Edu­car, for­mar

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

¿Qué es edu­car? “Edu­car es for­mar per­so­nas ap­tas pa­ra go­ber­nar­se a sí mis­mas y no pa­ra ser go­ber­na­das por otros”, (fi­ló­so­fo Her­bert Spen­cer).

Des­cu­brí un gran pen­sa­dor bri­tá­ni­co que ade­más era si­có­lo­go y al leer es­te pen­sa­mien­to y es­cu­char día a día a los ni­ños y pa­dres de hoy res­pec­to a pe­dir, pe­dir y pe­dir a los otros que me­jo­ren la edu­ca­ción, que ha­ya más li­ber­tad, que cam­bien de rec­tor, que gra­tui­dad, que li­ber­tad, que edu­quen a “mis hi­jos”, que cui­den a “mis hi­jos”. to­do me ha­ce sen­ti­do, me ha­ce pen­sar y pre­gun­tar­me: ¿es­ta­mos edu­can­do, es­ta­mos for­man­do real­men­te a nues­tros hi­jos, o es­ta­mos de­jan­do que la ca­lle, los co­le­gios, el es­ta­do los for­me y los edu­que? Cuan­tas pa­ta­le­tas ve­mos a dia­rio de los ni­ños has­ta que los pa­dres ce­den por el que di­rá la gen­te, pa­ra que no llo­re, pa­ra que los de­jen tran­qui­los, ce­den y ce­den y los de­jan ser. ¿Cuán­tos si­có­lo­gos hoy in­sis­ten en que no se de­be cas­ti­gar, no se de­be ser au­to­ri­ta­rio? Una pal­ma­da a un ni­ño es ca­si un de­li­to, es más, un ni­ño que lla­me al te­lé­fono xxx y di­ce que lo cas­ti­ga­ron, esos pa­dres en­tran a un círcu­lo de la jus­ti­cia, de si­có­lo­gos y de eva­lua­ción al pun­to de arries­gar la tui­ción de sus hi­jos. ¿Qué es­ta­mos for­man­do? To­do se lo pe­di­mos al Es­ta­do, a la na­na, al otro. To­do es cul­pa de otro, mien­tras los pa­dres da­mos prio­ri­dad al “te­ner, al pa­re­cer, al te­lé­fono ce­lu­lar, a ins­ta­lar­les en su ha­bi­ta­ción: compu­tador, te­le­vi­sor, ce­lu­lar, ban­de­ja con co­mi­da, to­da la cha­ta­rra que me pi­da y pre­miar­lo con dinero pa­ra que no mo­les­te, pa­ra po­der sa­lir tran­qui­la, in­clu­so au­to y dinero”. Los hi­jos des­de pe­que­ños ma­ni­pu­lan y exi­gen aten­ción y des­de pe­que­ños los pa­dres les dan to­do, to­do pa­ra que no mo­les­ten. Los pa­dres tra­ba­jan pa­ra ob­te­ner bie­nes y se ol­vi­da­ron de in­cul­car va­lo­res, se ol­vi­da­ron de la for­ma­ción de los se­res hu­ma­nos “pa­ra su au­to­no­mía, pa­ra su su­pera­ción, pa­ra ser hom­bres de bien y no de­pen­der, pa­ra go­ber­nar­se a si mis­mo, pa­ra de­cir que no, pa­ra cui­dar­se, pa­ra que­rer­se. Hoy ve­mos a una gran par­te de la ju­ven­tud que no tie­ne iden­ti­dad, no se cui­da, no se va­lo­ra, no tie­ne am­bi­cio­nes per­so­na­les, sal­vo el “te­ner”, no sa­ben que sen­de­ro se­guir, pi­den ese año sa­bá­ti­co des­pués de 4to. me­dio, y otros no le en­cuen­tran sen­ti­do a es­tu­diar, quie­ren dinero fá­cil, fa­ma fá­cil.

Hoy es­cu­ché a una ma­dre de­cir: ¡No sé qué ha­cer pa­ra que es­tu­die, no quie­re ir al co­le­gio y ahí la de­jé en la ca­sa, ella des­pués se en­tre­tie­ne en el compu­tador y cuan­do lle­go a la no­che, es­tá en la ca­sa, tie­ne ami­gas, pe­ro cuan­do yo es­toy no les per­mi­to que en­tren, pre­fie­ro que sal­ga fue­ra de mi vis­ta con ellas, a ve­ces se que­da en sus ca­sas, pe­ro de­lan­te de mí no! ¿De qué se tra­ta es­to?

Fór­mu­las exi­to­sas no exis­ten, pe­ro el sen­ti­do co­mún me di­ce que: Yo soy la ma­má, yo mar­co la can­cha, yo doy el ejem­plo. De­cir que no pa­ra siem­pre, dar­les res­pon­sa­bi­li­da­des, se co­mien­za por su es­pa­cio or­de­na­do, re­pi­tién­do­les una y mil ve­ces, no se acep­ta el “no quie­ro” ir al co­le­gio, co­mer, le­van­tar­me, se in­ves­ti­gan los pri­me­ros “no quie­ro”, se va al co­le­gio, se obli­ga, se re­vi­san ta­reas, se sa­be quié­nes son sus amis­ta­des, se les ha­ce ca­ri­ño, se les to­ca, se les di­ce que los ama­mos, se les di­ce que te sien­tes or­gu­llo­sa de ha­ber­la o ha­ber­lo pa­ri­do. Se les di­ce lo bueno y lo ma­lo, se les da una me­sa­da aus­te­ra de 100 pe­sos co­mo for­ma­ción pa­ra que apren­dan a com­prar. Los pa­dres les pro­vee­mos de to­do, pe­ro no de más, no to­do lo que quie­ren por­que de esa ma­ne­ra no los de­ja­mos an­he­lar, so­ñar, no los de­ja­mos ga­nar­se el pan. De­ben sa­ber que to­do cues­ta un sa­cri­fi­cio, se les pre­mia con ca­ri­ño, per­mi­sos, pe­ro no con dinero. De­ben apren­der a go­ber­nar­se a si mis­mo, a lim­piar su en­torno, a que­rer­se, a ad­mi­nis­trar su tiem­po y esos 100 pe­sos. De­ben apren­der a de­cir no, a su­pe­rar­se, a reír, a pos­ter­gar­se por una bue­na cau­sa. “Edu­cad a los ni­ños y no se­rá ne­ce­sa­rio cas­ti­gar a los hom­bres”, edu­car sig­ni­fi­ca me­nos cár­ce­les, me­nos muer­tes, me­nos vio­la­cio­nes, me­nos fe­mi­ci­dios, me­nos Se­na­me, me­nos dro­gas, me­nos co­rrup­ción, una so­cie­dad me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.