Las le­gum­bres ayu­dan a con­tro­lar la dia­be­tes ti­po 2

Comer le­gu­mi­no­sas es bueno pa­ra el co­ra­zón, pe­ro tam­bién pue­de te­ner otros be­ne­fi­cios im­por­tan­tes pa­ra el or­ga­nis­mo, co­mo ba­jar el ni­vel de azú­car en la san­gre y re­du­cir la pre­sión ar­te­rial

Ellas (Chile) - - Salud -

Hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre la ali­men­ta­ción y la sa­lud. Si pa­de­ces de dia­be­tes, es­pe­cí­fi­ca­men­te la de ti­po 2, pres­ta aten­ción por­que hay ali­men­tos, co­mo las le­gum­bres o le­gu­mi­no­sas, que pue­den ayu­dar­te a con­tro­lar­la.

En­tre las le­gum­bres se en­cuen­tran los gar­ban­zos, las len­te­jas, las ha­bas, las ar­ve­jas y los po­ro­tos, que en ge­ne­ral son ri­cos en pro­teí­na y fi­bra, pe­ro ba­jos en grasa, lo que es be­ne­fi­cio­so pa­ra el co­ra­zón y pa­ra to­do el or­ga­nis­mo. Y al­go más: de­bi­do a su ba­jo ín­di­ce glu­cé­mi­co (que sig­ni­fi­ca que los car­bohi­dra­tos o los azú­ca­res que con­tie­nen se di­gie­ren y pa­san a la san­gre len­ta­men­te), tam­bién po­drían ayu­dar a con­tro­lar el ni­vel de azú­car en la san­gre de las per­so­nas dia­bé­ti­cas. Eso pa­re­ce re­ve­lar un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, pu­bli­ca­do en la edi­ción en la re­vis­ta Ar­chi­ves of In­ter­nal Me­di­ci­ne.

El es­tu­dio se lle­vó a ca­bo en 121 pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2, a quie­nes se le asig­nó al azar comer una ta­za de le­gum­bres o de pro­duc­tos de tri­go in­te­gral dia­ria­men­te. El es­tu­dio fue fi­nan­cia­do en par­te por Sas­kat­che­wan Pul­se Gro­wers, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que re­pre­sen­ta a los gran­je­ros de co­se­chas de le­gum­bres de Sas­kat­che­wan.

Des­pués de tres me­ses, los in­ves­ti­ga­do­res ha­lla­ron que los par­ti­ci­pan­tes que con­su­mie­ron las le­gum­bres ex­pe­ri­men­ta­ron una dis­mi­nu­ción en su glu­ce­mia (su ni­vel de azú­car en la san­gre) de 0.5, en com­pa­ra­ción con 0.3 en los que con­su­mie­ron pro­duc­tos a ba­se de tri­go in­te­gral. Y lo que más sor­pren­dió a los in­ves­ti­ga­do­res: la pre­sión ar­te­rial de los que con­su­mie­ron le­gum­bres se re­du­jo 4.5 mm Hg, mien­tras que en los que co­mie­ron pro­duc­tos de tri­go in­te­gral se re­du­jo 2.1mm Hg.

Aun­que no se sa­be con exac­ti­tud por qué las le­gum­bres tie­nen ese efec­to en el ni­vel de glu­ce­mia y de la pre­sión ar­te­rial, los in­ves­ti­ga­do­res pien­san que pro­ba­ble­men­te se de­be a su al­to con­te­ni­do de pro­teí­na, fi­bra y mi­ne­ra­les. Su re­co­men­da­ción es que los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2 de­ben in­cluir más le­gum­bres en su ali­men­ta­ción pa­ra dis­mi­nuir el ni­vel de azú­car en la san­gre. Al­gu­nos ex­per­tos, sin em­bar­go, pien­san que no hay una die­ta o ali­men­to es­pe­cial de ba­jo ín­di­ce glu­cé­mi­co que les ven­ga bien a to­dos los pa­cien­tes. Se­gún ellos, una die­ta per­so­na­li­za­da les re­sul­ta más be­ne­fi­cio­sa, y de­be es­tar ba­sa­da más bien en el es­ti­lo de vi­da de ca­da uno, con­si­de­ran­do tam­bién los ali­men­tos que le gus­tan y los que no le gus­tan. A mu­chos les re­sul­ta más fá­cil comer, por ejem­plo, tres por­cio­nes de pro­duc­tos de tri­go in­te­gral al día que una ta­za en­te­ra de fri­jo­les (po­ro­tos o ha­bi­chue­las).

En to­do ca­so, los po­ro­tos son una bue­na al­ter­na­ti­va a las car­nes ro­jas o pro­ce­sa­das, que son me­nos sa­lu­da­bles y más cos­to­sas. Di­fe­ren­tes es­tu­dios su­gie­ren que exis­te una co­ne­xión en­tre comer le­gum­bres y una ba­ja in­ci­den­cia de dia­be­tes ti­po 2, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y cán­cer. Aun­que no comas una ta­za en­te­ra de fri­jo­les al día, co­mo se hi­zo en el es­tu­dio, pue­des usar­los co­mo in­gre­dien­tes en dis­tin­tos ti­pos de pla­tos, sal­sas, en­sa­la­das, so­pas y gui­sos.

Si pa­de­ces de dia­be­tes ti­po 2, es una bue­na idea que con­su­mas po­ro­tos y le­gum­bres en ge­ne­ral co­mo par­te de tu die­ta re­gu­lar, por­que te ayu­dan a con­tro­lar el ni­vel de azú­car en la san­gre. Pe­ro, aun­que no su­fras de dia­be­tes, comer le­gum­bres es be­ne­fi­cio­so pa­ra tu sa­lud. Es un ali­men­to sano y con gran­des pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas, ya que con­tie­ne fi­bra, an­ti­oxi­dan­tes, pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, y con­tri­bu­ye a la re­duc­ción de los lí­pi­dos (gra­sas) en la san­gre. Y, ade­más de su efec­to po­si­ti­vo en el ni­vel de azú­car, te ayu­dan a ba­jar la pre­sión ar­te­rial y a man­te­ner en con­trol el co­les­te­rol, fac­to­res im­por­tan­tes pa­ra una bue­na sa­lud.

En­tre las le­gum­bres se en­cuen­tran los gar­ban­zos, las len­te­jas, las ha­bas, las ar­ve­jas y los po­ro­tos, que en ge­ne­ral son ri­cos en pro­teí­na y fi­bra, pe­ro ba­jos en grasa, lo que es be­ne­fi­cio­so pa­ra el co­ra­zón y pa­ra to­do el or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.