Sín­to­mas de la dia­be­tes que de­bes re­co­no­cer pa­ra de­tec­tar­la a tiem­po

Co­mo con cual­quier otra en­fer­me­dad, es im­por­tan­te que co­noz­cas las se­ña­les tem­pra­nas de la dia­be­tes pa­ra po­der iden­ti­fi­car­la des­de sus ini­cios y evi­tar pro­ble­mas en el fu­tu­ro

Ellas (Chile) - - Portada -

De­tec­tar cual­quier con­di­ción en sus eta­pas más tem­pra­nas es fun­da­men­tal, y la dia­be­tes no es la ex­cep­ción. A me­nu­do, los sín­to­mas ini­cia­les de la dia­be­tes ca­si ni se no­tan, es­pe­cial­men­te los de la del ti­po 2, por­que sue­len ser muy le­ves, y es fre­cuen­te ig­no­rar­los o atri­buir­los a otro pro­ble­ma de sa­lud. Sin em­bar­go, si ex­pe­ri­men­tas al­gu­nos de los sín­to­mas que se in­di­can a con­ti­nua­ción, acu­de sin de­mo­ra a tu mé­di­co pa­ra que te ha­ga los exá­me­nes per­ti­nen­tes.

Si no se tra­ta a tiem­po, la dia­be­tes pue­de dar lu­gar a com­pli­ca­cio­nes muy se­rias, que van des­de pro­ble­mas re­na­les (en los ri­ño­nes), car­día­cos (en el co­ra­zón) y en los ojos (in­clu­yen­do ce­gue­ra), has­ta una ampu­tación o co­ma dia­bé­ti­co, por nom­brar al­gu­nos.

En­tre los sín­to­mas que te ayu­dan a iden­ti­fi­car la dia­be­tes en sus ini­cios es­tán los si­guien­tes: 1. Mu­cha sed y ne­ce­si­dad de ori­nar fre­cuen­te­men­te. Am­bas co­sas son las pri­me­ras se­ña­les tí­pi­cas de la dia­be­tes. La ra­zón: si tie­nes dia­be­tes, el ex­ce­so de glu­co­sa o azú­car en la san­gre se acu­mu­la, y tus ri­ño­nes se ven obli­ga­dos a tra­ba­jar más de lo nor­mal pa­ra fil­trar­lo y ab­sor­ber­lo. Si tus ri­ño­nes tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra con­tro­lar los ni­ve­les ele­va­dos de azú­car, el ex­ce­so de glu­co­sa se ex­pul­sa a tra­vés de la ori­na jun­to con los lí­qui­dos ex­traí­dos (que se sa­can) de los te­ji­dos. Eso te ha­ce ori­nar con más fre­cuen­cia, lo que pue­de pro­vo­car des­hi­dra­ta­ción. Y mien­tras más lí­qui­dos be­bas pa­ra cal­mar la sed que sien­tes, más ori­nas. 2. Fa­ti­ga. Otro de los pri­me­ros sín­to­mas de la dia­be­tes es la fa­ti­ga sin mo­ti­vos apa­ren­tes. La cau­sa prin­ci­pal de esa fa­ti­ga o can­san­cio es que el cuer­po de un dia­bé­ti­co no tie­ne la in­su­li­na que ne­ce­si­ta pa­ra que el azú­car en la san­gre en­tre en las cé­lu­las, en don­de se con­vier­te en ener­gía (por­que no pro­du­ce su­fi­cien­te o por­que no fun­cio­na bien, hay resistencia a la in­su­li­na). Sin la ener­gía que sir­ve de com­bus­ti­ble pa­ra que el cuer­po pue­da fun­cio­nar, la per­so­na se sien­te ex­tre­ma­da­men­te can­sa­da. Hay otros fac­to­res que pue­den con­tri­buir a la fa­ti­ga, so­bre to­do la des­hi­dra­ta­ción, la obe­si­dad y la pre­sión ar­te­rial ele­va­da o hi­per­ten­sión que fre­cuen­te­men­te se aso­cian a la dia­be­tes. 3. Pér­di­da de pe­so. Un sín­to­ma de la dia­be­tes que tam­bién se pue­de pre­sen­tar al ini­cio es la pér­di­da de pe­so sin mo­ti­vos apa­ren­tes. Si ori­nar con fre­cuen­cia te ha­ce per­der glu­co­sa, jun­to a ella tam­bién pier­des ca­lo­rías. A la vez, la dia­be­tes pue­de im­pe­dir que el azú­car que con­su­mes con los ali­men­tos lle­gue a tus cé­lu­las pa­ra con­ver­tir­se en ener­gía. Co­mo tu cuer­po ne­ce­si­ta ener­gía pa­ra fun­cio­nar, co­mo esa azú­car, esas ca­lo­rías y esa ener­gía no lle­ga a las cé­lu­las, si pa­de­ces de dia­be­tes pro­ba­ble­men­te ten­gas mu­cha ham­bre. El re­sul­ta­do de es­ta com­bi­na­ción es una pér­di­da de pe­so que pue­de ser rá­pi­da, so­bre to­do si tie­nes dia­be­tes de ti­po 1. 4. Vi­sión bo­rro­sa. Es otro de los sín­to­mas de la dia­be­tes que pue­den pre­sen­tar­se al ini­cio de la dia­be­tes es la vi­sión bo­rro­sa. Mu­chas per­so­nas en las pri­me­ras eta­pas de la dia­be­tes em­pie­zan a no­tar pro­ble­mas con su vis­ta. Los ni­ve­les ele­va­dos del azú­car en la san­gre, que es­tá flo­tan­do en el torrente san­guí­neo, sa­can lí­qui­do de los te­ji­dos del cuer­po, in­clu­yen­do de los del cris­ta­lino de los ojos. La fal­ta de lí­qui­do afec­ta la ca­pa­ci­dad del ojo pa­ra en­fo­car­se. Si no se con­tro­la o si se agra­va, la dia­be­tes pue­de da­ñar los va­sos san­guí­neos en la re­ti­na (la par­te de atrás del ojo). En la ma­yo­ría de las per­so­nas, es­tos cam­bios tem­pra­nos no cau­san pro­ble­mas sig­ni­fi­ca­ti­vos en la vi­sión. Pe­ro si la dia­be­tes se agu­di­za o si los cam­bios pro­gre­san sin que se de­tec­ten, pue­den dar lu­gar a la dis­mi­nu­ción en la vi­sión (re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca de di­fe­ren­tes gra­dos) o in­clu­so a la ce­gue­ra. 5. Lla­gas que de­mo­ran en sa­nar­se e in­fec­cio­nes fre­cuen­tes. Am­bas co­sas pa­re­cen ser más fre­cuen­tes en los dia­bé­ti­cos. No se sa­be a cien­cia cier­ta la cau­sa. Pue­de de­ber­se a que los ni­ve­les ele­va­dos de glu­co­sa que in­ter­fie­ren con el pro­ce­so na­tu­ral de sa­na­ción del cuer­po, y tam­bién su ca­pa­ci­dad de com­ba­tir las in­fec­cio­nes. En las mu­je­res son fre­cuen­tes en par­ti­cu­lar las in­fec­cio­nes va­gi­na­les cau­sa­das por hon­gos y las in­fec­cio­nes de la ve­ji­ga (cis­ti­tis). 6. En­tu­me­ci­mien­to o sen­sa­ción de hor­mi­gueo en los pies. Se de­be a que la ele­va­ción del azú­car o glu­co­sa en la san­gre que pue­de dar lu­gar a da­ños en las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas o en los ner­vios (se co­no­ce co­mo neu­ro­pa­tía dia­bé­ti­ca). No se re­fie­re a que en sí cau­se an­sie­dad. Se re­fie­re, por ejem­plo, a una sen­sa­ción de ar­dor en los pies. 7. En­cías ro­jas, hin­cha­das o ado­lo­ri­das. La dia­be­tes pue­de de­bi­li­tar la ca­pa­ci­dad de tu cuer­po pa­ra com­ba­tir los gér­me­nes, lo que au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar in­fec­cio­nes en tus en­cías y en los hue­sos que man­tie­nen los dien­tes en su lu­gar. Es po­si­ble que las en­cías se se­pa­ren de los dien­tes y és­tos se aflo­jen, o que se for­men lla­gas en las en­cías, so­bre to­do si tie­nes una in­fec­ción en ellas an­tes del co­mien­zo de la dia­be­tes. Otros fac­to­res que de­bes te­ner en cuen­ta: Te­ner so­bre­pe­so, ha­ber pa­de­ci­do de dia­be­tes du­ran­te un em­ba­ra­zo (dia­be­tes ges­ta­cio­nal) y te­ner an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de dia­be­tes. Es im­por­tan­te fi­jar­se en las po­si­bles se­ña­les de la dia­be­tes pa­ra de­tec­tar la en­fer­me­dad en sus ini­cios, an­tes de que ten­ga tiem­po de oca­sio­nar da­ños en tu or­ga­nis­mo. Pe­ro co­mo la dia­be­tes a ve­ces no da sín­to­mas al prin­ci­pio, lo me­jor es que te ha­gas con­tro­les de los ni­ve­les de azú­car en la san­gre du­ran­te tus che­queos médicos re­gu­la­res. Si tus ni­ve­les es­tán ele­va­dos, tu mé­di­co pue­de ini­ciar el tra­ta­mien­to de in­me­dia­to. Si la dia­be­tes no se tra­ta, pue­de cau­sar da­ños se­rios en el cuer­po. Pe­ro si si­gues las in­di­ca­cio­nes de tu mé­di­co y par­ti­ci­pas ac­ti­va­men­te en el tra­ta­mien­to, es­ta­rás po­nien­do tu gra­ni­to de are­na pa­ra ma­ne­jar la dia­be­tes y lle­var una vi­da nor­mal y sa­lu­da­ble.

Sen­tir sed es uno de los sín­to­mas que de­bes te­ner en con­si­de­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.