Co­noz­ca los ali­men­tos sa­lu­da­bles pa­ra com­ba­tir el frío sin su­bir de pe­so

Las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras del in­vierno co­mún­men­te van acom­pa­ña­das de la dis­mi­nu­ción de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y de un au­men­to en el consumo de ali­men­tos, que en su ma­yo­ría con­tie­nen un ma­yor apor­te ca­ló­ri­co

Ellas (Chile) - - Portada -

Si ha­ce frío, te­ne­mos me­nos ga­nas de ha­cer ejer­ci­cio y más de­seos de co­mer, co­mo con­se­cuen­cia de es­te com­por­ta­mien­to hay una ga­nan­cia de pe­so, que por su­pues­to nun­ca es bien­ve­ni­da. Pa­ra evi­tar que es­to su­ce­da, la nu­tri­cio­nis­ta Da­nie­la Ma­ra­bo­lí, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, ex­pli­ca que se pue­de pri­vi­le­giar el consumo de ali­men­tos de tem­po­ra­da, se­lec­cio­nan­do aque­llos que sean ade­cua­dos pa­ra man­te­ner un es­ta­do nu­tri­cio­nal óp­ti­mo o pa­ra evi­tar ‘subidas de pe­so’ no desea­das. Así, por ejem­plo, la do­cen­te re­sal­ta que du­ran­te es­te pe­rio­do las le­gum­bres pre­sen­tan una gran im­por­tan­cia por­que cum­plen con los re­qui­si­tos es­pe­ra­dos. “A tra­vés de téc­ni­cas cu­li­na­rias se con­vier­ten en un ali­men­to cá­li­do, ideal a la tem­po­ra­da. Ade­más, por exis­tir una am­plia va­rie­dad de com­bi­na­cio­nes se pue­den ge­ne­rar dis­tin­tas pre­pa­ra­cio­nes. Son ri­cas en fi­bra, con­tri­bu­yen­do a la sa­cie­dad, re­du­cen el es­tre­ñi­mien­to, man­tie­nen es­ta­bles los ni­ve­les de gli­ce­mia, y dis­mi­nu­yen el co­les­te­rol. Y ade­más son eco­nó­mi­cas y de fá­cil pre­pa­ra­ción”, en­fa­ti­za.

AL­TA FUEN­TE DE PRO­TEÍ­NA

Asi­mis­mo, la es­pe­cia­lis­ta agre­ga que las le­gum­bres con­tie­nen vi­ta­mi­nas del com­ple­jo B y mi­ne­ra­les co­mo mag­ne­sio, fós­fo­ro, po­ta­sio, cal­cio y hie­rro, con­tri­bu­yen­do a man­te­ner un ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so, mus­cu­lar y óseo. “Por otro la­do, las le­gum­bres son una ex­ce­len­te fuen­te de pro­teí­nas ya que al com­bi­nar­las con al­gún ce­real for­man una pro­teí­na de al­to va­lor bio­ló­gi­co, es decir, igual a la de la car­ne; con­tri­bu­yen­do tam­bién a la sa­cie­dad y a la ter­mo­gé­ne­sis ge­ne­ran­do un au­men­to del me­ta­bo­lis­mo”, de­ta­lla la pro­fe­sio­nal.

NO OL­VI­DE LAS VER­DU­RAS

Pe­ro las le­gum­bres no son la úni­ca solución. Y es que la nu­tri­cio­nis­ta re­cuer­da que no se de­be ol­vi­dar el consumo de otros ali­men­tos co­mo fru­tas y ver­du­ras que du­ran­te la épo­ca in­ver­nal pier­den pro­ta­go­nis­mo de­bi­do a que la ofer­ta es más re­du­ci­da en re­la­ción al ve­rano. “Sin em­bar­go es­tos ali­men­tos pro­por­cio­nan una gran can­ti­dad de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que no con­tie­nen otros pro­duc­tos y jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal en la pro­tec­ción del sis­te­ma in­mu­ne, ayu­dan­do a la pre­ven­ción de res­fríos y en­fer­me­da­des pul­mo­na­res. Y con­tri­bu­yen­do tam­bién a la sa­cie­dad por su con­te­ni­do de fi­bra. La re­co­men­da­ción es con­su­mir tres por­cio­nes de fru­tas y dos de ver­du­ra al día cru­das y de dis­tin­tos co­lo­res”, aña­de.

Un pla­to de len­te­jas es una co­mi­da ideal de in­vierno y ade­más son ri­cas en fi­bra, con­tri­bu­yen­do a la sa­cie­dad. Tam­bién re­du­cen el es­tre­ñi­mien­to, man­tie­nen es­ta­bles los ni­ve­les de gli­ce­mia, y dis­mi­nu­yen el co­les­te­rol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.