Tus pies te ne­ce­si­tan

La se­que­dad, las du­re­zas y las im­per­fec­cio­nes de los pies sa­len al des­cu­bier­to. Tus pies es­tán lan­zan­do un SOS

Ellas (Chile) - - Portada -

Hay que pres­tar mu­cha aten­ción a los pies. Ocul­tos du­ran­te to­do el año, cuan­do po­de­mos des­pe­jar­los y de­jar­los al des­cu­bier­to de­ben de es­tar en per­fec­to or­den de re­vis­ta: cui­da­dos, hi­dra­ta­dos, sin im­per­fec­cio­nes ni grie­tas y con una car­ta de pre­sen­ta­ción desea­ble.

AFEC­CIO­NES FRE­CUEN­TES

Ade­más de la ver­tien­te que tie­ne que ver con la be­lle­za, el doc­tor Jau­me Tu­fet, in­ci­de en el he­cho de pres­tar aten­ción “a los hon­gos en las uñas, una de las afec­cio­nes más fre­cuen­tes a la que es­tán pre­dis­pues­tos aque­llos que su­fren su­do­ra­ción ex­ce­si­va por el uso de cal­za­do muy ce­rra­do o dia­be­tes, en­tre otras cau­sas”, por lo que re­co­mien­da un tra­ta­mien­to mé­di­co es­pe­cia­li­za­do.

“Las ca­llo­si­da­des son la res­pues­ta a una hi­per­tro­fia de la piel del pie y la mayoría se pro­du­cen por un pro­ble­ma de so­bre­car­ga me­cá­ni­ca y pue­den lle­gar a ser muy mo­les­tas”, co­men­ta Tu­fet.

Pa­ra cui­dar­los hay que te­ner al­gu­nos “im­pres­cin­di­bles” en ca­sa que nos ayu­da­rán a mi­mar­los.

Una li­ma, que qui­te im­pu­re­zas de la piel de­li­ca­da de ta­lo­nes y de­dos, es un ele­men­to que nos ayu­da­rá a eli­mi­nar la piel muer­ta. Eso sí, an­tes de­be­mos su­mer­gir am­bas ex­tre­mi­da­des en agua ca­lien­te pa­ra que sea más fá­cil eli­mi­nar du­re­zas y ca­llo­si­da­des.

Otra de las al­ter­na­ti­vas son los cal­ce­ti­nes ex­fo­lian­tes pa­ra pies de Ger­main de Ca­puc­ci­ni, un tra­ta­mien­to con áci­do gli­có­li­co, lác­ti­co y sa­li­cí­li­co, que ayu­da a eli­mi­nar las as­pe­re­zas de una ma­ne­ra sen­ci­lla.

HI­DRA­TA­CIÓN A TO­PE

Jos­sian­ne, es­te­ti­cis­ta, re­co­mien­da un ba­ño de mi­ne­ra­les pa­ra con­se­guir una hi­dra­ta­ción per­fec­ta en los pies, de ma­ne­ra que los sua­vi­ce a par­tir de una mez­cla bo­tá­ni­ca de ca­mo­mi­la y sán­da­lo pu­ri­fi­can­te. “Un tra­ta­mien­to des­odo­ri­zan­te e ilu­mi­na­dor que lim­pia, nu­tre e hi­dra­ta la piel de nues­tros pies. Se pue­de com­ple­tar con una mas­ca­ri­lla de men­tol pa­ra pier­nas can­sa­das, que apor­ta sen­sa­ción re­fres­can­te y efec­to des­con­ges­tio­nan­te”, co­men­ta la es­pe­cia­lis­ta.

“Es­ta pe­di­cu­ra es fun­da­men­tal aho­ra, ya que, an­tes de des­ta­par­los, ne­ce­si­ta­mos des­odo­ri­zar los pies y pro­te­ger­los fren­te a su gran ex­po­si­ción du­ran­te los me­ses de buen tiem­po, re­du­cien­do pro­ble­mas co­mo pie de atle­ta, mal olor u hon­gos”, ex­pli­ca la es­te­ti­cis­ta.

Pa­ra el cui­da­do de las cu­tí­cu­las y pan­to­rri­llas apues­ta por el acei­te de jo­jo­ba. “Un mi­la­gro hi­dra­tan­te”, di­cen des­de el cen­tro, pa­ra res­ta­ble­cer el equi­li­brio li­pí­di­co que la piel ha­ya po­di­do per­der.

Las san­da­lias es­pe­ran en el za­pa­te­ro, de ahí que Es­dor pro­pon­ga un bál­sa­mo re­pa­ra­dor de la des­hi­dra­ta­ción y las griegas pa­ra los pies. Vid Di­vi­ne es un tra­ta­mien­to con sus­tan­cias na­tu­ra­les que res­ta­ble­cen la piel tras el ro­ce del za­pa­to du­ran­te to­do el in­vierno.

ES­MAL­TA­DO

La es­te­ti­cis­ta Bár­ba­ra To­rres ex­pli­ca que es­ta tem­po­ra­da los to­nos pas­te­les “co­mo el rosa cla­ro, el azul cie­lo y cier­tos ama­ri­llos y ver­des” son una apues­ta se­gu­ra. “Aun­que hay que te­ner en cuen­ta que con la lle­ga­da del buen tiem­po la gen­te se ani­ma y em­pie­zan a ves­tir sus uñas con co­ra­les, fuc­sias o ro­jos… en de­fi­ni­ti­va, co­lo­res más vi­vos que ape­te­cen más con las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y an­te la pre­sen­cia de sol”, co­men­ta To­rres.

Pe­ro sin des­car­tar las ten­den­cias “nail art”, que si­guen cau­san­do sen­sa­ción, tan­to en ma­nos co­mo en pies, con me­ta­li­za­dos “glit­ter” e in­clu­so con la ten­den­cia de la “lo­go­ma­nía”.

Jos­sian­ne, es­te­ti­cis­ta, re­co­mien­da un ba­ño de mi­ne­ra­les pa­ra con­se­guir una hi­dra­ta­ción per­fec­ta en los pies.

Las ca­llo­si­da­des son la res­pues­ta a una hi­per­tro­fia de la piel del pie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.