Có­mo su­plir las ca­ren­cias de cal­cio du­ran­te el em­ba­ra­zo

Du­ran­te el pe­rio­do de ges­ta­ción es ne­ce­sa­rio in­ge­rir do­sis ma­yo­res de cal­cio, an­te eso, es ne­ce­sa­rio que cu­bras las ne­ce­si­da­des de es­te mi­ne­ral tan im­por­tan­te pa­ra tu sa­lud y la del be­bé

Ellas (Chile) - - Salud -

La in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa se pro­du­ce cuan­do el or­ga­nis­mo no es ca­paz de di­ge­rir el azú­car de la le­che. Ese azú­car, lla­ma­do lac­to­sa, es­tá pre­sen­te en la le­che hu­ma­na, en la de va­ca y en la de ca­bra. Pa­ra po­der di­ge­rir­lo el in­tes­tino ne­ce­si­ta una en­zi­ma lla­ma­da lac­ta­sa y si es­ta es de­fi­cien­te, se pro­du­ce la in­to­le­ran­cia.

Los sín­to­mas más co­mu­nes de la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa son la pe­sa­dez, el do­lor ab­do­mi­nal, los ga­ses o la dia­rrea. Por eso, las per­so­nas que la su­fren tie­nen que evi­tar el con­su­mo de pro­duc­tos con lac­to­sa en la me­di­da de lo po­si­ble. Sin em­bar­go, esos ali­men­tos son la prin­ci­pal fuen­te de cal­cio, por lo que es ne­ce­sa­rio co­no­cer las al­ter­na­ti­vas pa­ra po­der ob­te­ner la do­sis dia­ria ne­ce­sa­ria, es­pe­cial­men­te du­ran­te el em­ba­ra­zo. La le­che y sus de­ri­va­dos son ali­men­tos re­co­men­da­dos en esa eta­pa, de he­cho, las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de cal­cio al día son ma­yo­res du­ran­te la ges­ta­ción: 800 mg en el pri­mer tri­mes­tre y mil 400 mg en el se­gun­do. Es­to es así por­que el cal­cio es pri­mor­dial pa­ra la cons­truc­ción de los hue­sos y si se pro­du­ce una ca­ren­cia, se pue­den ver afec­ta­dos los dien­tes y los hue­sos tan­to de la ma­dre co­mo del be­bé. Pe­ro, ¡no te preo­cu­pes! Exis­ten op­cio­nes pa­ra los in­to­le­ran­tes: los pro­duc­tos sin lac­to­sa y otros ali­men­tos con cal­cio se­rán tus alia­dos.

CÓ­MO OB­TE­NER EL CAL­CIO QUE NE­CE­SI­TAS

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es con­sul­tar a tu mé­di­co. Se­rá el en­car­ga­do de dar­te las me­jo­res pau­tas pa­ra cu­brir tus ne­ce­si­da­des de cal­cio du­ran­te el em­ba­ra­zo de una for­ma adap­ta­da a tu in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa. Por suer­te, ca­da vez exis­ten más al­ter­na­ti­vas de pro­duc­tos sin lac­to­sa en el mer­ca­do. Des­de le­che sin lac­to­sa has­ta yo­gu­res, que­so o, in­clu­so, ¡he­la­dos sin lac­to­sa!

De es­ta for­ma po­drás con­su­mir lác­teos sin su­frir nin­gu­na con­se­cuen­cia. A la ho­ra de ele­gir es­tos pro­duc­tos, te re­co­men­da­mos que te fi­jes en el eti­que­ta­do y te ase­gu­res de que el lo­go que in­di­ca que no tie­ne lac­to­sa sea de al­gu­na aso­cia­ción ex­ter­na a las mar­cas. Ade­más, de­bes sa­ber que hay otros ali­men­tos, apar­te de los lác­teos, que con­tie­nen cal­cio. Las len­te­jas, los gar­ban­zos, el bró­co­li, las es­pi­na­cas, el sé­sa­mo o las acel­gas son al­gu­nos de ellos. Te re­co­men­da­mos que los in­clu­yas en tus me­nús, ya que tam­bién tie­nen otros nu­trien­tes muy be­ne­fi­cio­sos pa­ra tu sa­lud.

No obs­tan­te, si tu mé­di­co lo con­si­de­ra ne­ce­sa­rio, pue­de re­co­men­dar­te que to­mes su­ple­men­tos de cal­cio pa­ra evi­tar que se pro­duz­ca al­gu­na com­pli­ca­ción co­mo con­se­cuen­cia de la ca­ren­cia de es­te mi­ne­ral.

Fuen­te: En­fe­me­nino.

Las le­gum­bres, y otros ali­men­tos, son al­tos en cal­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.