¿De­ben los mé­di­cos tra­tar la inac­ti­vi­dad fí­si­ca co­mo una en­fer­me­dad?

El es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio es una cau­sa co­mún de la obe­si­dad y, a su vez, el ex­ce­so de pe­so y gra­sa cor­po­ral se con­si­de­ran ca­ta­li­za­do­res pa­ra la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, en­tre otras en­fer­me­da­des

Ellas (Chile) - - Salud -

La inac­ti­vi­dad fí­si­ca afec­ta la sa­lud, no so­lo de mu­chos pa­cien­tes obe­sos, sino tam­bién de per­so­nas con pe­so nor­mal, ta­les co­mo los em­plea­dos de ofi­ci­na, los pa­cien­tes in­mo­vi­li­za­dos du­ran­te pe­rio­dos lar­gos por una le­sión o ci­ru­gía, y las mu­je­res que de­ben te­ner re­po­so en ca­ma pro­lon­ga­do du­ran­te el em­ba­ra­zo; di­ce el fi­sió­lo­go, Mi­chael Joy­ner. Es­to tam­bién pue­de ha­cer que uno pier­da el es­ta­do fí­si­co y pre­sen­te am­plios cam­bios es­truc­tu­ra­les y me­ta­bó­li­cos, por ejem­plo: au­men­to ex­ce­si­vo de la fre­cuen­cia car­día­ca al rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, atro­fia ósea o mus­cu­lar, men­gua en el ren­di­mien­to fí­si­co y me­nos vo­lu­men san­guí­neo.

Cuan­do las per­so­nas con mal es­ta­do fí­si­co in­ten­tan ha­cer ejer­ci­cio, se can­san más rá­pi­do y sien­ten ma­reos y otras mo­les­tias, por lo que de­jan de in­ten­tar­lo y des­cu­bren que el pro­ble­ma em­peo­ra en lu­gar de me­jo­rar. “Mi ar­gu­men­to es que la inac­ti­vi­dad fí­si­ca es la raíz de mu­chos de los pro­ble­mas co­mu­nes que ac­tual­men­te en­fren­ta­mos. Si se la con­vir­tie­se en una en­fer­me­dad, igual que ocu­rrió con las adic­cio­nes, los ci­ga­rri­llos y de­más, se po­dría desa­rro­llar al­gún tra­ta­mien­to, así co­mo te­ra­pias de por vi­da en­fo­ca­das en mo­di­fi­car el com­por­ta­mien­to y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. En­ton­ces, se­ría po­si­ble to­mar me­di­das pa­ra la sa­lud pú­bli­ca, co­mo ocu­rrió con el ta­ba­quis­mo, la con­duc­ción en es­ta­do de em­bria­guez y otras co­sas, a fin de res­trin­gir la inac­ti­vi­dad fí­si­ca y pro­mo­ver la ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, co­men­ta el doc­tor. Joy­ner. Va­rias en­fer­me­da­des cró­ni­cas se vin­cu­lan con la in­ca­pa­ci­dad de ha­cer ejer­ci­cio, en­tre ellas, la fi­bro­mial­gia, el sín­dro­me de can­san­cio cró­ni­co y el sín­dro­me de ta­qui­car­dia or­tos­tá­ti­ca pos­tu­ral, que tam­bién se co­no­ce co­mo STOP y con­sis­te en un sín­dro­me mar­ca­do por una fre­cuen­cia car­día­ca ex­ce­si­va al po­ner­se de pie o lle­gar a un de­ter­mi­na­do ni­vel de ejer­ci­cio. Lo más fre­cuen­te es re­ce­tar un me­di­ca­men­to en lu­gar de ejer­ci­cio pro­gre­si­vo, se­ña­la el mé­di­co.

In­ves­ti­ga­do­res de Es­ta­dos Uni­dos des­cu­brie­ron que el en­tre­na­mien­to fí­si­co du­ran­te tres me­ses es ca­paz de re­ver­tir mu­chos sín­to­mas del sín­dro­me de ta­qui­car­dia or­tos­tá­ti­ca pos­tu­ral. Di­cho es­tu­dio les ofre­ce es­pe­ran­za a es­tos pa­cien­tes y mues­tra a los mé­di­cos que de­be­rían con­si­de­rar re­ce­tar ejer­ci­cio con­tro­la­do an­tes de me­di­ca­men­tos, ex­pli­ca Joy­ner.

Si la inac­ti­vi­dad fí­si­ca se tra­ta­ra co­mo una en­fer­me­dad en lu­gar de sim­ple­men­te la cau­sa o con­se­cuen­cia de otras afec­cio­nes, los mé­di­cos po­drían te­ner más cons­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de re­ce­tar ejer­ci­cio guia­do, y en­ton­ces se desa­rro­lla­rían otros pro­gra­mas for­ma­les de reha­bi­li­ta­ción que in­clu­yan te­ra­pia cog­ni­ti­va y con­duc­tual, di­ce Joy­ner. RE­CO­MEN­DA­CIO­NES El Dr. Joy­ner re­co­mien­da que quie­nes lle­van una vi­da se­den­ta­ria e in­ten­tan ha­cer ejer­ci­cio, lo ha­gan de ma­ne­ra len­ta y pro­gre­si­va. “No se tra­ta de lan­zar­se de nue­vo a la pis­ta e in­ten­tar en­tre­nar pa­ra una ma­ra­tón; se em­pie­za con me­tas al­can­za­bles y se avan­za po­co a po­co”, aña­de. Y lue­go con­clu­ye que “no es ne­ce­sa­rio ins­cri­bir­se en un gim­na­sio ni te­ner un en­tre­na­dor per­so­nal, sino ha­cer la má­xi­ma can­ti­dad de ac­ti­vi­dad po­si­ble en la vi­da dia­ria. Ca­mi­nar, aun­que so­lo sea 10 mi­nu­tos, tres ve­ces al día pue­de ayu­dar mu­cho pa­ra lle­gar a los 150 mi­nu­tos semanales de ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da que un adul­to nor­mal ne­ce­si­ta”.

La inac­ti­vi­dad pue­de ha­cer que la per­so­na pre­sen­te am­plios cam­bios es­truc­tu­ra­les y me­ta­bó­li­cos, por ejem­plo: au­men­to ex­ce­si­vo de la fre­cuen­cia car­día­ca al rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.