ra­da, pe­ro ¿qué es el mi­ri­ña­que? Una fal­da al­mi­do­na­da guar­ne­ci­da con aros, a mo­do ar­ma­zón, que tu­vo su ori­gen en 1850. “Su es­truc­tu­ra es si­mi­lar a la de una jaula de hie­rro que con­tri­bu­ye a au­men­tar el vo­lu­men a la fi­gu­ra de la mu­jer, con­fi­rién­do­le una si­lue­ta acam­pa­na­da”, de­ta­lló la ex­per­ta en mo­da, Elvira González.

A pe­sar de su ri­gi­dez, es­ta es­truc­tu­ra apor­ta­ba gran li­ge­re­za al mo­vi­mien­to de la mu­jer, “ya que sos­te­nía las fal­das del tra­je sin ne­ce­si­dad de uti­li­zar múl­ti­ples ca­pas su­per­pues­tas”, pun­tua­li­zó.

Hoy, es­te pa­trón se lle­va. Unos apues­tan por lu­cir una fal­da so­bre un ves­ti­do y otras pre­fie­ren un di­se­ño de Lean­dro Cano o de Yoh­ji Ya­ma­mo­to.

Fa­bri­car un cor­sé en el si­glo XVIII era una ocupación im­por­tan­te y es­pe­cia­li­za­da, “pues re­que­ría un pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la mo­da, la anato­mía de la mu­jer y la sas­tre­ría”, di­jo la ex­per­ta en mo­da, Ed­wi­na Ehr­man. El fa­bri­can­te so­lía vi­si­tar a sus clien­tes en sus ca­sas “pa­ra to­mar­les las me­di­das, lo que im­pli­ca­ba un ín­ti­mo y es­tre­cho con­tac­to con la mu­jer y su cuer­po”, aña­dió Ehr­man.

Jean Paul Gaul­tier res­ca­tó el cor­sé del ol­vi­do y Ma­don­na fue en­car­ga­da de lu­cir­lo. Des­de los al­bo­res y de los años 90, el cor­sé se vis­te co­mo si fue­ra una ca­mi­se­ta, eso sí en ver­sión nocturna y con un ha­lo pro­vo­ca­ti­vo. “Es la esen­cia de la fe­mi­ni­dad, así de­fi­nió al cor­sé Lorenzo Ca­pri­le, di­se­ña­dor, que se hi­zo co­no­ci­do por in­tro­du­cir la si­lue­ta del cor­sé en los ves­ti­dos de no­via, quien ha re­co­no­ci­do que no ha in­ven­ta­do na­da. Ca­pri­le afir­mó que el cor­sé de­fi­ne la cin­tu­ra y real­za los atri­bu­tos de la mu­jer, dan­do for­ma al pe­cho y re­don­dean­do las ca­de­ras. “An­tes no exis­tía ni pi­la­tes, ni ci­ru­gía es­té­ti­ca, la úni­ca for­ma de re­du­cir al­gu­na ta­lla era re­cu­rrien­do al cor­sé”, aña­dió.

VES­TI­DO LAR­GO, IM­PRES­CIN­DI­BLE

En el ar­ma­rio de la nue­va prin­ce­sa, no fal­ta­ba en un ves­ti­do lar­go ne­gro, que es­ta tem­po­ra­da se mues­tra más atre­vi­do y tra­vie­so con ro­tun­das aper­tu­ras y cor­tes, ade­más de ri­cos te­ji­dos co­mo en­ca­jes o bro­ca­dos, co­mo los que pro­po­ne Ale­xan­der

Mc­Queen, Al­tu­za­rra,

Ch­ris­tian Dior, Cha­nel, Óscar de la Ren­ta o Mu­gler.

Al la­do del clá­si­co mo­de­lo ne­gro hay es­pa­cio pa­ra un ves­ti­do de ra­so flui­do, ese mo­de­lo len­ce­ro, efec­to se­gun­da piel, que mues­tra el la­do más sen­sual de la mu­jer.

Si li­ge­re­za y flui­dez brin­da ma­yor opor­tu­ni­dad al mo­vi­mien­to. Los mo­de­los con ti­ran­te muy fi­nos y es­co­tes en for­ma de “uve” o bien con cor­tes asi­mé­tri­cos son los más desea­dos.

El tul es­tá pre­sen­te en las co­lec­cio­nes de Va­len­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.