No más aten­ta­dos se­xua­les a me­no­res

Ellas (Chile) - - Salud -

Im­pac­to, do­lor, im­po­ten­cia, ra­bia, de­sola­ción, un sin­fin de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes vie­nen a nues­tro en­cuen­tro ca­da vez que una no­ti­cia nos sa­cu­de nue­va­men­te con un ac­to tan abe­rran­te co­mo es la vio­len­cia ha­cia nues­tros ni­ños y ni­ñas, no so­lo de nues­tro país, sino del mun­do en­te­ro, y en nues­tra re­gión, co­mo el dra­má­ti­co he­cho da­do a co­no­cer por la pren­sa, hom­bre de 63 años abu­sa de una me­nor de 12 años… Y que­da­mos es­tre­me­ci­dos… sin res­pues­ta del por qué es­tos ac­tos no tie­nen un fi­nal “aho­ra ya” … y vie­nen las ar­gu­men­ta­cio­nes… de lo que se es­tá ha­cien­do, de los es­tu­dios que exis­ten, de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas im­ple­men­ta­das, de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos que tra­ba­jan por los de­re­chos de es­tos ni­ños y ni­ñas. Sin em­bar­go… pa­re­cie­ra que na­da es su­fi­cien­te… por­que la es­ca­lada de vio­len­cia con­ti­nua, es per­ma­nen­te, es con­ce­di­da en­tre co­mi­llas por to­da la so­cie­dad… Por qué sa­be­mos que – en la ma­yo­ría de los ca­sos – la vio­len­cia se per­pe­túa al in­te­rior de la fa­mi­lia o de al­guien cer­cano a ella.

Pa­dres que por ven­gan­za ha­cia sus es­po­sas ase­si­nan a sus hi­jos, pa­dras­tros o los mis­mos pa­dres vio­lan a sus pro­pios hi­jos, cer­ca­nos a la fa­mi­lia que por ser co­no­ci­dos los ni­ños (con su pu­re­za e inocen­cia) con­fían en ellos. Por to­dos es sa­bi­do es­tos ac­tos de in­hu­ma­ni­dad… en­ton­ces; ca­be pre­gun­tar­se: ¿Por qué los pa­dres mal­tra­tan a sus hi­jos?, ¿por qué ocu­rre en el seno de la fa­mi­lia?, ¿qué trans­for­ma su fun­ción de cui­da­do y pro­tec­ción de un ser vul­ne­ra­ble en es­pa­cio de agre­sión y vio­len­cia?, y ¿có­mo res­pon­de la so­cie­dad? Los es­ti­los de crian­za y de edu­ca­ción al in­te­rior de la fa­mi­lia y de la es­cue­la, los mo­de­los de con­vi­ven­cia so­cial son fac­to­res que po­ten­cia­rán un ca­mino u otro. Así es co­mo la ocu­rren­cia del mal­tra­to in­fan­til se re­la­cio­na con pa­dres con ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, fal­ta de ha­bi­li­da­des pa­ren­ta­les, his­to­ria de mal­tra­to, em­ba­ra­zo no desea­do, en­tre otros. A es­to se su­ma la exis­ten­cia de un en­torno fa­mi­liar y so­cio­cul­tu­ral que acep­ta el uso de la vio­len­cia con los hi­jos, por­que ve en el cas­ti­go una in­ten­ción edu­ca­do­ra y a la fa­mi­lia co­mo un es­pa­cio de in­ti­mi­dad con de­re­cho ab­so­lu­to so­bre los hi­jos, al mar­gen de la le­gis­la­ción. Com­pli­ci­dad, no siem­pre se de­nun­cia.

Las con­se­cuen­cias del mal­tra­to pa­ra el ni­ño, a cor­to y lar­go pla­zo, son fí­si­cas y emo­cio­na­les. Los pa­dres que mal­tra­tan son per­so­nas de to­das las cla­ses so­cia­les y ni­ve­les edu­ca­cio­na­les. El fin de la vio­len­cia no se con­quis­ta con dis­cur­sos “mano du­ra”. La vio­len­cia no va a ter­mi­nar si to­dos los es­fuer­zos que ha­ce­mos es­tán di­ri­gi­dos a au­men­tar pe­nas y cas­ti­gar in­dis­cri­mi­na­da­men­te. El com­ba­te a la vio­len­cia es un lar­go tra­ba­jo que com­bi­na las me­di­das re­pre­si­vas con me­di­das pre­ven­ti­vas que efec­ti­va­men­te cam­bien el es­ce­na­rio en que se pro­du­ce la vio­len­cia. Es ne­ce­sa­ria una es­tra­te­gia de ac­ción in­te­li­gen­te que in­clu­ya a los dis­tin­tos sec­to­res del Es­ta­do co­mo edu­ca­ción, sa­lud y no so­lo la justicia y po­li­cía. Es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver el es­ta­ble­ci­mien­to de pla­nes y me­tas con re­cur­sos cla­ra­men­te asig­na­dos.

Los ni­ños y ni­ñas, no son ob­je­tos pa­ra ser con­si­de­ra­dos en el fu­tu­ro. Ellos quie­ren vi­vir en un mun­do sin vio­len­cia en el pre­sen­te. ¡No más ni­ños y ni­ñas abu­sa­dos, bas­ta!

Cen­tro Cul­tu­ral Ca­sa de la Mu­jer Ye­la Tal­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.