Mo­da con al­ma sen­si­ble

El “Slow Fashion”, la mo­da cir­cu­lar y el consumo res­pon­sa­ble, son los pi­la­res de un ar­ma­rio sos­te­ni­ble que te per­mi­ten lle­var ro­pa con sen­si­bi­li­dad me­dioam­bien­tal

Ellas (Chile) - - Portada -

El bru­tal im­pac­to me­dioam­bien­tal que su­po­ne con­fec­cio­nar una ca­mi­se­ta o las con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas en las que tra­ba­jan las per­so­nas que co­sen esas pren­das in­flu­ye en la de­ci­sión fi­nal a la ho­ra de com­prar un ar­tícu­lo tex­til. “El con­su­mi­dor no so­lo se fi­ja en la par­te es­té­ti­ca de la ro­pa, sino que va más allá, quie­re co­no­cer có­mo y dón­de se ha con­fec­cio­na­do”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra de las jor­na­das Slow Fashion Next, Gem­ma Gó­mez.

Ca­da vez más cons­cien­te, la in­dus­tria de la mo­da, una de las más con­ta­mi­nan­tes del pla­ne­ta, ya no so­lo mues­tra su la­do es­té­ti­co y gla­mu­ro­so, sino que se im­pli­ca en el me­dio am­bien­te y apues­ta por la fa­bri­ca­ción de pren­das con te­ji­do re­ci­cla­do. El al­go­dón, el ny­lon, el po­liés­ter y tam­bién la la­na son al­gu­nos de los te­ji­dos re­ci­cla­dos que fi­gu­ran en­tre los más sos­te­ni­bles del sec­tor tex­til. Em­pre­sas co­mo In­di­tex, H&M, Hu­go Boss, Ecoalf apues­tan por la im­plan­ta­ción de pren­das sos­te­ni­bles. Gem­ma Gó­mez in­sis­te en que el con­su­mi­dor de­be co­no­cer da­tos, co­mo por ejem­plo que “el cul­ti­vo de al­go­dón, que úni­ca­men­te su­po­ne el 3% de la pro­duc­ción tex­til, con­su­me en 25% de los pes­ti­ci­das y pla­gui­ci­das uti­li­za­dos”.

Así, se­ña­la que la pro­duc­ción ma­si­va de pren­das de ves­tir “en­ve­ne­na la tie­rra”: el uso in­ten­si­vo del sue­lo pro­vo­ca la pér­di­da de 120 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos de te­rre­nos cul­ti­va­bles al año.

La crea­do­ra de la mar­ca sos­te­ni­ble Eco­logy, Eva Gar­cía, que ca­li­fi­ca co­mo “es­pe­luz­nan­te” la pre­sen­cia de “ríos de co­lo­res en lu­ga­res co­mo la In­dia, que van cam­bian­do de to­na­li­dad de­pen­dien­do de la mo­da” y ha in­sis­ti­do en “ima­gi­nar la can­ti­dad de gen­te que be­be esas aguas con­ta­mi­na­da y to­das las es­pe­cies afec­ta­das”.

Don­de al­gu­nos ven ro­pa usa­da y re­ta­les, otros ven un va­lio­so hi­lo de al­go­dón re­ci­cla­do, idea­do pa­ra crear nue­vas pren­das, 100% sos­te­ni­bles, un re­ci­cla­do cir­cu­lar que per­mi­te aho­rrar 13 mil li­tros de agua en ca­da ki­lo de al­go­dón, con el que se pue­den con­fec­cio­nar, por ejem­plo, cin­co ca­mi­se­tas. “Un ki­lo de al­go­dón vir­gen ne­ce­si­ta al­re­de­dor de 13 mil li­tros de agua pa­ra su cul­ti­vo y pos­te­rior pro­ce­sa­do y te­ñi­do”, ha ex­pli­ca­do Pa­blo Ra­mi­ro, de Hi­la­tu­ras Ferré.

LA RO­PA NO ES BA­SU­RA

La ro­pa no es ba­su­ra, pue­de te­ner va­rias vi­das, en­tre sie­te y ocho, gra­cias a la mo­da cir­cu­lar, que con­sis­te en re­co­ger re­ta­les, ro­pa usa­da y ro­pa nue­va que no se ha ven­di­do, re­si­duos con los que se fa­bri­ca un al­go­dón sos­te­ni­ble.

Una vez se­lec­cio­na­da las pren­das por co­lo­res se cor­tan en pe­que­ños pe­da­zos pa­ra re­cu­pe­rar el al­go­dón, des­pués, se com­bi­na con otras fi­bras ex­traí­das de las bo­te­llas de plás­ti­co has­ta con­se­guir un nue­vo hi­lo, lla­ma­do “re­co­ver”, “un pro­duc­to to­tal­men­te sos­te­ni­ble con el que se con­fec­cio­nan nue­vas pren­das que se po­nen a la ven­ta en pun­tos don­de tam­bién se re­co­ge ro­pa que ya no se uti­li­za. Y así se cie­rra el ci­clo”, ase­gu­ra Pa­blo Ra­mi­ro.

“Ha­ce años, tra­ba­jar con hi­los re­ci­cla­dos era si­nó­ni­mo de ba­ra­to y ma­la calidad, hoy es un va­lor aña­di­do que, ade­más de ayu­da a aho­rrar agua y ener­gía, re­du­ce las emi­sio­nes de CO2, per­mi­te des­te­rrar los pes­ti­ci­das y pro­duc­tos con­ta­mi­nan­tes y re­du­ce el te­rre­ro des­ti­na­do a ver­te­de­ros”, aña­de es­te ex­per­to. “La mo­da sos­te­ni­ble tie­ne que vi­vir con no­so­tros, me­jo­ra la calidad de vi­da, ya que un ki­lo de fi­bra de al­go­dón sos­te­ni­ble no ne­ce­si­ta agua”, di­ce Pa­blo Ra­mi­ro.

EL VA­LOR DE LA AR­TE­SA­NÍA

La ro­pa de usar y ti­rar no es ten­den­cia, aho­ra se im­po­ne un consumo res­pon­sa­ble, de lar­go re­co­rri­do, di­se­ños “Slow Fashion” que otor­guen a las pren­das mu­chos años de vi­da. Los re­cur­sos son li­mi­ta­dos.

En es­ta lí­nea la ar­te­sa­nía ca­da día tie­ne ma­yor im­por­tan­cia, es­tán re­sur­gien­do pro­fe­sio­nes de an­ta­ño. En los años se­ten­ta, pa­re­cía que cos­tu­ra a mano y los com­ple­men­tos ar­te­sa­nos iban a mo­rir abru­ma­dos por el bri­llo del prêt-à-por­ter, pe­ro no ha si­do así, se ha­bía arrin­co­na­do has­ta que al­gu­nas ca­sas de lu­jo, di­se­ña­do­res sen­si­bles y con­su­mi­do­res con­cien­cia­dos con el me­dio am­bien­te han re­cu­pe­ra­do la ar­te­sa­nía. Y con esa fi­lo­so­fía, los es­pa­ño­les, Yo­lan­da Es­té­vez y Pe­dro Cas­te­lla­nos, cons­tru­ye­ron la firma Knit­brary, “con la idea de re­co­pi­lar los me­jo­res hi­la­dos del mun­do tra­ba­ja­dos en su lu­gar de ori­gen”, ex­pli­có Es­té­vez. Es­tos di­se­ña­do­res ha­cen una pro­duc­ción de pie­zas con te­ñi­do y te­ji­do ar­te­sa­nal, rea­li­za­do por mu­je­res pe­rua­nas. “Son pren­das ex­clu­si­vas, sin cos­tu­ras y to­das ellas nu­me­ra­das”, di­jo Es­té­vez, quien re­co­no­ce que su ob­je­ti­vo es que el ar­te del te­jer no se pierda, “se con­ser­ve y que se va­lo­re”.

Son pren­das ex­clu­si­vas, al­gu­nas es­tán tejidas con la­na de vicuña, ani­mal del al­ti­plano pe­ruano pro­te­gi­do, que tan so­lo pro­du­ce 120 gra­mos de la­na ca­da dos años. “Es el oro de los An­des”, afir­mó Cas­te­lla­nos.

CONSUMO DE MO­DA RES­PON­SA­BLE

Hay que con­su­mir mo­da con res­pon­sa­bi­li­dad. “Al año se con­su­men en­tre 80 mil y 100 mil mi­llo­nes de pren­das, unas 12 o 14 por per­so­na en el mun­do, cuen­ta la di­rec­to­ra de las jor­na­das “Slow Fashion Next”, Gem­ma Gó­mez.

Otro de los te­mas que preo­cu­pa es ¿quién ha­ce la ro­pa? La so­cie­dad quie­re pren­das res­pon­sa­bles, que es­tén co­si­das con éti­ca, no fru­to de la ex­plo­ta­ción.

A raíz del de­rrum­ba­mien­to en 2013 de una fá­bri­ca tex­til en el edi­fi­cio Ra­na Pla­za de Ban­gla­desh, en el que mu­rie­ron mil 134 per­so­nas, sur­gió la pla­ta­for­ma Fashion Re­vo­lu­tion, que pro­mue­ve re­mo­ver con­cien­ciar pa­ra evi­tar lu­cir ro­pa fru­to de la ex­plo­ta­ción, un mo­vi­mien­to al que se ha uni­do Stella McCart­ney, Vi­vien­ne West­wood, o Ch­risty Tur­ling­ton.

Gem­ma Gar­cía ex­pli­ca que, “el sim­ple he­cho de que una pren­da ten­ga un pre­cio ri­dí­cu­la­men­te ba­ra­to es una se­ñal de alar­ma pa­ra sa­ber que hay per­so­nas que es­tán vi­vien­do por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za pa­ra que no­so­tros, en Oc­ci­den­te, vis­ta­mos bien por muy po­co pre­cio”.

“Si las em­pre­sas de mo­da nos mos­tra­sen real­men­te có­mo está he­cha la ro­pa que lle­va­mos, en qué con­di­cio­nes, dón­de y por quién (a ve­ces son ni­ños), es­toy con­ven­ci­da de que ha­bría mu­cha gen­te que de­ja­ría de com­prar en las gran­des su­per­fi­cies y op­ta­ría por otras mar­cas”, in­sis­te Gar­cía.

Lo im­por­tan­te no es cam­biar de ro­pa cons­tan­te­men­te, sino lu­cir ro­pa con una his­to­ria bo­ni­ta, con al­ma sen­si­ble

Las ma­nos de una pa­li­lle­ra tra­ba­jan so­bre un en­ca­je, hoy la ar­te­sa­nía es un va­lor en al­za.

Mu­chas de las pro­pues­tas de Moi­sés Nieto es­tán co­si­das con te­ji­dos pro­ce­den­tes de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos, prin­ci­pal­men­te bo­te­llas de plás­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.