Ejer­ci­cio po­dría re­du­cir el ries­go de Alz­hei­mer

Cual­quier mo­vi­mien­to es vá­li­do pa­ra man­te­ner la me­mo­ria ac­ti­va en los hom­bres y en las mu­je­res en lo que lla­man, “la ter­ce­ra edad” y en par­ti­cu­lar, a par­tir de los 80 años de edad

Ellas (Chile) - - Salud -

Se es­ti­ma que ac­tual­men­te hay más de 36 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do que pa­de­cen Alz­hei­mer y, se­gún el Re­por­te Mun­dial de Alz­hei­mer, se pro­yec­ta que -a me­nos que ocu­rra un gran avan­ce mé­di­co- la de­men­cia cre­ce­rá a ca­si el do­ble ca­da 20 años y ron­da­rá los 66 mi­llo­nes de en­fer­mos en 2030 y más de 115 mi­llo­nes a me­dia­dos de si­glo.

El Alz­hei­mer es uno de los ti­pos de de­men­cia más co­mu­nes, y te­mi­dos, que se pro­du­ce con la edad. Da­ña las fun­cio­nes in­te­lec­tua­les del ce­re­bro (me­mo­ria, orien­ta­ción, de­duc­cio­nes) y ha­ce que, po­co a po­co y pro­gre­si­va­men­te, las per­so­nas va­yan per­dien­do la me­mo­ria a cor­to pla­zo y co­mien­cen a sen­tir más ví­vi­dos los he­chos ocu­rri­dos en la ju­ven­tud y has­ta en la ni­ñez.

En eta­pas más avan­za­das de la en­fer­me­dad, es po­si­ble que quie­nes su­fren de Alz­hei­mer pier­dan la ca­pa­ci­dad pa­ra desa­rro­llar las ac­ti­vi­da­des del día a día, y has­ta pue­den de­jar de re­co­no­cer a sus ami­gos y a sus se­res que­ri­dos.

¿ES PO­SI­BLE FRE­NAR EL AVAN­CE DE ES­TA EN­FER­ME­DAD?

Co­mo siem­pre, si lle­vas un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble po­drás man­te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da por más tiem­po. Y el ca­so del Alz­hei­mer no es una ex­cep­ción. Se­gún una in­ves­ti­ga­ción que fue pu­bli­ca­da en el me­dio es­pe­cia­li­za­do Neu­ro­logy, el ejer­ci­cio dia­rio po­dría ayu­dar a las per­so­nas ma­yo­res de 80 años de edad a dis­mi­nuir el ries­go de desa­rro­llar Alz­hei­mer o a su­frir un de­cli­ve men­tal. Y lo me­jor de to­do es que no ha­ce fal­ta sa­lir a co­rrer o ca­mi­nar a dia­rio por­que cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad ayu­da, aún las más li­ge­ras co­mo la­var los pla­tos, co­ci­nar y or­de­nar la ca­sa. Ju­gar a las car­tas tam­bién re­sul­ta ser bueno pa­ra man­te­ner al ce­re­bro en ac­ción, así co­mo mo­ver una si­lla de rue­das de un lu­gar a otro.

Pa­ra lle­gar a es­tos re­sul­ta­dos, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res les pi­dió a 716 per­so­nas de 82 años co­mo pro­me­dio, que no su­frían de de­men­cia, que usa­ran du­ran­te diez días un dis­po­si­ti­vo que mo­ni­to­rea y gra­ba to­da la ac­ti­vi­dad. Ade­más, se les pi­dió a los par­ti­ci­pan­tes que, una vez al año, du­ran­te tres años y me­dio, res­pon­die­ran a unos cues­tio­na­rios que eva­lua­ban el desem­pe­ño men­tal y me­dían la me­mo­ria y las ca­pa­ci­da­des del pen­sa­mien­to. Así de­tec­ta­ron que quie­nes só­lo te­nían una ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria del 10 por cien­to te­nían más del do­ble de po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar Alz­hei­mer que aqué­llos que su­pe­ra­ban ese por­cen­ta­je. Y en es­te ca­so, to­do ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca era útil pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia: des­de la­var­se las ma­nos has­ta su­bir unos es­ca­lo­nes de más, o ca­mi­nar con la mas­co­ta has­ta el ár­bol de la es­qui­na.

Es­ta no es la pri­me­ra vez que se re­la­cio­na el ejer­ci­cio con la bue­na me­mo­ria. Por ejem­plo, ya se ha­bía da­do a co­no­cer que cual­quier ti­po de ejer­ci­cio que ha­ga la­tir al co­ra­zón po­dría re­du­cir el ries­go de desa­rro­llar de­men­cia y ha­ría más len­to el avan­ce de la en­fer­me­dad una vez que em­pie­za.

Si quie­res man­te­ner tu men­te ac­ti­va pa­ra evi­tar la pér­di­da de la me­mo­ria, que sue­le ocu­rrir con el pa­so de los años, ade­más de man­te­ner­te en mo­vi­mien­to y lle­var una die­ta sa­lu­da­ble, tam­bién pue­des pro­bar al­gu­nos ejer­ci­cios pa­ra te­ner una me­mo­ria a prue­ba de ol­vi­dos. Por úl­ti­mo, re­cuer­da que no es fá­cil vi­vir con Alz­hei­mer ni con­vi­vir con al­guien que su­fre es­ta en­fer­me­dad pues tan­to los sín­to­mas, los ol­vi­dos, los erro­res, e in­clu­so las reacciones de los de­más, pue­den ser muy an­gus­tian­tes pa­ra quie­nes la su­fren. Es im­por­tan­te que ten­gas mu­cha pa­cien­cia y bus­ques mo­dos de ayu­dar­te a re­cor­dar las ta­reas de la vi­da co­ti­dia­na. Y si es al­guien a quien quie­res quien es­tá atra­ve­san­do el desa­rro­llo o tie­ne la en­fer­me­dad del Alz­hei­mer, llénate de amor y ayú­da­lo a so­bre­lle­var es­te pa­de­ci­mien­to de la ma­ne­ra más ame­na y amo­ro­sa po­si­ble.

Ju­gar a las car­tas tam­bién re­sul­ta ser bueno pa­ra man­te­ner al ce­re­bro en ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.