Pa­re­ce que Chi­le due­le

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

Ne­ce­si­ta­mos tan­to del otro, tan­to de nues­tros igua­les o tan­to nos ne­ce­si­ta­mos en­tre se­res vi­vos, no me ima­gino sin ani­ma­les, sin plan­tas, no me ima­gino sin Sol, có­mo tam­po­co me ima­gino un Cac­tus en me­dio de un bos­que o un jaz­mín en me­dio del de­sier­to. No me ima­gino un ga­to en me­dio de la An­tár­ti­da, pe­ro nues­tra ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción por Dios que es in­creí­ble. Te­ne­mos tan­tas ar­mas pa­ra so­bre­vi­vir, pa­ra re­pro­du­cir­nos en cual­quier parte, in­ter­ac­tua­mos en cual­quier am­bien­te, pe­ro po­co a po­co se pro­du­cen va­ria­cio­nes, cam­bios del me­dio e igual so­bre­vi­vi­mos.

To­da una re­fle­xión res­pec­to a tan­to mi­gran­te en es­te país, en es­ta ciu­dad y ¿có­mo se adap­tan?, ¿có­mo so­bre­vi­ven con lo mí­ni­mo? Có­mo pue­den man­te­ner ale­gría en su en­torno si los mi­ra­mos ra­ro, si ellos de­ben en­con­trar­se di­fe­ren­te, sin du­da no so­mos igua­les fí­si­ca­men­te, no ha­blan chi­le­ni­to. ¿Có­mo su­pe­ran el mie­do?, ¿cuán­to stress les sig­ni­fi­ca­rá su arri­bo a un país en el que Sí son fo­ras­te­ros? Ob­vio que pa­ra ellos es un am­bien­te hos­til, ob­vio que pien­so co­mo to­dos us­te­des, ¡que la­ta tan­to y tan­to mi­gran­te, que la­ta tan­ta pro­pa­ga­ción y mu­ta­ción de en­fer­me­da­des, que la­ta tan­to ha­ci­na­mien­to! Por Dios los hos­pi­ta­les co­mo es­tán co­lap­sa­dos de per­so­nas de co­lor y ¿sa­ben cuál es la do­len­cia?, Chi­le, ¡Por Dios que me due­le es­te país!, así mis­mo, tal cual la fra­se de un hai­tiano en con­sul­ta mé­di­ca por fuer­tes do­lo­res de ca­be­za. Con­ten­ción, in­ter­ven­ción de su há­bi­tat, co­mu­ni­ca­ción, to­ma de con­cien­cia, Sol, len­gua­je, ca­ri­ño, res­pec­to, asu­mir nues­tro “pro­to­co­lo de vi­da”. Po­dría­mos en­se­ñar­les a fi­gu­rar, a ele­var su ego y des­equi­li­brar­se, a ser imi­ta­do­res y agran­da­dos. Po­dría­mos en­se­ñar­le co­mo se pue­de ser co­rrup­to, co­mo ven­der ima­gen. Te­ne­mos tan­to que en­se­ñar­les a es­tas per­so­nas un po­co trans­pa­ren­tes, inocen­tes, sub­de­sa­rro­lla­das y de co­lor di­fe­ren­te. Po­dría­mos en­se­ñar­le có­mo ha­bla el cuer­po tan di­fe­ren­te a lo ver­bal, por­que cru­za­mos la ve­re­da, los mi­ra­mos de reojo, ca­si ol­fa­tea­mos, que vi­van, tra­ba­jen y es­tu­dien le­jos de los míos, pe­ro ver­ba­li­zo so­li­da­ri­dad, con­se­cuen­cia. Mu­chos de ellos son abo­ga­dos, mé­di­cos, in­ge­nie­ros en su país y acá son Don Na­die, bom­be­ros de ben­ci­na, ba­rren el ter­mi­nal, pe­san la fru­ta y com­pran tres ca­be­zas de ajo con dos mo­rro­nes y los ven­den en la ca­lle, acá esos pro­fe­sio­na­les no tie­nen opor­tu­ni­da­des.

Me re­fie­ro a los hai­tia­nos, to­dos ha­bla­mos de ellos, son ellos los “ne­gri­tos”, na­die ha­bla de los co­lom­bia­nos, de los ve­ne­zo­la­nos, de los pe­rua­nos, y pa­ra ser ho­nes­ta con­mi­go y con us­te­des, los hai­tia­nos son las per­so­nas más inofen­si­vas y evi­tan me­ter­se en ri­ñas, en fies­tas noc­tur­nas, en pro­ble­mas. Ellos no dis­cu­ten, no co­mer­cia­li­zan dro­ga, ellos ca­be­za aba­jo tra­ba­jan, tra­ba­jan y tra­ba­jan, no tra­fi­can na­da des­de su país, creo que nos ha­cen bien pa­ra ser me­jo­res se­res hu­ma­nos, pe­ro el pa­dre del pa­dre, del pa­dre de mi pa­dre no en­se­ñó a sus hi­jos a aco­ger a per­so­nas de otro co­lor, na­die me di­jo que era nor­mal y es­toy apren­dien­do sola de la vi­da pa­ra que los hi­jos de los hi­jos de mis hi­jos, sean ca­pa­ces de con­vi­vir, aco­ger, acep­tar y sen­tar a la me­sa, y con­si­de­rar ami­go a una per­so­na hu­mil­de de di­fe­ren­te co­lor que sin du­da de­be te­ner va­lo­res tan igual o me­jo­res que los míos, que sin du­da son igual o más cul­tos que yo. Aho­ra me ima­gino su pro­ce­so de due­lo, de adap­ta­ción, de dis­cri­mi­na­ción, me ima­gino que los se­res vi­vos en­tre sí pue­den vi­vir, pe­ro pue­den pres­cin­dir unos de otros, pue­den de­sear vi­vir le­jos unos de otros y ser to­tal­men­te in­di­fe­ren­te unos con otros. Bas­ta­ría pen­sar que el Sol nos ca­lien­ta a to­dos por igual, un te­rre­mo­to nos pue­de afec­tar a to­dos, una guerra, una pan­de­mia, una bom­ba y en esos ca­sos se­ría­mos to­dos un bul­to igual a otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.