Cin­co ges­tos pa­ra re­sal­tar tu sen­sua­li­dad

Pa­ra sa­car nues­tro la­do más sexy no es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a es­ti­los más atre­vi­dos que nos ha­gan sen­tir in­có­mo­das. Unos sim­ples de­ta­lles de be­lle­za po­drán ayu­dar­te a em­pe­zar a des­pren­der sen­sua­li­dad

Ellas (Chile) - - Portada -

El ol­fa­to es uno de los sen­ti­dos que es­tá más co­nec­ta­do con las emo­cio­nes, y por lo tan­to uno de los que más co­sas pue­de ha­cer­nos sen­tir. Así, que el aro­ma es cla­ve a la ho­ra de atraer o sen­tir­nos atraí­dos ha­cia los de­más. En­ton­ces, ¿vas a de­jar al azar al­go tan im­por­tan­te? ¡Qué no se te ocu­rra! Si eli­ges un per­fu­me fe­me­nino, ele­gan­te, y con un to­que de mis­te­rio, se­rá tu ar­ma más efec­ti­va.

CH Pri­vée es una com­bi­na­ción in­ten­sa de no­tas pe­cu­lia­res: Os­mant­hus ab­so­lu­to es­tá en­vuel­to en ca­viar de vai­ni­lla y tie­ne to­ques de un pa­chu­lí bos­co­so que es­tá in­trín­se­ca­men­te li­ga­do a un acor­de de cue­ro ro­jo. Una fra­gan­cia exu­be­ran­te y enig­má­ti­ca que te ha­rá sen­tir más sen­sual que nun­ca.

RO­JO PA­RA LOS LA­BIOS

Al­go tan sen­ci­llo co­mo usar un la­bial in­ten­so pue­de trans­for­mar por com­ple­to nues­tro look, pues al cen­trar la aten­ción de nues­tro ma­qui­lla­je en un área tan sen­sual co­mo la bo­ca ha­rá que au­to­má­ti­ca­men­te nos sin­ta­mos mu­cho más sexys y fe­me­ni­nas.

Si no es­tás ha­bi­tua­da a usar es­te ti­po de to­na­li­da­des y has­ta el mo­men­to siem­pre ha­bías usa­do los to­nos nu­des, prue­ba pri­me­ro con to­nos me­nos atre­vi­dos y ve po­co a po­co su­bien­do la in­ten­si­dad de tus la­bios has­ta que le pier­das el mie­do al co­lor ro­jo. Pue­des in­clu­so usar­lo dia­ria­men­te, pues es­tá de­mos­tra­do que es­te ti­po de co­lo­res de la­bia­les suben nues­tra au­to­es­ti­ma y nos apor­tan más se­gu­ri­dad en no­so­tras mis­mas.

UN TO­QUE DE LUZ

Ya sa­be­mos que el ilu­mi­na­dor es uno de los pro­duc­tos de ma­qui­lla­je fe­ti­che de mu­chas mu­je­res, pues ayu­da a dar­le de­fi­ni­ción y pro­fun­di­dad al ros­tro, per­fi­lan­do nues­tras fac­cio­nes, pe­ro ¿sa­bías que tam­bién pue­de apli­car­se en otras zo­nas del cuer­po y nos ayu­da a sen­tir­nos más sexys? Si lle­vas un es­co­te que de­je al des­cu­bier­to tus hom­bros pro­bar usan­do un po­co de ilu­mi­na­dor en el hue­so de las cla­ví­cu­las, es­to ha­rá que se acen­túen har­to. Son una de las zo­nas más sen­sua­les de la anato­mía fe­me­ni­na, por lo que con al­go tan sen­ci­llo ha­rás que tu sex ap­peal se ele­ve de ma­ne­ra ex­po­nen­cial.

ME­LE­NA SAL­VA­JE

Otro de los as­pec­tos cla­ve que de­be­mos cui­dar pa­ra re­sal­tar nues­tra sen­sua­li­dad es nues­tra me­le­na. El ca­be­llo es una de nues­tras se­ña­les de iden­ti­dad, y sa­ber ele­gir el cor­te y el pei­na­do ade­cua­do es vi­tal pa­ra sa­car­nos el má­xi­mo par­ti­do. Los ri­zos, los re­co­gi­dos con vo­lu­men, las tren­zas y el es­ti­lo messy y des­or­de­na­do son una apues­ta que es se­gu­ra a la ho­ra de re­sal­tar nues­tro atrac­ti­vo. ¡Prue­ba con al­gu­na de es­tas ideas!

¡SON­RÍE!

Sen­tir­se sen­sual es cues­tión de ac­ti­tud, y por ello, no hay ma­qui­lla­je ni tru­co de be­lle­za que ten­ga el mis­mo efec­to que una son­ri­sa. Y es que, son­reír ha­ce que se pro­duz­can una se­rie de cam­bios fi­sio­ló­gi­cos en nues­tro or­ga­nis­mo, co­mo lo es pro­du­cir ma­yor can­ti­dad de en­dor­fi­nas -las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad- y re­du­cir los ni­ve­les de cor­ti­sol -la hor­mo­na del es­trés-.

Fuen­te: En­fe­me­nino.

El ilu­mi­na­dor es uno de los pro­duc­tos de ma­qui­lla­je fe­ti­che de mu­chas mu­je­res, pues ayu­da a dar­le de­fi­ni­ción y pro­fun­di­dad al ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.