Ju­ven­tud, “di­vino te­so­ro”

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Ju­ven­tud, di­vino te­so­ro, ¡ya te vas pa­ra no vol­ver! Cuan­do quie­ro llo­rar, no llo­ro... y a ve­ces llo­ro sin que­rer.

Mis ni­ñas son dul­ces, en es­te mun­do de due­lo y aflic­ción. Mis ni­ñas sí son­ríen co­mo una her­mo­sa flor ¿y yo? Yo aún las arru­llo co­mo be­bé, aún me de­jan be­sar­las y cal­mo sus pe­nas, aún me cuen­tan de amo­res y aven­tu­ras, sus mie­dos, sus lo­cu­ras. Las ni­ñas de mis ojos, de mi vi­da, mis hi­jas vi­ven y cui­dan su ju­ven­tud real­men­te co­mo un te­so­ro.

No se tra­ta de cuan­do yo era jo­ven, de al­gu­na año­ran­za o pa­so del tiem­po, se tra­ta del or­gu­llo que sien­to al ver la ju­ven­tud de hoy, que na­da es­tá per­di­do, que es her­mo­sa y la veo día a día, la sien­to con an­gus­tia y ale­gría, con ilu­sio­nes co­mo to­do tiem­po, jó­ve­nes cons­cien­tes y ja­más es­pe­ré na­da di­fe­ren­te, la ju­ven­tud “no es­tá per­di­da”, for­mé, in­cul­qué va­lo­res y hoy me dan pie pa­ra ver­sos de mi­sión cum­pli­da, de flo­res, de vi­da.

Ju­ven­tud es el pe­río­do que se ubi­ca en­tre la in­fan­cia y la adul­tez, des­de, apro­xi­ma­da­men­te, los 15 a los 25 años y es de or­gu­llo ha­blar de tus hi­jos cuan­do no du­dan en de­cir­te te amo, no du­dan en avi­sar­te don­de es­tán, lle­ga­ron bien, no lle­ga­rán. No du­dan en el sig­ni­fi­ca­do del amor y res­pe­to ha­cia sus pa­dres y ha­cia el pró­ji­mo, cuan­do los ob­ser­vas co­mo se cons­tru­yen su fu­tu­ro, có­mo ter­mi­nan su edu­ca­ción y al otro día bus­can tra­ba­jo, se sien­ten in­quie­ta ha­cien­do na­da, don­de ob­ser­vas que a los 23 años se sa­cri­fi­can, es­tu­dian, tra­ba­jan, tras­no­chan, ca­rre­tean, cum­plen, ríen, te­jen su vi­da, ha­cen re­des so­cia­les, se cons­tru­yen muy cons­cien­te y con es­fuer­zo su fu­tu­ro y “son mu­je­res”. En­cie­rro en co­mi­llas por­que se su­po­ne en una so­cie­dad ma­chis­ta, que las mu­je­res as­pi­ran a ser fi­nan­cia­das por su pa­dre y lue­go por su es­po­so co­mo je­fe de ho­gar. La ley di­ce que a los 23 años de­ben es­tu­diar y los pa­dres tie­nen la obli­ga­ción de fi­nan­ciar to­do has­ta los 28 años, se su­po­ne que de­ben dor­mir has­ta tar­de si tie­nen ho­ra­rio li­bre y con gran or­gu­llo “las ni­ñas de mis ojos”, es­tu­dian ca­rre­ras lar­gas y tra­di­cio­na­les con dis­tin­ción, una tra­ba­ja en una tien­da ven­dien­do ro­pa, van a una fe­ria per­sa los fi­nes de se­ma­na y los vier­nes y sá­ba­do se van de ca­rre­te, es­tu­dian has­ta las 4 o 5 de la ma­ña­na du­ran­te la se­ma­na, sal­van vi­das, lu­chan por la justicia, son idea­lis­tas y rea­lis­tas, po­lo­lean, co­no­cen la ‘pis­co­la’, la cer­ve­za, el ci­ga­rro, con­fían una en la otra, en sus pa­dres y en sus amis­ta­des, ¿qué más?

No es di­fí­cil ni anor­mal ser jo­ven, co­mún y co­rrien­te, sin pri­va­cio­nes ni so­bra de na­da, no es di­fí­cil per­te­ne­cer a una tri­bu de jó­ve­nes nor­ma­les, sin re­pre­sión y sin lla­mar tan­to la aten­ción al me­nos que no­so­tros los pa­dres los ha­ya­mos da­ña­do o aban­do­na­do, les ha­ya­mos exi­gi­do o ha­yan vis­to en no­so­tros lo anor­mal, no es di­fí­cil de­cir­les des­de siem­pre que lo ma­lo es ma­lo y lo bueno es bueno, que es­cu­chen y que ha­blen, que no mien­tan, que to­do es­tá bien y que to­da ac­ción tie­ne reac­ción y con­se­cuen­cia, no es di­fí­cil to­car­los y es­tar unos mi­nu­tos dia­rios con ellos, pe­ro con to­dos los sen­ti­dos, no es di­fí­cil for­mar a un ser que na­ció bueno e inocen­te.

“La ju­ven­tud es­tá pér­di­da, ca­da día hay más dro­ga y al­cohol en las ca­lles”.

Es­tas fra­ses de­be­mos bo­rrar­la de nues­tro vo­ca­bu­la­rio por­que de tan­to re­pe­tir­la en­ca­si­lla­mos a los jó­ve­nes en que su eta­pa es ma­la. Des­de la in­fan­cia los ni­ños re­pi­ten pa­tro­nes, se­gún sea su me­dio so­cial, cul­tu­ral, se­gún lo que ven, se­gún ese len­gua­je que te­ne­mos los pa­dres de pre­di­car una co­sa y prac­ti­car otra, la­men­ta­ble­men­te o afor­tu­na­da­men­te los ni­ños de ci­fran la reali­dad de lo que ha­ce­mos y si­guen nues­tro ejem­plo, ellos sa­ben cuál es el dis­cur­so y la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.