El ejer­ci­cio me­jo­ra la sa­lud en la me­dia­na edad

Ca­mi­nar a pa­so li­ge­ro, an­dar en bi­ci­cle­ta y has­ta el tra­ba­jo en ca­sa y en el pa­tio son ac­ti­vi­da­des ca­pa­ces de re­du­cir la in­fla­ma­ción no­ci­va y me­jo­rar la sa­lud del co­ra­zón

Ellas (Chile) - - Salud -

El cuer­po hu­mano no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra per­ma­ne­cer sen­ta­do to­do el día. Sin em­bar­go, la vi­da mo­der­na trans­cu­rre la ma­yor par­te del tiem­po so­bre al­gún asien­to. ¿Te has pues­to a cal­cu­lar cuán­to tiem­po pa­sas sin mo­ver­te o en ple­na ac­ción? De­dí­ca­te dos mi­nu­tos a re­fle­xio­nar so­bre es­te te­ma y es po­si­ble que te sor­pren­das.

Una vi­da se­den­ta­ria pro­mue­ve la obe­si­dad y to­das las en­fer­me­da­des aso­cia­das a ella co­mo el co­les­te­rol ele­va­do y la dia­be­tes. In­clu­so, aun­que no ten­gas ex­ce­so de pe­so, man­te­ner­te ac­ti­vo te per­mi­te con­ser­var la bue­na sa­lud, de tu co­ra­zón, por ejem­plo, o la fle­xi­bi­li­dad, pa­ra que tu cuer­po pue­da res­pon­der me­jor a las exi­gen­cias de la vi­da co­ti­dia­na, co­mo le­van­tar una ca­ja pe­sa­da o ju­gar con tus nie­tos du­ran­te el fin de se­ma­na, sin le­sio­nar­te o “que­dar­te rí­gi­do” mien­tras lo ha­ces.

Los es­tu­dios si­guen en­con­tran­do y di­fun­dien­do nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio fí­si­co pa­ra la sa­lud tan­to pa­ra los hom­bres co­mo pa­ra las mu­je­res de to­das las eda­des. Aho­ra, un nue­vo es­tu­dio se su­ma a las evi­den­cias y ha com­pro­ba­do que man­te­ner un ré­gi­men de ac­ti­vi­dad fí­si­ca en el tiem­po li­bre du­ran­te una dé­ca­da o más po­dría ayu­dar a los adul­tos de me­dia­na edad a me­jo­rar la sa­lud de su co­ra­zón.

Se­gún es­ta in­ves­ti­ga­ción, que fue desa­rro­lla­da por unos cien­tí­fi­cos del Co­le­gio Uni­ver­si­ta­rio de Lon­dres, en Inglaterra, las ac­ti­vi­da­des ru­ti­na­rias, co­mo ca­mi­nar ener­gé­ti­ca­men­te, an­dar en bi­ci­cle­ta y has­ta ha­cer los tra­ba­jos de la ca­sa o de jar­di­ne­ría de for­ma vi­go­ro­sa pue­den, con el tiem­po, re­du­cir los mar­ca­do­res de in­fla­ma­ción que per­mi­ten ex­pli­car la re­la­ción en­tre la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el ries­go de la en­fer­me­dad car­día­ca.

ES­TU­DIO

Pa­ra lle­gar a es­tos re­sul­ta­dos, los in­ves­ti­ga­do­res en­cues­ta­ron a más de 4. 200 par­ti­ci­pan­tes de 49 años de edad co­mo pro­me­dio y les pre­gun­ta­ron acer­ca de la can­ti­dad de tiem­po y la fre­cuen­cia con la que prac­ti­ca­ban ac­ti­vi­da­des fí­si­cas en su tiem­po li­bre. Pa­ra­le­la­men­te, ana­li­za­ron la de­no­mi­na­da pro­teí­na C reac­ti­va y la in­ter­leu­ci­na 6, dos mar­ca­do­res cla­ves de in­fla­ma­ción en el cuer­po, al ini­cio del es­tu­dio y lue­go de 11 años. Así en­con­tra­ron que los par­ti­ci­pan­tes que eran más ac­ti­vos te­nían mar­ca­do­res de in­fla­ma­ción más ba­jos que las per­so­nas que ra­ra vez ha­cían el mí­ni­mo re­co­men­da­do de ac­ti­vi­dad fí­si­ca por se­ma­na, que equi­va­le a unas 2 ½ ho­ras. Ade­más, los in­ves­ti­ga­do­res ha­lla­ron que al­re­de­dor del 49 por cien­to de los par­ti­ci­pan­tes cum­plía con las in­di­ca­cio­nes es­tán­da­res de ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ra me­jo­rar la sa­lud, al­go que me­jo­ró lue­go del es­tu­dio, ya que di­cha ta­sa al­can­zó el 83 por cien­to, y se­ña­la­ron que los par­ti­ci­pan­tes que eran inac­ti­vos al ini­cio del es­tu­dio y que se vol­vie­ron fí­si­ca­men­te ac­ti­vos du­ran­te el pe­rio­do de aná­li­sis tam­bién ha­bían re­du­ci­do sus mar­ca­do­res in­fla­ma­to­rios cuan­do se so­me­tie­ron a la eva­lua­ción de se­gui­mien­to.

Si eres jo­ven, no es­pe­res a que pa­se el tiem­po pa­ra co­men­zar a dis­fru­tar los be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio fí­si­co. Si ya has pa­sa­do la me­dia­na edad, pues tam­po­co es mo­ti­vo pa­ra que­dar­se quie­to, ya que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca tam­bién pue­de ayu­dar a con­ser­var la sa­lud de las per­so­nas que ya es­tán en la de­no­mi­na­da ter­ce­ra edad. En sín­te­sis: no es­pe­res más y conviértete tam­bién en un nue­vo ejem­plo que dé tes­ti­mo­nio so­bre las ventajas del ejer­ci­cio pa­ra la sa­lud, sin im­por­tar cuál es tu fe­cha de na­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.