Có­mo su­pe­rar la de­cep­ción

Pa­ra po­der su­pe­rar una de­silu­sión, es con­ve­nien­te sa­ber qué sig­ni­fi­ca sen­tir­nos de­cep­cio­na­dos, por qué nos su­ce­de

Ellas (Chile) - - Portada -

La reali­dad que per­ci­bi­mos, ya sea en una per­so­na o en un ob­je­to, me­nos las expectativas que nos ha­bía­mos crea­do so­bre esa per­so­na u ob­je­to par­ti­cu­lar, es el gra­do de sa­tis­fac­ción que nos pro­du­ce. La fór­mu­la es sen­ci­lla: Reali­dad – expectativas = gra­do de sa­tis­fac­ción.

Si per­ci­bi­mos que la reali­dad es “más” de lo que ha­bía­mos pre­vis­to, nos sen­ti­re­mos sa­tis­fe­chos. Por el con­tra­rio, si lo que per­ci­bi­mos co­mo real es “me­nos” de lo que es­pe­rá­ba­mos, nos sen­ti­re­mos de­cep­cio­na­dos.

Va­mos a cen­trar­nos en la de­cep­ción per­so­nal, la que se sien­te ha­cia una per­so­na que con­si­de­ra­mos no ha es­ta­do “a la al­tu­ra” de nues­tras expectativas, ya que sue­le ser la más di­fí­cil de su­pe­rar. Es muy im­por­tan­te que la de­cep­ción no se con­vier­ta en re­sen­ti­mien­to o vic­ti­mis­mo, ya que su­po­ne una car­ga emo­cio­nal que se va ha­cien­do ca­da vez más pe­sa­da en el tiem­po y tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias en nues­tra ca­li­dad de vi­da.

CÓ­MO APRO­VE­CHAR UNA DE­CEP­CIÓN

An­te es­to, exis­ten tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les a te­ner en cuen­ta, so­bre los que re­fle­xio­nar pa­ra no so­lo su­pe­rar la de­cep­ción, sino pa­ra apro­ve­char­la a fa­vor de nues­tra pro­pia evo­lu­ción per­so­nal: 1.- Las expectativas las crea­mos no­so­tros, y a me­nu­do no tie­nen na­da que ver con lo que es o nos pue­de ofre­cer la per­so­na, es de­cir, es­tán ba­sa­das en su­po­si­cio­nes que he­mos he­cho y que tie­nen que ver con nues­tro pun­to de vis­ta per­so­nal, nues­tras ex­pe­rien­cias, de­seos, va­lo­res, con nues­tra per­cep­ción úni­ca del mun­do.

Si te sien­tes de­cep­cio­na­do(a) de al­guien pre­gún­ta­te: ¿Qué me ha sor­pren­di­do?, ¿Qué expectativas me ha­bía crea­do? La sor­pre­sa es una emo­ción bá­si­ca que nos pue­de dar mu­chas pis­tas… es una gran opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je si la sa­be­mos ges­tio­nar. 2.- Si te­ne­mos la ne­ce­si­dad de te­ner expectativas con una per­so­na, es por­que bus­ca­mos al­go en ella que cree­mos que nos fal­ta, que no te­ne­mos no­so­tros(a) mis­mos(a). Si eres una per­so­na se­gu­ra de ti mis­ma, no bus­ca­rás al­guien que te apor­te se­gu­ri­dad, y, por tan­to, no te de­cep­cio­na­rá su po­si­ble in­se­gu­ri­dad, al con­tra­rio, po­si­ble­men­te des­pier­te en ti com­pa­sión y ter­nu­ra.

Si sa­bes el va­lor que tie­nes, no ne­ce­si­ta­rás que na­die te mues­tre su ad­mi­ra­ción... Apro­ve­cha la de­cep­ción pa­ra de­tec­tar qué crees que te fal­ta …. ¿Por qué ne­ce­si­té crear­me expectativas con es­ta per­so­na?. ¿Qué sien­to que me fal­ta a mí? 3.- Si nos des­agra­da/de­cep­cio­na una cua­li­dad de una per­so­na, sig­ni­fi­ca que es una cua­li­dad que ne­ga­mos de no­so­tras mis­mas, y to­do lo que ne­ga­mos nos per­si­gue, so­bre to­do a tra­vés de las per­so­nas que nos ro­dean. Si no ne­gá­ra­mos esa cua­li­dad en no­so­tras, no nos mo­les­ta­ría. Dar­nos cuen­ta de es­ta reali­dad nos ha­ce ser más com­pa­si­vas con no­so­tras mis­mas y con los de­más. Si nos de­cep­cio­na­mos por­que al­guien se ha mos­tra­do “hu­mano”, nos exi­gi­re­mos tam­bién a no­so­tras mis­mas ser “idea­les” en cual­quier mo­men­to, y es­to sim­ple­men­te no es po­si­ble. No ser “ideal” no sig­ni­fi­ca ser “im­per­fec­to”. En to­do ser hu­mano hay luz y som­bra, cua­li­da­des “po­si­ti­vas” y “ne­ga­ti­vas”, es­tán to­dos los opues­tos. No es po­si­ble ser au­tén­ti­ca si no exis­tie­ra en mi la po­si­bi­li­dad de men­tir, al igual que no es po­si­ble sa­ber lo que es “arriba” si no exis­te “aba­jo”. En­ton­ces la pre­gun­ta: ¿Qué cua­li­da­des veo en es­ta per­so­na que nie­go en mí? La de­cep­ción es un ca­mino ma­ra­vi­llo­so ha­cia el co­no­ci­mien­to y cre­ci­mien­to per­so­nal. Po­de­mos uti­li­zar­la pa­ra ge­ne­rar­nos un sen­ti­mien­to de víc­ti­ma, que nos lle­va inevi­ta­ble­men­te al es­tan­ca­mien­to y la me­dio­cri­dad. O po­de­mos asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad, re­fi­rién­do­me a la ca­pa­ci­dad de res­pon­der y uti­li­zar to­do pa­ra avan­zar. Fuen­te: En­fe­me­nino.

La de­cep­ción per­so­nal, la que se sien­te ha­cia una per­so­na que con­si­de­ra­mos no ha es­ta­do “a la al­tu­ra” de nues­tras expectativas, sue­le ser la más di­fí­cil de su­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.