In­clu­sión la­bo­ral, una opor­tu­ni­dad pa­ra to­dos

Per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad ten­drán la opor­tu­ni­dad de in­ser­tar­se en el mun­do la­bo­ral y re­ci­bir suel­dos acor­des a los car­gos que ejer­zan

Ellas (Chile) - - Portada -

El 15 de ju­nio se pu­bli­có en el Dia­rio Ofi­cial la Ley de In­clu­sión La­bo­ral, la cual tie­ne por fi­na­li­dad pro­mo­ver la in­ser­ción al mun­do la­bo­ral efi­caz de las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, tan­to en el ám­bi­to pú­bli­co, co­mo en el pri­va­do. “Den­tro de seis me­ses se da­rá a co­no­cer los re­gla­men­tos de la ley, uno pa­ra al ám­bi­to pú­bli­co y otro pa­ra el sec­tor pri­va­do, pe­ro por lo pron­to ya sa­be­mos que am­bas par­tes de­be­rán re­ser­var una cuo­ta de un 1% de la plan­ta de tra­ba­ja­do­res, en em­pre­sas de 100 o más fun­cio­na­rios, pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”, in­di­có la se­re­mi del Tra­ba­jo, Elia Pie­dras.

Por otra par­te, la se­re­mi es­pe­ci­fi­có que la Ley tam­bién de­ja en cla­ro que so­la­men­te hay ex­cu­sas pa­ra no con­tra­tar gen­te con dis­ca­pa­ci­dad cuan­do no exis­tan pos­tu­lan­tes en di­cha con­di­ción y cuan­to las ca­rac­te­rís­ti­cas del car­go no sean com­pa­ti­bles con la dis­ca­pa­ci­dad del pos­tu­lan­te. “Es­ta ley abar­ca to­do ti­po de dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro bá­si­ca­men­te es­ta ley le va a en­tre­gar una opor­tu­ni­dad a to­das aque­llas per­so­nas que es­tén en el Re­gis­tro Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad, por lo tan­to, es im­por­tan­te que aque­llas per­so­nas que ten­gan al­gu­na si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad se ins­cri­ban en es­te re­gis­tro. Es­to tam­bién es­tá en- fo­ca­do en quie­nes es­tán re­ci­bien­do pen­sión de in­va­li­dez a tra­vés del Ins­ti­tu­to de Pre­vi­sión So­cial”, in­di­có Pie­dras.

PUES­TOS DE TRA­BA­JO

Se­gún es­tá con­tem­pla­do, a raíz de la Ley de In­clu­sión se­rán cer­ca de mil 700 las em­pre­sas pri­va­das a ni­vel na­cio­nal las que abri­rán opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, mien­tras que el sec­tor pú­bli­co otor­ga­rá cer­ca de mil 500 pues­tos de tra­ba­jo. Res­pec­to al Mau­le, las Se­re­mías del Tra­ba­jo y de Economía es­tán tra­ba­jan­do pa­ra sa­ber cuán­to tra­ba­jo da­rán, tan­to los pú­bli­cos, co­mo los pri­va­dos, y tras ello co­men­zar el pro­ce­so de di­fu­sión de la Ley. “Tam­bién rea­li­za­re­mos un acom­pa­ña­mien­to en am­bos sec­to­res mien­tras se im­ple­men­te la nor­ma por­que va­mos a te­ner una mar­cha blan­ca de dos años”, es­pe­ci­fi­có la se­re­mi del Tra­ba­jo.

MAR­CHA BLAN­CA

Du­ran­te dos años las em­pre­sas po­drán op­tar, por vías al­ter­na­ti­vas, a la con­tra­ta­ción de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, “por ejem­plo, una em­pre­sa pue­de ex­cu­sar­se de con­tra­tar a una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad si es que és­ta con­tra­ta pa­ra un even­to un ser­vi­cio de cof­fee y és­ta úl­ti­ma tie­ne den­tro de sus em­plea­dos per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad o bien efec­tuar do­na­cio­nes a ins­ti­tu­cio­nes que apo­yen la in­clu­sión la­bo­ral de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad”, ex­pli­có Elia Pie­dras.

Es­tas ex­cu­sas ope­ra­rán por dos años, lue­go to­das las em­pre­sas de­be­rán cum­plir la ley, pe­ro es­te pe­río­do de gra­cia se re­du­ce a un año pa­ra em­pre­sas que ten­gan más de 200 tra­ba­ja­do­res. Tras cum­plir­se es­te pe­río­do co­men­za­rán a ope­rar las fis­ca­li­za­cio­nes que se van a desa­rro­llar a tra­vés de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo.

APOR­TE

Si bien ya hay em­pre­sas, tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­das, que ya han co­men­za­do con la in­clu­sión la­bo­ral, es im­por­tan­te des­ta­car que pa­ra las que se su­men asu­mi­rán su cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial “y van a ver, ade­más, que in­cluir a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad den­tro de la em­pre­sa tie­ne un be­ne­fi­cio, no so­lo pa­ra su equi­po de tra­ba­jo que se tor­na más sen­si­ble al te­ma de la di­ver­si­dad, sino que ten­drán per­so­nas cu­ya fi­de­li­dad con el tra­ba­jo es muy al­ta y su pro­duc­ti­vi­dad es muy bue­na”, ex­pli­có la se­re­mi.

Una vez que las em­pre­sas de­ban aco­ger­se a es­ta ley, de­ben pro­por­cio­nar to­das las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­tan di­chas per­so­nas pa­ra desa­rro­llar su tra­ba­jo en con­di­cio­nes de dig­ni­dad.

VI­VEN­CIA PER­SO­NAL

Lu­cas tie­ne 10 años y fue diag­nos­ti­ca­do con au­tis­mo a los cin­co cuan­do los sín­to­mas de la en­fer­me­dad eran in­ne­ga­bles. “Te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar, pa­ra co­mu­ni­car­se, mo­vi­mien­tos es­te­reo­ti­pa­dos, sín­to­mas co­mu­nes en el au­tis­mo, por lo cual fue to­do un cam­bio pa­ra nues­tra fa­mi­lia”, con­fi­den­ció so­bre su hi­jo Elia Pie­dras.

Lo an­te­rior la lle­vó a de­sen­ten­der­se de los pro­yec­tos le­gí­ti­mos de vi­da per­fec­ta que te­nía, y asu­mir que te­nían un ni­ño que es dis­tin­to, que hay que dar­le mu­cho amor, pe­ro que tam­bién es un tra­ba­jo pa­ra ella y su ma­ri­do, de no so­lo lu­char con­tra la dis­cri­mi­na­ción, sino que tam­bién de ase­gu­rar­le opor­tu­ni­da­des pa­ra que él pue­da ser in­de­pen­dien­te y au­tó­no­mo en el fu­tu­ro. “To­dos los pa­pás te­ne­mos el te­mor de mo­rir­nos y de­jar so­los a nues­tros hi­jos, pe­ro más aún pa­ra pa­pás de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad, por­que el mie­do y la an­gus­tia de que se que­den so­los, sin una po­si­bi­li­dad de ser au­tó­no­mos, es mu­cho más pro­fun­do. Por lo tan­to, yo soy una in­men­sa agra­de­ci­da de la Pre­si­den­ta y del se­llo de in­clu­sión que ha pues­to trans­ver­sal­men­te en to­das sus me­di­das y le­yes por­que de al­gún mo­do eso me de­ja dormir más tran­qui­la, me ase­gu­ra que de al­gún mo­do si yo apo­yo a mi hi­jo en tér­mi­nos de en­con­trar su vo­ca­ción y que él pue­da ins­truir­se en al­gún ofi­cio o pro­fe­sión, él si va a te­ner una opor­tu­ni­dad pro­te­gi­da por ley y va a te­ner un suel­do acor­de con el tra­ba­jo que rea­li­za”, con­clu­yó Elia Pie­dras.

En em­pre­sas de 100 o más fun­cio­na­rios, se de­be­rá re­ser­var un 1% de la plan­ta de tra­ba­ja­do­res, pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.