El “boom” de los nue­vos di­se­ña­do­res egip­cios

Los nue­vos crea­do­res de mo­da en Egip­to es­tán sa­lien­do del ano­ni­ma­to con dos ob­je­ti­vos: huir de los es­te­reo­ti­pos y con­so­li­dar­se en un mer­ca­do que es­tá en pleno cre­ci­mien­to

Ellas (Chile) - - Portada -

En­tre el pa­pel pin­ta­do y el rui­do de las má­qui­nas de co­ser, el di­se­ña­dor egip­cio Moha­nad Ko­yak ul­ti­ma los de­ta­lles de su pró­xi­ma co­lec­ción en su es­tu­dio, si­tua­do en el cen­tro de El Cai­ro.

Tres hom­bres re­cor­tan en una sa­la, ce­rra­da a los clien­tes, unos pe­que­ños re­ta­les pa­ra aña­dir­los co­mo pie­zas a las pren­das que que­dan por ter­mi­nar, mien­tras que el di­se­ña­dor re­ci­be a va­rias per­so­nas que le pi­den ase­so­ra­mien­to pa­ra sa­ber qué ves­tir en fu­tu­ros even­tos. Ko­yak, que par­ti­ci­pó en la pri­me­ra ver­sión del pro­gra­ma de te­le­vi­sión “Pro­ject Run­way” en Orien­te Me­dio, que reúne a pro­fe­sio­na­les de la mo­da con el pro­pó­si­to de ga­nar una be­ca de 50 mil dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar su pri­me­ra co­lec­ción, en­tre otros pre­mios, ase­gu­ra que “en Orien­te Me­dio hay di­se­ña­do­res con un gran po­ten­cial que rea­li­zan pren­das con mu­cha ca­li­dad”.

Des­de ha­ce ca­si un lus­tro, es­te jo­ven, de 22 años, tra­ba­ja en su pro­pia mar­ca en la que quie­re di­fe­ren­ciar­se de los de­más con tra­jes que re­cuer­dan al ves­tua­rio de la épo­ca vic­to­ria­na, y con los que ya ha ga­na­do mi­les de se­gui­do­res. “Cuan­do em­pe­cé, el mer­ca­do de la mo­da en Egip­to era vir­gen, pe­ro aho­ra hay mu­chí­si­ma com­pe­ti­ción pa­ra abrir­se un es­pa­cio. Gra­cias a eso, hay más es­pa­cio pa­ra ex­pe­ri­men­tar e in­ten­tar ha­cer nue­vos pro­duc­tos. Es el mo­men­to”, afir­ma.

Sin em­bar­go, se la­men­ta de que los di­se­ña­do­res lo­ca­les no tie­nen ape­nas vi­si­bi­li­dad en Egip­to ya que la gen­te no apues­ta por ellos y pre­fie­re com­prar mar­cas in­ter­na­cio­na­les, aun­que es­pe­ra que eso cam­bie con la re­cien­te de­va­lua­ción de la li­bra egip­cia, que ha en­ca­re­ci­do los pro­duc­tos im­por­ta­dos. “Y ya no so­lo es la so­cie­dad quien no con­fía en los lo­ca­les, sino que es el pro­pio Egip­to quien no se in- te­re­sa, ya que no hay nin­gu­na ins­ti­tu­ción ofi­cial -adu­ce Ko­yak- que ofrez­ca la po­si­bi­li­dad de for­mar­se en el di­se­ño y el pa­tro­na­je tex­til”.

EL CA­SO DE LAS HER­MA­NAS ABDELROUF

Los pa­dres de las dos her­ma­nas egip­cias Abdelrouf no que­rían que sus hi­jas sa­lie­ran del país del Ni­lo pa­ra for­mar­se en el ex­tran­je­ro, por lo que es­tas jó­ve­nes, que crea­ron ha­ce tres años la mar­ca Okh­tein (Dos Her­ma­nas, en ára­be), es­tu­dia­ron Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ke­ting pa­ra po­der apli­car­lo al tra­ba­jo que desem­pe­ñan hoy en día.

Cuan­do co­men­za­ron a crear sus pri­me­ros bol­sos, con los que ga­na­ron el año pa­sa­do el pres­ti­gio­so pre­mio Vo­gue Ara­bia, se pre­gun­ta­ron có­mo orien­tar sus di­se­ños pa­ra no caer en los cli­chés egip­cios. “De­fi­ni­ti­va­men­te, hay mu­chos es­te­reo­ti­pos en la mo­da egip­cia. Ha­ce tres años le di­je a mi her­ma­na que te­ne­mos de­ma­sia­dos cli­chés que se ins­pi­ran en las pi­rá­mi­des, en Tu­tan­ka­món...”, afir­ma Aya Abdelrouf, de 25 años, mien­tras se le es­ca­pa una son­ri­sa enu­me­ran­do el gran nú­me­ro de re­mi­nis­cen­cias egip­cias.

No obs­tan­te, acla­ra que guar­dan la iden­ti­dad y las raí­ces de su país na­tal: “Bus­ca­mos el equi­li­brio en nues­tra iden­ti­dad. Por ejem­plo, aña­di­mos a nues­tras obras pie­zas de me­tal an­ti­guo de la re­gión o nos ins­pi­ra­mos en la ar­qui­tec­tu­ra de Jal al Ja­li­li (ba­rrio is­lá­mi­co an­ti­guo en el cen­tro de El Cai­ro) y lo ac­tua­li­za­mos con to­ques más mo­der­nos”, se­ña­la Aya.

La fal­ta de ayu­da por par­te de ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les y de una aso­cia­ción que les re­pre­sen­te, di­fi­cul­ta la pro­yec­ción y la evo­lu­ción de los di­se­ña­do­res en Egip­to, pues es­te mun­do es “al­go nue­vo” ya que El Cai­ro “no tie­ne na­da de con­tex­to” en el te­rreno tex­til, se­gún di­ce.

Coin­ci­de con la que­ja de la em­pre­sa­ria es­pa­ño­la Ma­ría Sán­chez, que ayu­da a des­pe­gar gra­cias a su em­pre­sa egip­cia Maison Py­ra­mi­de a es­tos pro­fe­sio­na­les, pues ase­gu­ra que “Egip­to des­co­no­ce la exis­ten­cia de es­tas ins­ti­tu­cio­nes”. Crear es­tas aso­cia­cio­nes “ayu­da­ría a re­unir to­dos los de­re­chos y pe­ti­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res en el mun­do de la mo­da, y no so­lo de los di­se­ña­do­res”, ar­gu­ye.

DI­SE­ÑO DE JO­YAS Y GA­FAS DE LU­JO

Por su par­te, la egip­cia Suhay­la el Sheij, de 23 años y crea­do­ra de la mar­ca de jo­yas Sand­box, em­pe­zó a di­se­ñar tras ver a su ma­dre en Ara­bia Sau­dí, don­de ha vi­vi­do du­ran­te 18 años, fa­bri­can­do jo­ye­ría pa­ra se­ño­ras.

Des­de un pe­que­ño ta­ller en su ho­gar en las afue­ras de El Cai­ro pre­pa­ra, pie­za a pie­za, lo que se­rá una jo­ya de co­lor ama­tis­ta que ven­de­rá en unos me­ses a tra­vés de la web. “La gen­te cree que los di­se­ña­do­res de Orien­te Me­dio no pue­den pro­du­cir na­da ale­ja­do de esa sim­bo­lo­gía tra­di­cio­nal que ca­rac­te­ri­za a la re­gión”, ase­gu­ra, alu­dien­do a la di­ver­si­dad que hay en es­te mer­ca­do.

Suhay­la tie­ne cla­ro que, jun­to a su sue­ño de in­ter­na­cio­na­li­zar la mar­ca, quie­re que­dar­se en Egip­to y evo­lu­cio­nar en su país, por­fian­do pa­ra lo­grar su me­ta en un mer­ca­do que es ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo. “Ha­ce cin­co años te ha­bría di­cho que era fá­cil ha­cer­se un es­pa­cio en la in­dus­tria. Sin em­bar­go, aho­ra no. Ha ha­bi­do un “boom” de di­se­ña­do­res en Egip­to y la in­dus­tria va cre­cien­do muy rá­pi­do”, sub­ra­ya. Otro de los di­se­ña­do­res lo­ca­les que ha triun­fa­do en el mer­ca­do del lu­jo con sus ga­fas de sol he­chas en pla­ta y en oro es Amr Saad, que tu­vo que ir­se a Ita­lia pa­ra apren­der la pro­fe­sión, se­gún cuen­ta en su ta­ller, ubi­ca­do en el ba­rrio re­si­den­cial de Maa­di, en El Cai­ro. “No hay un mer­ca­do cla­ro en la so­cie­dad egip­cia. Des­co­no­cen el ca­tá­lo­go de opor­tu­ni­da­des que brin­dan los di­se­ña­do­res lo­ca­les. Es fá­cil em­pe­zar un ne­go­cio aquí, pe­ro no es tan fá­cil su­pe­rar los re­tos dia­rios”, apos­ti­lla.

Se­gún Amr, hay cier­tos di­se­ña­do­res que jue­gan con esos es­te­reo­ti­pos egip­cios pa­ra dar­le un to­que mo­derno a las pren­das, aun­que ca­da mar­ca tie­ne su his­to­ria y se ins­pi­ra en sus raí­ces, lo que con­si­de­ra “muy im­por­tan­te no per­der­las”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.