Las cla­ves pa­ra tra­tar una en­fer­me­dad si­co­so­má­ti­ca

Ellas (Chile) - - Salud -

En al­gu­nas oca­sio­nes una per­so­na co­mien­za a sen­tir un do­lor fre­cuen­te en una o va­rias par­tes de su cuer­po. Pue­de ser una ja­que­ca cons­tan­te, do­lor de múscu­los o ma­les­tar es­to­ma­cal mu­cho más se­gui­do que el res­to de las per­so­nas. En esos ca­sos mu­cha gen­te acu­de a uno o va­rios mé­di­cos, se ha­ce los exá­me­nes per­ti­nen­tes, pe­ro to­dos los ín­di­ces sa­len bien. Si es así, es po­si­ble que esa per­so­na ten­ga una en­fer­me­dad lla­ma­da si­co­so­má­ti­ca. Es­te ti­po de ma­les­ta­res son más fre­cuen­tes de lo que se pien­sa. De he­cho, se­gún la Clí­ni­ca de la An­sie­dad ubi­ca­da en Es­pa­ña, una cuar­ta par­te de las per­so­nas que acu­de al mé­di­co de aten­ción pri­ma­ria pre­sen­ta en­fer­me­da­des si­co­so­má­ti­cas.

CAU­SAS

En­ton­ces sur­ge la pre­gun­ta de qué ha­ce que apa­rez­ca una en­fer­me­dad si­co­so­má­ti­ca. “En la apa­ri­ción de una en­fer­me­dad si­co­so­má­ti­ca exis­te una re­la­ción di­rec­ta con el es­trés. Lo cen­tral que se pue­de ob­ser­var en los pa­cien­tes que su­fren de es­to es su di­fi­cul­tad de ma­ne­jar el es­trés. Es im­por­tan­te en­ten­der que, ya que es im­po­si­ble vi­vir sin es­trés, lo re­le­van­te es apren­der a li­diar y a equi­li­brar las car­gas del dia­rio vi­vir. El pro­ble­ma es que es­tos pa­cien­tes pre­sen­tan ras­gos de per­so­na­li­dad que los ha­cen so­bre­car­gar­se y ade­más no ver­ba­li­zar sus emo­cio­nes, lo que pro­du­ce una des­car­ga al fi­nal ha­cia ellos mis­mos, en­fer­man­do un ór­gano o zo­na cor­po­ral. Se guar­dan los problemas y al fi­nal ter­mi­nan en­fer­mán­do­se”, ase­gu­ra Ale­jan­dra Ro­drí­guez, di­rec­to­ra del Cen­tro

del Do­lor de Chi­le.

MU­CHO ES­TRÉS

En ese sen­ti­do la es­pe­cia­lis­ta co­men­ta que las en­fer­me­da­des si­co­so­má­ti­cas se pue­den pre­sen­tar más fá­cil­men­te en per­so­nas que no con­tro­lan el es­trés, que no ver­ba­li­zan sus emo­cio­nes y que se exi­gen de­ma­sia­do. Por ello la ex­per­ta in­di­ca que el tra­ta­mien­to de una en­fer­me­dad si­co­so­má­ti­ca de­be com­ple­men­tar la me­di­ci­na tra­di­cio­nal con el as­pec­to si­co­ló­gi­co, ya que allí es don­de es­tá el ori­gen del ma­les­tar. “El do­lor cró­ni­co no on­co­ló­gi­co, es de­cir, el do­lor que es­tá pre­sen­te por más de tres me­ses y es be­nigno, es un sín­to­ma cen­tral en la gran ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des si­co­so­má­ti­cas. Los anal­gé­si­cos a ve­ces son in­su­fi­cien­tes y es ne­ce­sa­rio que los pa­cien­tes con­sul­ten a si­có­lo­gos es­pe­cia­lis­tas en do­lor cró­ni­co no on­co­ló­gi­co pa­ra apren­der téc­ni­cas y po­ner­las en prác­ti­ca. Exis­ten múl­ti­ples téc­ni­cas si­co­ló­gi­cas que ayu­dan y son efi­ca­ces pa­ra el ma­ne­jo del do­lor cró­ni­co, co­mo la re­la­ja­ción, la res­pi­ra­ción y la meditación”, in­di­ca.

CON­SE­JOS

Fi­nal­men­te, la di­rec­to­ra del Cen­tro del Do­lor de Chi­le, en­tre­ga una se­rie de con­se­jos pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción de una en­fer­me­dad si­co­so­má­ti­ca don­de es­tá pre­sen­te el do­lor cró­ni­co. “Ha­ble de lo que sien­te, la emo­ción se de­be des­car­gar por la vía oral o con­duc­tual. Al de­cir lo que sen­ti­mos la ener­gía de la emo­ción tie­ne más vías de des­car­ga, y no so­lo una co­mo la so­má­ti­ca. Apren­da a ser aser­ti­vo, es de­cir pon­ga lí­mi­tes in­ter­per­so­na­les, apren­da a de­cir que no. Reali­ce una ac­ti­vi­dad cor­po­ral, así aprende a es­cu­char su cuer­po”, acon­se­ja.

El do­lor cró­ni­co no on­co­ló­gi­co, es de­cir, el do­lor que es­tá pre­sen­te por más de tres me­ses y es be­nigno, es un sín­to­ma cen­tral en tres en­fer­me­da­des si­co­so­má­ti­cas; ce­fa­leas, fi­bro­mial­gia y lum­ba­go cró­ni­co ines­pe­cí­fi­co

En las en­fer­me­da­des si­co­so­má­ti­cas los re­me­dios a ve­ces son in­su­fi­cien­tes pa­ra tra­tar­las. Por ello se re­quie­re que los pa­cien­tes con­sul­ten a si­có­lo­gos es­pe­cia­lis­tas pa­ra apren­der a ma­ne­jar es­te ti­po de do­len­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.