¿Por qué so­mos dies­tros o zur­dos?

Es­cri­bir con una mano u otra, o bien uti­li­zar pa­ra unas co­sas la iz­quier­da y pa­ra otras la de­re­cha no es una de­ci­sión vo­lun­ta­ria, sino una cues­tión ge­né­ti­ca que he­re­da­mos de nues­tros pa­dres. La cla­ve de to­do es­tá en el cerebro

Ellas (Chile) - - Ciencia -

Si ha­cer las co­sas “con la de­re­cha” quie­re de­cir ha­cer­las bien y “ser dies­tro” en al­go es ser há­bil, el len­gua­je es mu­cho me­nos ama­ble cuan­do se re­fie­re a la iz­quier­da. Así, el tér­mino si­nis­ter, que en la­tín sig­ni­fi­ca iz­quier­do, ha de­ri­va­do en la pa­la­bra “si­nies­tro”, que aso­cia­mos con al­go acia­go o mal­va­do. En el pa­sa­do se lle­gó a creer que las per­so­nas zur­das te­nían al­gún ti­po de ta­ra - de­fec­to fí­si­co o psí­qui­co ge­ne­ral­men­te he­re­di­ta­rio- e, in­clu­so, se ha lle­ga­do a de­cir que eran más pro­pen­sas a co­me­ter crí­me­nes o es­ta­ban re­la­cio­na­das con el de­mo­nio. De he­cho, has­ta los años 60, a los ni­ños zur­dos se les tra­ta­ba de “co­rre­gir” la zur­de­ra, y se les obli­ga­ba a es­cri­bir y ha­cer el res­to de las ta­reas con la de­re­cha. “Eli­mi­nar la zur­de­ra no su­po­ne nin­gún be­ne­fi­cio, por eso de­jó de ha­cer­se”, ma­ni­fies­ta el ex­per­to en bio­lo­gía, Jo­sé Ra­món Alon­so. ZUR­DOS EN UN MUN­DO DE DIES­TROS No obs­tan­te, el pro­fe­sor se­ña­la que en al­gu­nos paí­ses to­da­vía se lle­va a ca­bo. “En Chi­na se si­gue vien­do mal a al­guien que usa la mano iz­quier­da y a los ni­ños se les co­rri­ge. De he­cho, el por­cen­ta­je de zur­dos en Chi­na es me­nor que en los paí­ses oc­ci­den­ta­les”, apun­ta.

“Las en­cues­tas rea­li­za­das en­tre es­tu­dian­tes chi­nos des­de los años 80 re­fle­jan que me­nos del 1% son zur­dos. Es­ta es una ci­fra ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­ja, da­do que en­tre el 10 y 12% de los hu­ma­nos son zo­ca­tos”, in­di­ca Ho­ward Kush­ner, pro­fe­sor emé­ri­to de Cien­cias del Com­por­ta­mien­to en la Uni­ver­si­dad Emory de Atlan­ta (EE. UU.). Si bien a los ni­ños de paí­ses oc­ci­den­ta­les ya no se les “co­rri­ge” la zur­de­ra, quie­nes usan su mano iz­quier­da han de adap­tar­se a un mun­do di­se­ña­do pa­ra dies­tros. Así, uti­li­zar ob­je­tos co­ti­dia­nos, co­mo las ti­je­ras, los cua­der­nos de ani­llas, el ra­tón del compu­tador o la pa­lan­ca de cam­bios del au­to­mó­vil, les su­po­nen cier­tos pro­ble­mas.

Pe­se a to­do, a los zur­dos no les ha ido na­da mal, pues per­so­na­jes tan cé­le­bres en la ac­tua­li­dad, co­mo Ba­rack Oba­ma o Ju­lia Ro­berts, en­tre mu­chos otros, lo son.

Men­ción apar­te me­re­ce el te­nis­ta Ra­fael Na­dal, quien –aun­que es dies­tro pa­ra to­do lo de­más– uti­li­za la ra­que­ta con la mano iz­quier­da.

En es­te sen­ti­do, Jo­sé Ra­món Alon­so acla­ra que, ade­más de dies­tros y zur­dos, “hay per­so­nas am­bi­dies­tras, que usan igual­men­te am­bas ma­nos, y de pre­fe­ren­cia mix­ta, que son las que pa­ra una ta­rea –por ejem­plo, es­cri­bir– pre­fie­ren una mano y pa­ra otras co­sas pre­fie­ren la otra”.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que so­mos ma­yo­ri­ta­ria­men­te dies­tros des­de ha­ce mu­chos mi­le­nios y no so­lo los Ho­mo Sa­piens. “Los es­que­le­tos de los Nean­der­ta­les mues­tran que los hue­sos de los bra­zos y hom­bros de­re­chos son más ro­bus­tos, lo que su­gie­re un uso pre­do­mi­nan­te de esa mano”. FAL­SOS MI­TOS Pe­ro ¿Qué de­ter­mi­na que sea­mos dies­tros o zur­dos? El pro­fe­sor Alon­so sub­ra­ya: “Cu­rio­sa­men­te, so­mos dies­tros por­que nues­tro cerebro es zur­do”. El neu­ro­cien­tí­fi­co ex­pli­ca que hay un he­mis­fe­rio ce­re­bral do­mi­nan­te y, en la ma­yo­ría de las per­so­nas, es el iz­quier­do. “Por de­cir­lo de una ma­ne­ra sen­ci­lla, la par­te iz­quier­da del cerebro con­tro­la la par­te de­re­cha del cuer­po”, apun­ta.

“La idea más acep­ta­da so­bre el ori­gen de la zur­de­ra es que se ba­sa en un víncu­lo con el pro­ce­sa­mien­to del len­gua­je. El uso de la mano y la pro­duc­ción del ha­bla son dos ac­ti­vi­da­des que re­quie­ren un con­trol mus­cu­lar fino y pre­ci­so, y una al­ta ac­ti­vi­dad ce­re­bral con un fuer­te con­su­mo ener­gé­ti­co. Una po­si­bi­li­dad es que fue­se más efi­caz, evo­lu­ti­va­men­te, con­cen­trar am­bas fun­cio­nes en el mis­mo he­mis­fe­rio, que te­ner­las dis­per­sas por to­da la cor­te­za ce­re­bral”, re­la­ta. “Da­do que la ma­yo­ría de la gen­te tie­ne las fun­cio­nes del len­gua­je lo­ca­li­za­das en el he­mis­fe­rio iz­quier­do, la ma­yo­ría de los cen­tros que go­bier­nan la mo­tri­ci­dad fina de la mano se lo­ca­li­za­rían en el mis­mo he­mis­fe­rio, lo que im­pli­ca que la ma­yo­ría de la gen­te sea dies­tra”, ex­po­ne. Sin em­bar­go, Alon­so pre­ci­sa que lo con­tra­rio no se cum­ple. “Los zur­dos tie­nen una or­ga­ni­za­ción cor­ti­cal mu­cho más he­te­ro­gé­nea, en la que el área de pro­ce­sa­mien­to de las pa­la­bras pue­de es­tar en el la­do iz­quier­do, de­re­cho o am­bos”, apun­ta. El cien­tí­fi­co ex­pli­ca que “tan­to la asi­me­tría ce­re­bral co­mo la pre­fe­ren­cia de mano son ten­den­cias he­re­da­bles y se su­po­ne que hay, al me­nos, 40 ge­nes que in­flu­yen en que sea­mos dies­tros o zur­dos”. Alon­so aña­de que to­das las mu­ta­cio­nes co­mu­nes que se re­la­cio­nan con la pre­fe­ren­cia en el uso de una mano tie­nen que ver con ge­nes im­pli­ca­dos en la asi­me­tría cor­po­ral.

Hay un gran nú­me­ro de es­tu­dios so­bre la zur­de­ra, al­gu­nos con re­sul­ta­dos de lo más sor­pren­den­tes.

Uno de los que más re­per­cu­sión al­can­zó se­ña­la­ba que los zur­dos mo­rían más jó­ve­nes. No obs­tan­te, exis­te una ex­pli­ca­ción ló­gi­ca. “Ha­ce 100 años se co­rre­gía la zur­de­ra, por lo que la pro­por­ción de zur­dos era del 2%. Sin em­bar­go, des­de los años 60, es­to ya no se ha­ce y la pro­por­ción de zur­dos es­tá en torno al 12%. Así, al­go tan lla­ma­ti­vo se ba­sa en que en la po­bla­ción jo­ven hay más zur­dos y, por lo tan­to, en­tre quie­nes mue­ren jó­ve­nes hay más zur­dos que en­tre quie­nes mue­ren a los 90 años”, describe Alon­so.

Los zur­dos no mue­ren más que los dies­tros ni lo ha­cen a eda­des más tem­pra­nas, aun­que hay al­gu­na ex­cep­ción. “Un es­tu­dio que se hi­zo con la po­bla­ción in­gle­sa mos­tró que los zur­dos ha­bían muer­to más du­ran­te las dos gue­rras mun­dia­les. Pe­ro si nos fi­ja­mos en có­mo es un fu­sil Mau­ser, el ce­rro­jo, que es con lo que re­car­gas el ar­ma, se ma­ne­ja con la mano de­re­cha. Por lo tan­to, los zur­dos te­nían más di­fi­cul­ta­des pa­ra uti­li­zar­lo”, acla­ra.

Has­ta los años 60, a los ni­ños zur­dos se les tra­ta­ba de “co­rre­gir” la zur­de­ra, y se les obli­ga­ba a es­cri­bir y ha­cer el res­to de las ta­reas con la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.