Mo­ti­vos por los cua­les una ci­ru­gía pue­de fra­ca­sar

Fal­sear exá­me­nes médicos, ocul­tar his­to­rial clí­ni­co y no guar­dar re­po­so son los prin­ci­pa­les erro­res que lle­van a que una ope­ra­ción no sal­ga bien

Ellas (Chile) - - Salud -

Siem­pre se ha te­ni­do la idea que la res­pon­sa­bi­li­dad del éxi­to en una ci­ru­gía plás­ti­ca, re­cae ex­clu­si­va­men­te en el mé­di­co que la rea­li­za. No obs­tan­te, mu­chas ve­ces son los pa­cien­tes quie­nes no to­man en cuen­ta las in­di­ca­cio­nes de los médicos, otros en­tre­gan in­for­ma­ción par­cia­li­za­da y otros sim­ple­men­te no se ase­so­ran ade­cua­da­men­te.

Es por es­to que el ci­ru­jano plás­ti­co Ro­ber­to Pra­do ela­bo­ró una lis­ta de los prin­ci­pa­les erro­res o des­cui­dos de los pa­cien­tes: 1.- Che­quear al mé­di­co y su equi­po: An­tes de so­me­ter­se a cual­quier ci­ru­gía plás­ti­ca y es­té­ti­ca, al pa­cien­te se le pi­de que ve­ri­fi­que que quien lo ope­ra­rá sea un es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía plás­ti­ca y re­cons­truc­ti­va, no un mé­di­co que ha he­cho un par de cur­sos o ac­tua­li­za­cio­nes. Igual­men­te, que cuen­te con un equi­po mé­di­co idó­neo y con unas ins­ta­la­cio­nes ade­cua­das que cum­plan con to­dos los re­qui­si­tos. To­da es­ta in­for­ma­ción se pue­de ve­ri­fi­car y am­pliar con la So­cie­dad Chi­le­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca y Re­cons­truc­ti­va-SCCP-. 2.- Fal­sear exá­me­nes médicos: No son po­cos los ca­sos en que los pa­cien­tes, con el áni­mo de lo­grar la ci­ru­gía desea­da a cos­ta de to­do, de­ci­den cam­biar los re­sul­ta­dos de ma­ne­ra frau­du­len­ta y lle­var­los así al ci­ru­jano, al rea­li­zar­se los exá­me­nes obli­ga­to­rios que exi­ge el mé­di­co y que re­sul­tan ne­ga­ti­vos pa­ra la in­ter­ven­ción. 3.- Ocul­tar his­to­rial clí­ni­co: Otros pa­cien­tes de­ci­den ocul­tar in­for­ma­ción o la dan frag­men­ta­da cuan­do sa­ben que es vi­tal co­no­cer to­do su his­to­rial mé­di­co y fa­mi­liar. Exis­ten mu­chos ca­sos en que el pa­cien­te al sa­ber lo im­por­tan­te de co­no­cer to­dos sus an­te­ce­den­tes médicos, en su de­ses­pe­ro por lo­grar la in­ter­ven­ción, de­ci­den no re­ve­lar que to­man me­di­ca­men­tos pa­ra en­fer­me­da­des que pue­den com­pli­car la ci­ru­gía co­mo por ejem­plo en ca­so de dia­be­tes, hi­per­ten­sión, pro­ble­mas car­día­cos, en­tre otros, o que han te­ni­do epi­so­dios médicos com­pli­ca­dos por al­gu­na en­fer­me­dad. Tam­bién han ocul­ta­do que han es­ta­do hos­pi­ta­li­za­dos o que tie­nen cier­to nú­me­ro de ci­ru­gías pa­sa­das, por­que sa­ben que pue­den no ser can­di­da­tos pa­ra esa ci­ru­gía plás­ti­ca o que su­fren en ese mo­men­to de al­gu­na en­fer­me­dad que los obli­ga a lle­var un tra­ta­mien­to, si­tua­cio­nes que, al no ser del co­no­ci­mien­to pleno del ci­ru­jano, pue­den pro­vo­car re­sul­ta­dos fu­nes­tos, co­mo mu­chos de los ca­sos que se co­no­cen no só­lo en Chi­le, sino en to­do el mun­do. 4.- No guar­dar re­po­so ade­cua­do: Cual­quier ope­ra­ción, con­lle­va un pla­zo en el cual el pa­cien­te de­be guar­dar re­po­so, el cual evo­lu­cio­na­rá de­pen­dien­do de ca­da or­ga­nis­mo. Pe­ro hay pa­cien­tes que no guar­dan el re­po­so de­bi­do, vol­vien­do an­tes del tiem­po in­di­ca­do a ha­cer de­por­te y po­nien­do en ries­go la sa­lud del pa­cien­te. Pa­ra el doc­tor Pra­do, ci­ru­jano plás­ti­co y re­cons­truc­ti­vo, miem­bro de la SCCP, “el éxi­to en una ci­ru­gía plás­ti­ca es com­par­ti­do, y es vi­tal con­cien­ti­zar a quie­nes de­ci­den rea­li­zár­se­la. No es su­fi­cien­te bus­car al me­jor ci­ru­jano plás­ti­co y la me­jor clí­ni­ca, el más cos­to­so y la clí­ni­ca más ca­ra, cuan­do se tie­ne la cla­ri­dad de es­tar po­nien­do en ries­go la vi­da y la repu­tación de un mé­di­co por­que se rea­li­za­rá una ci­ru­gía plás­ti­ca, ba­jo el man­to de la men­ti­ra mé­di­ca”.

Hay pa­cien­tes que ocul­tan su his­to­rial mé­di­co con tal de con­se­guir ser ope­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.