Ser lu­ná­ti­co

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Un hom­bre en­can­ta­dor, se­duc­tor, ama­ble, ge­ne­ro­so, cul­to, buen­mo­zo, ca­tó­li­co, aman­te de la fi­lo­so­fía, político, “en­can­ta­dor”, en­can­ta a mu­je­res y a hom­bres, y yo bus­can­do ese de­fec­to que sa­bía es­con­der, le ha­bla­ba de la cue­ca, de la vi­da, de los po­lí­ti­cos de iz­quier­da, otras ve­ces de los po­lí­ti­cos de de­re­cha, un po­co con­tra­di­cien­do sus ar­gu­men­tos, un po­co pro­vo­cán­do­lo. No po­día ser tan per­fec­to, no po­día ser tan ami­go de Dios y del dia­blo, to­le­ran­te, pru­den­te, si­len­cio­so, pe­ro cuan­do ha­bla­ba, al­go ra­ro te­nía, unas te­sis de si­glos an­tes y des­pués de Cris­to, de gue­rras, de to­do. ¿Có­mo tan cul­to?, ¿có­mo tan sen­si­ble o tan bueno? ¡Im­po­si­ble!... To­dos los sen­ti­dos pues­tos en eso ra­ro, en al­go ra­ro, a ve­ces enoja­do con la vi­da y echa­ba mu­gre a mu­je­res por el só­lo he­cho de ser­lo, a hom­bres por na­da, a los au­to­mo­vi­lis­tas, al pe­rro, al go­bierno, a la música, a la llu­via, al sol, a las va­ca­cio­nes, a to­do de to­do.

Un día observé la lu­na lle­na y su com­por­ta­mien­to era de jú­bi­lo, ale­gría, música, con­ver­sa­dor, en­can­ta­dor y lo­co bo­ni­to, en otra lu­na lle­na es­ta­ba lo­co, furioso y con ca­ra ra­ra, ace­le­ra­do. Otro día con lu­na nue­va es­ta­ba si­len­cio­so y des­va­li­do, tra­ba­ja­ba co­mo un lo­co o se es­con­día co­mo un er­mi­ta­ño, era to­do ra­ro, era mi alumno en una ra­ma del ar­te, que sin nin­gu­na du­da no te­nía ni un de­do pa­ra ese piano. In­ven­ta­ba unas lo­cu­ras sin sen­ti­do, es­cri­bía te­sis que pa­ra él era poe­sía o pro­sa, unos ver­sos o dé­ci­mas des­agra­da­bles al oí­do y con­te­ni­do. Al co­men­zar a tra­tar­lo un po­co más, nos di­mos cuen­ta que es­tá­ba­mos en pre­sen­cia del sím­bo­lo del ser hu­mano lu­ná­ti­co, con lo­cu­ras a in­ter­va­los, una per­so­na con un vi­si­ble tras­torno en to­do lo que ha­cía en lu­na lle­na, con cam­bios drás­ti­cos de hu­mor, de ge­nio. En Lon­dres, la jus­ti­cia re­ba­ja las pe­nas a de­lin­cuen­tes que ac­túan ba­jo los efec­tos de la Lu­na, un lu­ná­ti­co pue­de es­tar muy amo­ro­so y ama­ble, sim­pá­ti­co en la ma­ña­na y por la tar­de un de­pre­si­vo in­com­pren­si­ble, a ve­ces to­do es­to se pue­de con­fun­dir con la bi­po­la­ri­dad o con al­gún otro tras­torno si­quiá­tri­co. To­do lo que uno pue­de ob­ser­var en una per­so­na lu­ná­ti­ca, es que no en­ca­ja su com­por­ta­mien­to y bas­ta ob­ser­var la Lu­na y ver su per­so­na­li­dad; bas­ta ob­ser­var sus cam­bios de ca­rác­ter por una pa­la­bra pue­de irri­tar­se y ac­tuar in­clu­so con agre­sión; una per­so­na lu­ná­ti­ca es una per­so­na ines­ta­ble, in­cons­tan­te, con una ima­gi­na­ción exa­ge­ra­da y a ve­ces con ges­tos exa­ge­ra­dos, se en­tu­sias­ma y aban­do­na pron­to ese en­tu­sias­mo; no sa­be con­tro­lar su enojo ni su an­sie­dad, es una per­so­na can­sa­do­ra y ago­ta­do­ra con sus ex­pre­sio­nes de sen­ti­mien­tos de so­le­dad, de va­cío, de tris­te­za.

Una es­pe­cia­lis­ta di­jo que es­tas per­so­nas: “En vez de llo­rar es más fá­cil pe­lear con los de­más; sien­ten que así se de­fien­den, ya que la ra­bia es vi­vi­da co­mo for­ta­le­za y la tris­te­za co­mo de­bi­li­dad, me­dian­te una creen­cia inade­cua­da de la so­cie­dad. Ge­ne­ral­men­te, son per­so­nas que tie­nen mie­do y pue­den ha­ber vi­vi­do ex­pe­rien­cias en las que sin­tie­ron mu­cho te­mor o im­po­ten­cia cuan­do eran ni­ños”.

Lu­ná­ti­co es ser tem­pe­ra­men­tal, im­pre­de­ci­ble y con mu­cha fal­ta de sen­ti­do co­mún, una per­so­na lu­ná­ti­ca de­be bus­car ayu­da por­que de lo con­tra­rio se trans­for­ma en una per­so­na re­cha­za­da por la so­cie­dad, in­com­pren­di­da por­que dis­tor­sio­na la reali­dad, mag­ni­fi­ca to­do y pier­de el con­trol con fa­ci­li­dad, es in­cohe­ren­te. Mi­re­mos al cie­lo y vea­mos la Lu­na, que eso nos ha­ga ob­ser­var que pa­sa con no­so­tros y con quie­nes nos ro­dean. La Lu­na in­flu­ye en los se­res hu­ma­nos, en el mar, en las plan­tas en la tie­rra, en la no­che, en la siem­bra y co­se­cha, en la con­cep­ción de los se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.