Guía emo­cio­nal pa­ra pa­dres

“De­be­mos ex­pli­car­les a nues­tros hi­jos que la vi­da tie­ne al me­nos un pro­ble­ma que re­sol­ver ca­da día y que la felicidad es to­tal­men­te com­pa­ti­ble con ellos”, des­ta­ca Fer­nan­do Al­ber­ca, au­tor del li­bro “Có­mo en­tre­nar a su dra­gón in­te­rior”.

Ellas (Chile) - - Portada -

¿Su hi­jo es­tá de­caí­do, se en­fa­da por cual­quier co­sa o tie­ne ce­los de su her­mano y ya no sa­be qué pue­de ha­cer? El pro­fe­sor Fer­nan­do Al­ber­ca ex­pli­ca có­mo in­ter­pre­tar las emo­cio­nes de los ni­ños y en­se­ñar­les a ges­tio­nar­las pa­ra que pue­dan ser fe­li­ces. “De­be­mos ex­pli­car­les a nues­tros hi­jos que la vi­da tie­ne al me­nos un pro­ble­ma que re­sol­ver ca­da día y que la felicidad es to­tal­men­te com­pa­ti­ble con ellos”, des­ta­ca Fer­nan­do Al­ber­ca, au­tor del li­bro “Có­mo en­tre­nar a su dra­gón in­te­rior”.

Al­ber­ca acon­se­ja no so­lu­cio­nar a los ni­ños los problemas que ya pue­den re­sol­ver ellos so­los. “La so­bre­pro­tec­ción les ha­ce ti­ra­nos, in­di­vi­dua­lis­tas e in­fe­li­ces”, afir­ma.

El ex­per­to ex­pre­sa que el con­trol de la ira se aprende tam­bién por imi­ta­ción, por lo que sub­ra­ya que, de­lan­te de los hi­jos, “hay que ac­tuar dan­do ejem­plo de có­mo la ira pue­de con­tro­lar­se siem­pre”. “To­das las emo­cio­nes son bue­nas por­que apor­tan ri­que­za, per­so­na­li­dad, sa­bi­du­ría, po­si­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad. Pe­ro la in­ten­si­dad, fre­cuen­cia, in­hi­bi­ción y cam­bios en su for­ma de ser o ac­tuar es lo que de­ter­mi­na que ha­ya en nues­tros hi­jos un equi­li­brio o des­equi­li­brio emo­cio­nal y, en con­se­cuen­cia, que las emo­cio­nes les be­ne­fi­cien o per­ju­di­quen en un mo­men­to da­do de su vi­da. De ahí la ne­ce­si­dad de dar­les una edu­ca­ción emo­cio­nal acer­ta­da co­mo pa­dres”, sub­ra­ya Fer­nan­do Al­ber­ca.

El es­pe­cia­lis­ta co­men­ta ade­más que, por lo ge­ne­ral, los adul­tos no he­mos re­ci­bi­do una ade­cua­da edu­ca­ción emo­cio­nal y, a me­nu­do, no sa­be­mos di­fe­ren­ciar emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos.

En es­te sen­ti­do, el pro­fe­sor ex­pli­ca que una emo­ción “es una agi­ta­ción en el in­te­rior (con ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na) in­vo­lun­ta­ria, pe­ro cons­cien­te. Por ejem­plo, el mie­do, la ira o la eu­fo­ria”. Los sen­ti­mien­tos, en cam­bio, son vo­lun­ta­rios y, en pa­la­bras del es­pe­cia­lis­ta, “es­tán en un lu­gar su­pe­rior a las emo­cio­nes”.

Así, se­ña­la que sen­tir egoís­mo es al­go involuntario y, por lo tan­to, es una emo­ción. Sin em­bar­go, ser ego­cén­tri­co (sen­ti­mien­to) es vo­lun­ta­rio. De igual mo­do, la emo­ción del asom­bro es in­vo­lun­ta­ria, mien­tras que sen­tir ad­mi­ra­ción (sen­ti­mien­to) por al­go o por al­guien es vo­lun­ta­rio.

TRE­CE GRU­POS EMO­CIO­NA­LES

El es­pe­cia­lis­ta sos­tie­ne que exis­ten cua­tro emo­cio­nes bá­si­cas que han ido evo­lu­cio­nan­do y for­man­do va­ria­cio­nes has­ta dar ori­gen a 13 gru­pos emo­cio­na­les dis­tin­tos, con un to­tal de 41 emo­cio­nes y 19 sen­ti­mien­tos. Es­tas emo­cio­nes bá­si­cas son: mie­do, tris­te­za, ira y ale­gría.

Al­ber­ca com­pa­ra nues­tras emo­cio­nes con una mon­ta­ña en cu­yo va­lle es­ta­rían el mie­do y la tris­te­za, en la fal­da, la ira y en la cum­bre, la ale­gría.

El ca­mino ha­cia la ci­ma se re­co­rre pa­so a pa­so des­de el va­lle has­ta lo más al­to, de mo­do que pa­ra ex­pe­ri­men­tar una emo­ción es ne­ce­sa­rio co­no­cer las an­te­rio­res. “To­das y ca­da una de ellas son ne­ce­sa­rias pa­ra con­quis­tar la cum­bre, el Eve­rest de nues­tra emo­ción y, en bue­na par­te, de nues­tra vi­da”, des­ta­ca.

El mie­do con­sis­te en una reac­ción an­te lo que con­si­de­ra­mos que es un ver­da­de­ro pe­li­gro. Es­tá for­ma­do por el in­di­vi­dua­lis­mo y el te­mor. “El pri­me­ro nor­mal­men­te pa­sa desapercibido co­mo emo­ción, pe­ro, sin du­da, es la ba­se que ex­pli­ca mu­chos de los com­por­ta­mien­tos y ma­ni­fes­ta­cio­nes emo­cio­na­les de nues­tros hi­jos”, ex­po­ne el pro­fe­sor. El in­di­vi­dua­lis­mo es la ten­den­cia a opi­nar, pen­sar y ac­tuar sin te­ner en cuen­ta a na­die, con­si­de­ran­do que no de­ben so­me­ter­se a las nor­mas que afec­tan a otros, in­clu­so a las que to­dos de­ben cum­plir a su edad. Es­tá for­ma­do por el egoís­mo, el or­gu­llo, la sus­cep­ti­bi­li­dad, la ver­güen­za, el com­ple­jo, la ti­mi­dez, el ego­cen­tris­mo, el nar­ci­sis­mo, el per­fec­cio­nis­mo y la po­se­sión.

EL CO­NO­CI­DO EGO­CEN­TRIS­MO

En lo re­la­ti­vo al ego­cen­tris­mo, Al­ber­ca des­ta­ca: “a par­tir de los tres años y, al me­nos has­ta los sie­te, es ne­ce­sa­rio que los hi­jos apren­dan que no son el cen­tro de la fa­mi­lia, ex­cep­to en días es­pe­cia­les co­mo el de su cum­plea­ños”. So­bre la po­se­sión, el pro­fe­sor in­di­ca que al­gu­nos ni­ños con­si-

El ex­per­to ex­pre­sa que el con­trol de la ira se aprende tam­bién por imi­ta­ción, por lo que sub­ra­ya que, de­lan­te de los hi­jos, hay que ac­tuar dan­do ejem­plo de có­mo la ira pue­de con­tro­lar­se siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.