Con­se­jos pa­ra un pos­par­to pla­cen­te­ro

Tras dar a luz, mu­chas mu­je­res no se cui­dan ade­cua­da­men­te. A ve­ces, por fal­ta de in­for­ma­ción o por se­guir con­se­jos inade­cua­dos lle­gan, in­clu­so, a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des y ejer­ci­cios que da­ñan su sa­lud

Ellas (Chile) - - Portada -

Des­pués del par­to se pro­du­cen cam­bios fi­sio­ló­gi­cos en el cuer­po de la mu­jer. Pe­ro, en es­te pe­rio­do, la ma­yo­ría de las ma­dres se cen­tran ab­so­lu­ta­men­te en el be­bé y sus pro­pias ne­ce­si­da­des que­dan en un se­gun­do plano. Ade­más, cuan­do en­cuen­tran tiem­po pa­ra de­di­car­lo a sí mis­mas, al­gu­nas lo in­vier­ten en rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que, le­jos de ayu­dar a su re­cu­pe­ra­ción, pue­den re­sul­tar per­ju­di­cia­les pa­ra su sa­lud.

En es­te sen­ti­do, los es­pe­cia­lis­tas de la Clí­ni­ca Vi­cet­to se­ña­lan los cin­co erro­res que con más fre­cuen­cia co­me­ten las mu­je­res tras ha­ber da­do a luz. 1.- TEN­GA EN CUEN­TA EL SUE­LO PÉL­VI­CO Ex­pli­can que el sue­lo pél­vi­co cons­ti­tu­ye el “ni­do” en el que ha cre­ci­do el be­bé du­ran­te el em­ba­ra­zo y con­si­de­ran fun­da­men­tal con­tar con la va­lo­ra­ción de un fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­do pa­ra com­pro­bar el es­ta­do de la musculatura, las ten­sio­nes in­ter­nas y las po­si­bles ci­ca­tri­ces fru­to del par­to. “Tan­to si ha ha­bi­do ce­sá­rea co­mo par­to na­tu­ral, la re­vi­sión es ne­ce­sa­ria”, ma­ni­fies­tan.

Ade­más, se­ña­lan que, pa­sa­da la cua­ren­te­na, el fi­sio­te­ra­peu­ta o la ma­tro­na de­ben exa­mi­nar a la re­cien­te ma­má y, de­pen­dien­do de có­mo en­cuen­tren la fun­ción y coor­di­na­ción de las es­truc­tu­ras del sue­lo pél­vi­co, le en­se­ña­rán a rea­li­zar co­rrec­ta­men­te los ejer­ci­cios de Ke­gel, va­lo­ra­rán las ci­ca­tri­ces y re­co­men­da­rán pos­tu­ras y ejer­ci­cios ade­cua­dos a ca­da ca­so par­ti­cu­lar. “Los ejer­ci­cios de Ke­gel es­tán di­se­ña­dos pa­ra for­ta­le­cer los múscu­los del sue­lo de la pel­vis. Es­tos son los múscu­los que sos­tie­nen la ve­ji­ga y ayu­dan a evi­tar es­ca­pes de ori­na”, apun­tan los es­pe­cia­lis­tas. 2.- AB­DO­MI­NA­LES, TO­TAL­MEN­TE DESACONSEJADOS Otro error ha­bi­tual es ha­cer ejer­ci­cios ab­do­mi­na­les. En es­te ca­so, los es­pe­cia­lis­tas de la clí­ni­ca des­ta­can que es­tá to­tal­men­te prohi­bi­do des­pués de dar a luz, ya que el ab­do­men es­tá ines­ta­ble du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses, de­bi­do a una diás­ta­sis (se­pa­ra­ción de los múscu­los ab­do­mi­na­les en la lí­nea cen­tral del ab­do­men), fru­to del cre­ci­mien­to del úte­ro du­ran­te el em­ba­ra­zo. “To­dos los ejer­ci­cios de fle­xión del tron­co au­men­tan la pre­sión en el ab­do­men y, por tan­to, tam­bién se in­cre­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de te­ner al­gún ti­po de in­con­ti­nen­cia y pro­lap­so (caí­da de las vís­ce­ras)”, por lo que se re­co­mien­da es­pe­rar pa­ra que el te­ji­do se va­ya adap­tan­do len­ta­men­te, de acuer­do a los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción del cuer­po, y po­ten­ciar el ab­do­men sin au­men­tar la pre­sión por den­tro. De es­ta ma­ne­ra, exis­ten op­cio­nes, co­mo rea­li­zar ejer­ci­cios hi­po­pre­si­vos, guia­dos por un es­pe­cia­lis­ta, y apren­der a con­traer el múscu­lo trans­ver­so del ab­do­men, lo que ayu­da­rá a la re­cu­pe­ra­ción”, aña­den los ex­per­tos. 3.- ¡CUI­DA­DO CON EM­PE­ZAR A CO­RRER! Es­te es otro fa­llo que, a me­nu­do, co­me­ten las mu­je­res al po­co tiem­po de dar a luz. De es­te mo­do, des­de el cen­tro de sa­lud afir­man que “la vuel­ta al ejer­ci­cio de im­pac­to po­cos días des­pués del par­to es con­tra­pro­du­cen­te”. Así, de­ta­llan que du­ran­te el em­ba­ra­zo se pro­du­ce un au­men­to de pe­so que afec­ta a la musculatura del sue­lo pél­vi­co. A la vez, el es­ta­do hor­mo­nal pro­por­cio­na un ex­ce­so de re­la­ja­ción del te­ji­do que pue­de oca­sio­nar pro­ble­mas en el sue­lo pél­vi­co, tan­to a cor­to co­mo a lar­go pla­zo. “Por am­bas razones, es­te ti­po de ejer­ci­cio no es ade­cua­do en las se­ma­nas si­guien­tes al dar a luz”, in­di­can. 4.- HAY QUE TRA­TAR­SE LAS CI­CA­TRI­CES Un error fre­cuen­te de la mu­jer que aca­ba de dar a luz es no tra­tar­se las ci­ca­tri­ces pro­du­ci­das por la epi­sio­to­mía o por la ce­sá­rea. Ex­pli­can que “las ci­ca­tri­ces son un te­ji­do di­fe­ren­te a la piel nor­mal y, aun­que se ven en la su­per­fi­cie, ge­ne­ral­men­te al­can­zan pla­nos pro­fun­dos”.

Así, in­di­can que “la ci­ca­triz de la epi­sio­to­mía pue­de ge­ne­rar do­lor al re­to­mar las re­la­cio­nes se­xua­les, mien­tras que la cau­sa­da por la ce­sá­rea des­es­ta­bi­li­za el ab­do­men, pue­de crear un plie­gue con el as­pec­to de un fal­so “mi­che­lín” y, a lar­go pla­zo, oca­sio­nar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la ve­ji­ga”.

El con­se­jo que apor­tan es re­ci­bir tra­ta­mien­to por par­te de un pro­fe­sio­nal, que pro­por­cio­ne in­for­ma­ción so­bre los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que es­tas ci­ca­tri­ces que­den to­tal­men­te in­te­gra­das en el cuer­po y no oca­sio­nen pro­ble­mas en el fu­tu­ro. 5.- ¡ATEN­CIÓN A LAS BO­LAS CHI­NAS! Los es­pe­cia­lis­tas de Vi­cet­to in­di­can que uti­li­zar bo­las chi­nas pue­de cau­sar pro­ble­mas en la sa­lud de la mu­jer que aca­ba de dar a luz. “Des­gra­cia­da­men­te, el ex­ce­so de in­for­ma­ción o los con­se­jos da­dos por per­so­nas no pro­fe­sio­na­les oca­sio­nan pro­ble­mas en la re­cu­pe­ra­ción del em­ba­ra­zo pa­ra mu­chas mu­je­res”, de­ta­llan des­de Vi­cet­to.

“Si el sue­lo pél­vi­co no es­tá ‘en­tre­na­do’, no po­drá aguan­tar el pe­so de las bo­las chi­nas y ten­drá que ha­cer un ex­ce­si­vo es­fuer­zo pa­ra man­te­ner­las en su si­tio. Es­to pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas im­por­tan­tes en la mu­jer y apor­tar do­lor en el periné”, ad­vier­ten los es­pe­cia­lis­tas.

Se­gún ex­pli­can, “es fun­da­men­tal apren­der a con­traer co­rrec­ta­men­te la musculatura pe­ri­neal y, po­co a po­co, in­tro­du­cir re­sis­ten­cia. Pe­ro es con­tra­pro­du­cen­te co­men­zar con pe­so sin una va­lo­ra­ción pre­via”, ase­gu­ra.

Rea­li­zar ejer­ci­cios de ab­do­mi­na­les es­tá to­tal­men­te prohi­bi­do des­pués de dar a luz, ya que el ab­do­men per­ma­ne­ce con ines­ta­bi­li­dad du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.