Los “beauty freaks” y su ma­nual de uso

¿Qué es el sé­rum? ¿Ca­du­can las cre­mas? Es­tas son tí­pi­cas pre­gun­tas que nos he­mos he­cho y que aún no sa­be­mos res­pon­der con cer­te­za. “Ul­tra­cos­mé­ti­ca” es un ma­nual pa­ra cu­rio­sos, en­ten­di­dos y “beauty freaks” (fa­ná­ti­cos de la be­lle­za), que re­suel­ve du­das y of

Ellas (Chile) - - Portada -

Ma­ría Mar­tí­nez y Ana­bel Vás­quez son dos apa­sio­na­das de la be­lle­za que, sin pla­near­lo, han he­cho de su atrac­ción por la cos­mé­ti­ca una de­di­ca­ción, La­co­ni­cum, una tien­da de cos­mé­ti­ca on­li­ne que ofre­ce pro­duc­tos que ellas de­no­mi­nan “ul­tra­cos­mé­ti­ca”.

Un ti­po de cos­mé­ti­ca que han re­co­gi­do en un ma­nual de be­lle­za pa­ra cu­rio­sos, en­ten­di­dos y “beauty freaks”, ti­tu­la­do “Ul­tra­cos­mé­ti­ca” en que las em­pren­de­do­ras ha­cen un aná­li­sis ex­haus­ti­vo del mun­do beauty.

Un li­bro de be­lle­za que re­co­ge los se­cre­tos de cos­mé­ti­ca pa­ra la piel del ros­tro, del cuer­po y del ca­be­llo, y que fun­cio­na a mo­do de guía pa­ra no sen­tir­se per­di­do den­tro de es­te am­plio mun­do.

CO­NO­CER QUÉ ES LA UL­TRA­COS­MÉ­TI­CA

To­do ma­nual parte de una ba­se, en es­te ca­so co­no­cer qué es la cos­mé­ti­ca. Cuan­do se es­cu­cha es­ta pa­la­bra la ma­yo­ría de per­so­nas pien­san que se tra­ta ex­clu­si­va­men­te de maquillaje, pe­ro no, la cos­mé­ti­ca abar­ca to­do el cuer­po, de pies a ca­be­za, y no sólo es es­té­ti­ca, sino que tam­bién cum­ple una gran fun­ción en la sa­lud.

Exis­ten mu­chos ti­pos de cos­mé­ti­ca. Des­de su ori­gen, co­mo bio­ló­gi­ca, quí­mi­ca o ve­ga­na; por su fun­ción, co­mo re­la­jan­te, ex­fo­lian­te o pro­tec­to­ra; y has­ta se plas­ma en pro­duc­tos co­mo ve­las, eli­xi­res o es­pray.

Así, por ejem­plo, un pro­duc­to an­ti­ce­lu­lí­ti­co tam­bién es cos­mé­ti­co, y pue­de ser de ti­po ve­gano, cum­plir una fun­ción re­la­jan­te y apli­car­se en es­pray. Se­gún las au­to­ras “la cos­mé­ti­ca es una fuen­te de sa­tis­fac­ción, pe­ro tam­bién de pre­gun­tas”, por eso, con es­te li­bro, pre­ten­den dar res­pues­ta a pre­gun­tas co­mo: ¿Sa­bes có­mo usar lo que tie­nes en los es­tan­tes del ba­ño?, ¿qué son los sul­fa­tos y por qué es­tán de­mo­ni­za­dos?, ¿sa­bes la di­fe­ren­cia en­tre bio, na­tu­ral, eco­ló­gi­co y or­gá­ni­co?

CÓ­MO Y CUÁNDO CUI­DAR LA PIEL

La piel es el ór­gano más gran­de de nues­tro cuer­po y cum­ple una fun­ción de pro­tec­ción ante los fac­to­res ex­ter­nos que pue­dan da­ñar­lo, por ello su cui­da­do de­be ser im­po­lu­to, de pies a ca­be­za. Debemos tra­tar­la te­nien­do en cuen­ta el ti­po y las con­di­cio­nes de ca­da uno, ya que los pro­duc­tos que apli­que­mos so­bre ella sólo ha­rán efec­to si son com­pa­ti­bles con la mis­ma.

To­das las pie­les, ya sean gra­sas, mix­tas o se­cas, tie­nen unas con­di­cio­nes da­das por el rit­mo de vi­da, la ali­men­ta­ción o el pa­so del tiem­po. La con­di­ción de la piel pue­de ser sen­si­ble, si se en­cuen­tra irri­ta­da, ma­du­ra si se su­pe­ran los 45 años, o des­hi­dra­ta­da si la piel es­tá se­ca en ex­ce­so. In­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de piel, lo im­pres­cin­di­ble es man­te­ner­la siem­pre lim­pia y fres­ca, tan­to el ros­tro co­mo el res­to del cuer­po.

En cuan­to al ros­tro, una hi­dra­tan­te y una lim­pia­do­ra nun­ca de­ben fal­tar en la ru­ti­na de cui­da­dos. Exis­ten in­fi­ni­dad de pro­duc­tos con di­fe­ren­tes fór­mu­las pa­ra cum­plir la mis­ma fun­ción y com­pla­cer a to­do ti­po de pie­les, des­de lim­pia­do­ras en gel, toa­lli­tas o acei­tes, a hi­dra­tan­tes en cre­ma, bál­sa­mos o le­ches.

Pa­ra el cuer­po, la ru­ti­na si­gue sien­do igual, lim­piar e hi­dra­tar. Un gel de ba­ño, una es­pon­ja ex­fo­lian­te y una cre­ma o acei­te, de­ben de ser los pro­duc­tos básicos pa­ra el día a día.

Aho­ra bien, el cuer­po tam­bién pue­de te­ner im­per­fec­cio­nes, co­mo la ce­lu­li­tis o las es­trías, en ese ca­so exi­ge una ru­ti­na más es­pe­cí­fi­ca que Ma­ría Mar­tí­nez y Ana­bel Vás­quez re­su­men en “ul­tra­tips”, co­mo hi­dra­tar­se an­tes de dor­mir, pa­ra lo que acon­se­jan “de­jar la cre­ma en la me­si­lla jun­to al li­bro y las ga­fas” o di­fe­ren­ciar la ex­fo­lia­ción de la se­ma­na a la del fin de se­ma­na, cuan­do acon­se­jan cam­biar de pro­duc­to “pa­ra que sea ma­yor el efec­to em­bria­ga­dor”.

DOMAR AL CA­BE­LLO

Las mu­je­res te­ne­mos una re­la­ción de amor odio con nues­tro pe­lo. La li­ber­tad y la re­bel­día del ca­be­llo es lo que ha­ce que nun­ca es­te­mos con­ten­tas con nues­tra ima­gen, pe­ro que a la vez le vea­mos el atrac­ti­vo a nues­tra me­le­na.

Pei­na­dos co­mo las co­le­tas, las tren­zas o los ali­sa­dos ja­po­ne­ses no son el me­jor mé­to­do pa­ra con­tro­lar la re­bel­día de la me­le­na. El cui­da­do ca­pi­lar pre­vio al pei­na­do es lo que real­men­te do­ma al ca­be­llo y ha­ce que luz­ca co­mo si aca­bá­se­mos de sa­lir de la pe­lu­que­ría.

Cuan­do se la­va el ca­be­llo tam­bién se la­va el cue­ro ca­be­llu­do, que tam­bién es piel y, al igual que el res­to de la piel, re­quie­re un ti­po de cui­da­do es­pe­cial y tam­bién tie­ne sus im­pres­cin­di­bles en la ru­ti­na dia­ria de la­var y pei­nar.

Am­bas son ta­reas sen­ci­llas que de­be­rían de te­ner siem­pre el mis­mo re­sul­ta­do, pe­ro de­bi­do a los fac­to­res ex­ter­nos a los que el ca­be­llo se ve so­me­ti­do, es­te lu­ce di­fe­ren­te ca­da vez que se la­va.

Pa­ra que el re­sul­ta­do no sea no­ta­ble­men­te dis­tin­to en­tre un la­va­do y otro hay que se­guir unos “tips”, se­gún el ma­nual de Ul­tra­cos­mé­ti­ca.

El pro­duc­to que cui­da al cue­ro ca­be­llu­do es el sham­poo, por ello hay que ele­gir uno que sea com­pa­ti­ble con ese ti­po de piel, que tam­bién pue­de ser se­ca o gra­sa.

Tras apli­car el sham­poo pa­ra hi­dra­tar el ca­be­llo, lo esen­cial es apli­car un acon­di­cio­na­dor, una mas­ca­ri­lla o un sé­rum, pa­ra que el re­sul­ta­do al sa­lir de la ducha sea im­pe­ca­ble y se vea el ca­be­llo hi­dra­ta­do y ra­dian­do luz.

Te­nien­do en cuen­ta que el 98 por cien­to de las mu­je­res lle­va tin­tes en su pe­lo, los pro­duc­tos que se han de uti­li­zar de­ben de ser es­pe­cia­les pa­ra su cui­da­do.

En cuan­to al se­ca­do, es­te es un pa­so que mu­chas mu­je­res se sal­tan en su ru­ti­na dia­ria sa­lien­do a la ca­lle con el pe­lo em­pa­pa­do. Error. El se­ca­do es fundamental pa­ra con­tro­lar la re­bel­día del ca­be­llo.

Uti­li­zar un pro­duc­to pro­tec­tor del ca­lor ha­ce que el se­ca­dor no da­ñe la me­le­na y evi­ta la apa­ri­ción de pun­tas abier­tas.

EL MAQUILLAJE DE LAS ES­TRE­LLAS

No hay re­glas en el mun­do del “ma­keup” y las ten­den­cias las mar­ca la pro­pia per­so­na en fun­ción de sus gus­tos. Ma­qui­llar­se es una ta­rea di­ver­ti­da y li­bre que sa­ca la parte más crea­ti­va de ca­da una, o al me­nos así de­be de ser.

Pe­ro que la uti­li­za­ción del maquillaje no ten­ga sus re­glas no sig­ni­fi­ca que pre­pa­rar el ros­tro pa­ra su apli­ca­ción tam­po­co, de he­cho, es­te pa­so ha de ser im­pres­cin­di­ble pa­ra to­do el mun­do. Hi­dra­tar, di­fu­mi­nar y apli­car son los tres pa­sos del maquillaje pa­ra que es­te que­de im­pe­ca­ble. Cual­quier maquillaje de­be apli­car­se siem­pre so­bre una piel hi­dra­ta­da y lim­pia y la can­ti­dad de­be de ir de me­nos a más.

La for­ma de apli­car­lo, ya sea con los de­dos o con un pin­cel, de­be de ser có­mo­da y efec­ti­va pa­ra po­der in­te­grar­lo con el res­to de la piel sin ma­qui­llar. Y un tru­co in­fa­li­ble es el buen em­pleo del ilu­mi­na­dor, que de­be apli­car­se en pun­tos es­tra­té­gi­cos: so­bre las ce­jas, a los la­dos de las ale­tas de la na­riz y en­ci­ma del la­bio. ¡Pa­la­bra de ex­per­tas!

Una mo­de­lo se pre­pa­ra an­tes de un des­fi­le de la fir­ma aus­tra­lia­na Gin­ger & Smart.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.