¿Qué es la his­ta­mi­na?

A me­nu­do oí­mos ha­blar de los an­ti­his­ta­mí­ni­cos, in­clu­so pue­de que los ha­ya­mos to­ma­do pa­ra com­ba­tir los sín­to­mas de la aler­gia. Pe­ro, ¿sa­be­mos qué son y có­mo ac­túan? Aler­gó­lo­ga ex­pli­ca qué es y pa­ra qué sir­ve la his­ta­mi­na y có­mo fun­cio­nan los fár­ma­cos an­tih

Ellas (Chile) - - Salud -

La his­ta­mi­na es una mo­lé­cu­la que fa­bri­ca­mos den­tro de las cé­lu­las de nues­tro cuer­po, por ejem­plo, en las neu­ro­nas, las pla­que­tas, los mas­to­ci­tos, los ba­só­fi­los, las cé­lu­las gás­tri­cas y las en­te­ro­cro­ma­fi­nes (es­tas úl­ti­mas es­tán en la mu­co­sa gas­tro­in­tes­ti­nal). “La his­ta­mi­na per­te­ne­ce al gru­po de las ami­nas bió­ge­nas, que son mo­lé­cu­las ge­ne­ra­das por agen­tes bio­ló­gi­cos”, se­ña­ló la aler­gó­lo­ga Isa­bel Ojeda.

“Se pro­du­ce por una des­car­bo­xi­la­ción de la his­ti­di­na a tra­vés del en­zi­ma L-his­ti­din des­car­bo­xi­la­sa. Bac­te­rias de nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal y mu­chas bac­te­rias con­te­ni­das en los ali­men­tos pro­du­cen el en­zi­ma L-his­ti­din des­car­bo­xi­la­sa, es decir, son ca­pa­ces de pro­du­cir his­ta­mi­na. Por lo tan­to, la fuen­te de his­ta­mi­na no so­lo es in­ter­na, sino tam­bién ex­ter­na, pro­ce­den­te de los ali­men­tos que co­me­mos y de nues­tro pro­ce­so di­ges­ti­vo”, de­ta­lló la es­pe­cia­lis­ta.

TRES MI­SIO­NES FUN­DA­MEN­TA­LES

La his­ta­mi­na in­ter­vie­ne en di­fe­ren­tes pro­ce­sos en nues­tro or­ga­nis­mo. En es­te sen­ti­do, la doc­to­ra Ojeda des­ta­có que cum­ple tres fun­cio­nes prin­ci­pa­les. Por un la­do, es un me­di­dor in­fla­ma­to­rio.

Así, des­cri­bió que “los mas­to­ci­tos y los ba­só­fi­los (dos ti­pos de gló­bu­los blan­cos) li­be­ran his­ta­mi­na en la san­gre y en los te­ji­dos cuan­do en­tra un enemi­go en el or­ga­nis­mo, por ejem­plo, vi­rus, bac­te­rias, pa­rá­si­tos o ve­neno de in­sec­tos. En el ca­so de las per­so­nas alér­gi­cas, lo que el or­ga­nis­mo iden­ti­fi­ca co­mo un enemi­go es la sus­tan­cia que cau­sa la aler­gia, que pue­de ser am­bien­tal (co­mo en el ca­so del po­len), pue­de ser un ali­men­to o tam­bién un me­di­ca­men­to”. Por otro la­do, la his­ta­mi­na pro­du­ci­da por las cé­lu­las gás­tri­cas in­ter­vie­ne en la pro­duc­ción de áci­do clor­hí­dri­co, una sus­tan­cia que for­ma par­te de los ju­gos gás­tri­cos. Ade­más, la his­ta­mi­na “es un neu­ro­trans­mi­sor im­por­tan­te que cum­ple fun­cio­nes vi­ta­les en el ci­clo sue­ño-vi­gi­lia, man­tie­ne al or­ga­nis­mo aler­ta y es muy re­le­van­te pa­ra la adap­ta­ción a cam­bios en el en­torno y, por lo tan­to, pa­ra la su­per­vi­ven­cia”, des­cri­bió la aler­gó­lo­ga.

Los pro­ble­mas co­mien­zan cuan­do la can­ti­dad de his­ta­mi­na en san­gre es ma­yor de lo nor­mal.

Ojeda acla­ró que es­to pue­de de­ber­se a tres cau­sas: “Una, por un ex­ce­so de li­be­ra­ción de his­ta­mi­na in­ter­na, co­mo en el ca­so de las en­fer­me­da­des alér­gi­cas, la mas­to­ci­to­sis, el sín­dro­me de ac­ti­va­ción mas­to­ci­ta­ria y los tu­mo­res de cé­lu­las in­tes­ti­na­les en­te­ro­cro­ma­fi­nes”.

Otra cau­sa es el au­men­to de la in­ges­ta de his­ta­mi­na ex­ter­na, “co­mo ocu­rre en los ca­sos de es­com­broi­do­sis y de so­bre­cre­ci­mien­to bac­te­riano in­tes­ti­nal”, ma­ni­fes­tó Ojeda. La es­com­broi­do­sis es una cau­sa fre­cuen­te de in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria “que se de­be a la in­ges­ta de pes­ca­do azul con­ta­mi­na­do con bac­te­rias que in­du­cen la for­ma­ción de gran­des can­ti­da­des de his­ta­mi­na”, acla­ró Ojeda. La ter­ce­ra cau­sa del au­men­to de his­ta­mi­na en san­gre es el dé­fi­cit de DAO. “La dia­mi­noo­xi­da­sa (DAO) es una en­zi­ma que de­gra­da la his­ta­mi­na, so­bre to­do la exó­ge­na (ex­ter­na). Fa­bri­ca­mos es­te en­zi­ma en las cé­lu­las del in­tes­tino, del ri­ñón y, en gran can­ti­dad en la pla­cen­ta”, pre­ci­só la doc­to­ra Ojeda. La es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que el dé­fi­cit de ac­ti­vi­dad de es­ta en­zi­ma “pue­de ser de ori­gen ge­né­ti­co, pue­de pro­du­cir­se una in­hi­bi­ción de DAO por fár­ma­cos, y tam­bién pue­de de­ber­se a en­fer­me­da­des in­tes­ti­na­les que da­ñen la mu­co­sa, co­mo la en­fer­me­dad ce­lia­ca, la co­li­tis ul­ce­ro­sa o la gas­tro­en­te­ri­tis, así co­mo al tra­ta­mien­to con ra­dio­te­ra­pia o qui­mio­te­ra­pia. Ade­más, el dé­fi­cit de ac­ti­vi­dad de DAO tam­bién pue­de te­ner su ori­gen en una in­hi­bi­ción com­pe­ti­ti­va por otras ami­nas (co­mo la ti­ra­mi­na o la pu­tres­ci­na) o a cau­sa del al­cohol”, apun­tó. Por otro la­do, Ojeda co­men­tó que hay ali­men­tos ri­cos en his­ta­mi­na co­mo la le­che y los que­sos, la so­ja, los pes­ca­dos azu­les, los em­bu­ti­dos, las sal­chi­chas, las ver­du­ras fer­men­ta­das, las con­ser­vas y cual­quier ali­men­to fres­co pro­ce­sa­do pa­ra que du­re más tiem­po. Ade­más, “otros ali­men­tos con­tie­nen ami­nas que com­pi­ten con la DAO, co­mo los cí­tri­cos y el cho­co­la­te”, ex­pu­so.

LAS TE­MI­DAS ALER­GIAS

Pe­ro si por al­go co­no­ce­mos la his­ta­mi­na es por su re­la­ción con las aler­gias. En es­te sen­ti­do, la doc­to­ra Ojeda ex­pli­có que, en una reac­ción alér­gi­ca, el or­ga­nis­mo pro­du­ce in­mu­no­glo­bu­li­na E (IgE) con­tra pro­teí­nas no da­ñi­nas (aler­gé­ni­cas). La aler­gó­lo­ga des­ta­có que la ma­yo­ría de es­tas IgE se en­cuen­tran uni­das a la mem­bra­na de los mi­llo­nes de mas­to­ci­tos y ba­só­fi­los que te­ne­mos en el cuer­po.

De es­te mo­do, cuan­do un alér­geno pe­ne­tra en el cuer­po y se une a la IgE, se pro­du­ce una reac­ción que ha­ce que se li­be­ren dis­tin­tas sus­tan­cias con­te­ni­das en es­tas cé­lu­las, en­tre ellas la his­ta­mi­na. “Es­ta li­be­ra­ción es brus­ca, in­me­dia­ta e in­ten­sa, por eso las reac­cio­nes alér­gi­cas son tan rá­pi­das y po­ten­cial­men­te gra­ves”, pun­tua­li­zó. Asi­mis­mo, la doc­to­ra de­ta­lló que los hu­ma­nos te­ne­mos cua­tro ti­pos de re­cep­to­res de his­ta­mi­na am­plia­men­te dis­tri­bui­dos por el cuer­po, que se de­no­mi­nan RH1, RH2, RH3 y RH4.

“La unión de la his­ta­mi­na a sus re­cep­to­res pro­du­ce una se­rie de efec­tos ce­lu­la­res. De es­te mo­do, los sín­to­mas por ex­ce­so de his­ta­mi­na cir­cu­lan­te en san­gre son múl­ti­ples: dia­rrea, do­lor ab­do­mi­nal, ga­ses, do­lo­res mens­trua­les, con­ges­tión na­sal, mo­cos, aho­go, ta­qui­car­dias y arrit­mias, mi­gra­ñas, vér­ti­go, ma­reos, pi­co­res, ro­je­ces, urticarias, al­te­ra­cio­nes del sue­ño, de la con­cen­tra­ción, do­lo­res mus­cu­la­res...”, des­cri­bió.

La aler­gó­lo­ga acla­ró que lo que ha­cen los me­di­ca­men­tos an­ti­his­ta­mí­ni­cos es blo­quear la unión de la his­ta­mi­na a sus re­cep­to­res. “Los an­ti­his­ta­mí­ni­cos an­ti H1 blo­quean los RH1 y son los que se em­plean en las en­fer­me­da­des alér­gi­cas. En­tre ellos es­tán la ce­ti­ri­zi­na, la ebas­ti­na, la lo­ra­ta­di­na, la bi­las­ti­na, etc. Por su par­te, los an­ti H2 blo­quean los RH2 y se uti­li­zan co­mo an­ti­áci­dos, por ejem­plo, la ra­ni­ti­di­na y la fa­mo­ti­di­na”, ex­pu­so.

La aler­gó­lo­ga ma­ni­fes­tó que en la ac­tua­li­dad no se co­mer­cia­li­zan an­ti­his­ta­mí­ni­cos an­ti H3 ni an­ti H4, pe­ro in­di­có que “se es­tán in­ves­ti­gan­do mo­lé­cu­las blo­quean­tes de es­tos re­cep­to­res que po­drían ser­vir pa­ra el tra­ta­mien­to de al­gu­nas en­fer­me­da­des”.

Las aler­gias se pue­den pro­du­cir por un ex­ce­so de his­ta­mi­na cir­cu­lan­te en la san­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.