Es­pi­ri­tua­li­dad y amor

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Cuan­do ha­blo de es­pi­ri­tua­li­dad, no me re­fie­ro a la re­li­gión, no me re­fie­ro a im­po­si­ción de cre­dos, ni de dog­mas, ni se­guir ri­tua­les o de sa­ber­nos tan ma­los o tan bue­nos, me re­fie­ro a esa co­ne­xión con el al­ma, esa co­ne­xión con to­do a la vez, con la na­tu­ra­le­za, con el si­len­cio, con los ani­ma­les, con otro, con el uni­ver­so, con esas in­te­rro­gan­tes.

¿Qué sien­to real­men­te?, ¿qué me pa­re­ce es­to o aque­llo?, ¿por qué lo ha­go?, ¿por qué no sal­go de és­ta? La es­pi­ri­tua­li­dad es exa­mi­nar los pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos, es sin­ce­rar­se con­si­go mis­mo, es ha­lar­se, dar­se paz cuan­do la re­quie­ras, dar­se luz cuan­do la re­quie­ras y no ha­cer na­da por ese “de­ber ha­cer­lo, te­ner que ha­cer­lo” sino con ese “que­rer ha­cer­lo”. La per­so­na que se co­nec­ta con la es­pi­ri­tua­li­dad es ca­paz de amar ver­da­de­ra­men­te, allí no exis­ten mez­quin­da­des ni in­tere­ses, con es­pi­ri­tua­li­dad no se si­mu­la na­da, es la con­di­ción y na­tu­ra­le­za del al­ma ra­cio­nal, es la que im­pul­sa al cuer­po pa­ra obrar en la vi­da, na­da tie­ne que ver con ser pro­fe­ta o pas­tor de igle­sia, na­da tie­ne que ver con el te­ner ni ob­te­ner bie­nes ma­te­ria­les, son otros los ob­je­ti­vos, es co­ne­xión con la di­vi­ni­dad, con tu pro­pio Dios, es apren­der a vi­vir con­ti­go y con po­co, con re­fle­xión, ayu­dan­do al pró­ji­mo, es­cu­chan­do, no en­jui­cian­do, sino aman­do, aman­do. “No hay di­fi­cul­tad que su­fi­cien­te amor no ven­za. No hay en­fer­me­dad que su­fi­cien­te amor no cu­re. No hay puer­ta que su­fi­cien­te amor no abra. No hay mu­ro que su­fi­cien­te amor no de­rri­be. Y no hay nin­gún pe­ca­do que su­fi­cien­te amor no re­di­ma. No im­por­ta lo pro­fun­da­men­te asen­ta­do que es­té el pro­ble­ma ni lo de­s­es­pe­ran­za­dor que pa­rez­ca. No im­por­ta lo en­re­da­da que es­tá la ma­ra­ña ni el enor­me que sea el error. La com­pren­sión del amor lo di­sol­ve­rá to­do. Y si tú pu­die­ras amar lo su­fi­cien­te, se­rías la per­so­na más fe­liz y po­de­ro­sa del mun­do” ((una ci­ta de Em­met Fox).

En esa es­toy, ha­cien­do fren­te a to­do, pro­te­gién­do­me y cui­dán­do­me, ha­blan­do en po­si­ti­vo y bus­can­do ese pa­raí­so que les con­té ha­ce po­co, don­de veo agua de co­lor ver­de, mu­cha ve­ge­ta­ción, ani­ma­les y que me lla­ma a ca­mi­nar en si­len­cio, des­te­rran­do las ra­bias en­ca­de­na­das que trai­go. Na­da tie­ne que ver con ha­cer va­ler mis de­re­chos con fuer­za, ver­dad, con tino, con amor, tran­qui­la, ese amor es­pi­ri­tual no te de­man­da na­da, no de­bes re­nun­ciar a na­da, so­lo de­beos re­gu­lar nues­tro ego y lis­to, des­po­ja­dos de ego po­de­mos amar de ver­dad. Aman­do, apa­re­ce la com­pa­sión por aña­di­du­ra, esa com­pa­sión por uno mis­mo y por to­dos los se­res hu­ma­nos.

Es un tra­ba­jo de vi­da, de to­da la vi­da, y nun­ca se­rá tarde pa­ra gra­bar­lo en el dis­co du­ro.

Sim­ple­men­te ob­ser­vo un pe­que­ño cam­bio, an­tes pre­gun­ta­ba: ¿Me quie­res? Hoy me mi­ro al es­pe­jo y me afir­mo a mí mis­ma: “Te quie­ro”, “Soy bue­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.