Có­mo eli­mi­nar la an­sie­dad cuan­do ha­ces die­ta

Si tu pro­pó­si­to es bajar de pe­so y te preo­cu­pa pa­sar­lo mal, es­tos con­se­jos pue­den ayu­dar­te

Ellas (Chile) - - Portada - Fuen­te: En­fe­me­nino.

¿Te has pro­pues­to adel­ga­zar? A ve­ces, ese in­ten­to de per­der al­gu­nos ki­li­tos se sue­le con­ver­tir en la peor de nues­tras pe­sa­di­llas y su­mar­se a to­das las si­tua­cio­nes de es­trés a la que es­tás so­me­ti­da nor­mal­men­te. ¡Pues eso se aca­bó! Si­gue es­tos con­se­jos pa­ra to­mar­te tu die­ta con cal­ma.

Son mu­chos los que aso­cian die­ta y an­sie­dad, pe­ro tran­qui­la, no tie­nes por qué su­frir con tu die­ta. Re­cuer­da que ca­da mu­jer tie­ne un rit­mo pa­ra adel­ga­zar y que, sin du­da, hay al­gu­nos ali­men­tos y tru­cos que te ayu­da­rán a re­du­cir la an­sie­dad y a con­se­guir man­te­ner una ali­men­ta­ción sa­na pa­ra po­ner­le tu me­jor son­ri­sa a es­ta vuel­ta a la ru­ti­na. Si quieres adel­ga­zar de for­ma fá­cil, se­gu­ra y sin es­fuer­zo, es­te es tu ar­tícu­lo.

¿POR QUÉ LA DIE­TA NOS PRO­VO­CA AN­SIE­DAD?

Si es­tás si­guien­do una die­ta pa­ra adel­ga­zar no de­be­rías su­frir an­sie­dad ya que el es­pe­cia­lis­ta ha pen­sa­do en las necesidades de tu cuer­po. Pe­ro no te preo­cu­pes, mu­chas ve­ces es nor­mal y tie­ne una ex­pli­ca­ción. No sen­ti­mos an­sie­dad a ni­vel fí­si­co sino más bien, a ni­vel psi­co­ló­gi­co. Cuan­do de­ja­mos de in­ge­rir hi­dra­tos de car­bono y azú­ca­res en la can­ti­dad que lo ha­cía­mos an­tes de em­pe­zar la die­ta, nues­tro ce­re­bro se en­ca­pri­cha con cier­tos ali­men­tos y por eso, la die­ta nos cau­sa an­sie­dad. Por es­te mo­ti­vo, po­si­ble­men­te, ten­gas mo­men­tos ba­jos en es­ta vuel­ta a la ru­ti­na y quieras co­mer ali­men­tos prohi­bi­dos co­mo los dul­ces o al­gu­nos pro­duc­tos con ex­ce­so de gra­sas. Pien­sa que tú eres más fuer­te y que tie­nes que po­der con­tro­lar tu ce­re­bro por­que, por lo ge­ne­ral, an­te es­tas si­tua­cio­nes, nues­tro es­tó­ma­go sí es­tá sa­cia­do.

LA SE­RO­TO­NI­NA ES LA CLA­VE

En si­tua­cio­nes de an­sie­dad, ne­ce­si­ta­mos un plus que de ali­men­tos que con­ten­gan trip­tó­fano, un ami­noá­ci­do esen­cial re­gu­la­dor de los ni­ve­les de la se­ro­to­ni­na que, co­mo bien sa­bes, es la “hor­mo­na del pla­cer” y la “hor­mo­na del hu­mor”. Co­mo ha­brás adi­vi­na­do, es com­pli­ca­do que te sien­tas bien ha­cien­do die­ta si los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na de tu cuer­po son ba­jos. ¿Y qué ali­men­tos ri­cos en trip­tó­fano te van a ayu­dar a au­men­tar es­tos ni­ve­les? Los lác­teos, los plá­ta­nos y los fru­tos se­cos con­tie­nen trip­tó­fano, por lo que es necesario que los aña­das a tus co­mi­das si su­fres an­sie­dad. Pue­des ayu­dar­te de lác­teos des­cre­ma­dos.

En el ca­so de los fru­tos se­cos, te re­co­men­da­mos que con­su­mas cua­tro o cin­co nue­ces dia­rias en tus días más du­ros. Te apor­ta­rán mag­ne­sio y se­rán un apoyo im­pres­cin­di­ble pa­ra su­pe­rar la an­sie­dad que te pro­vo­que la die­ta.

UN BÁ­SI­CO: LOS ALI­MEN­TOS IN­TE­GRA­LES

Po­si­ble­men­te, no­ta­rás la ma­yor an­sie­dad en tu die­ta en las ho­ras pre­vias a las co­mi­das más con­tun­den­tes. Pe­ro, ¡no pue­des de­caer! Aun­que de­bes se­guir las in­di­ca­cio­nes del es­pe­cia­lis­ta pa­ra el ape­ri­ti­vo de me­dia mañana y pa­ra la me­rien­da, te re­co­men­da­mos que pre­gun­tes si po­drías in­cluir ali­men­tos in­te­gra­les.

Los ce­rea­les tie­nen una gran ca­pa­ci­dad pa­ra sa­ciar nues­tro ape­ti­to. Pue­des pro­bar, por ejem­plo, con una ba­rri­ta de ce­rea­les. O, si no te gus­tan, una bue­na op­ción es in­cluir en tu yo­gur des­na­ta­do la fru­ta que desees y al­gún ti­po de se­mi­llas co­mo las de chía, por ejem­plo.

BE­BER AGUA ES IM­PRES­CIN­DI­BLE

Uno de tus man­tras en es­tos días de die­ta de­be ser: ¡Agua, agua, agua! Si es im­pres­cin­di­ble cuan­do no es­ta­mos ha­cien­do die­ta, lo es más aún cuan­do es­tás en ello. Por eso, be­ber co­mo mí­ni­mo un li­tro y me­dio dia­rio es fun­da­men­tal. Ade­más, be­ber un va­so de agua diez mi­nu­tos an­tes de la hora de co­mer te ayu­da­rá a lle­gar con me­nos an­sia a la hora de la co­mi­da y ayu­da­rá a tu cuer­po a me­ta­bo­li­zar las gra­sas que con­su­mas en esa in­ges­ta. Re­cuer­da que cuan­ta más agua be­bas, más fá­cil se­rá pa­ra tu cuer­po ex­pul­sar to­do aque­llo que le so­bra.

Aun­que seas pro­pen­sa a la re­ten­ción de lí­qui­dos, no te preo­cu­pes por be­ber agua du­ran­te la co­mi­da. De he­cho, no­ta­rás el efec­to sa­cian­te y sen­ti­rás la sen­sa­ción de es­tó­ma­go lleno más rá­pi­da­men­te.

DES­DE EL LE­JANO HI­MA­LA­YA: BA­YAS DE GOJI

Ya ha­ce más de cin­co mil años que chi­nos y ti­be­ta­nos uti­li­za­ban es­tos pe­que­ños fru­tos que ayu­dan a me­jo­rar las fun­cio­nes he­pá­ti­cas, la vis­ta y, co­mo ellos mis­mos pen­sa­ban, es un an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral que pro­mue­ve la lon­ge­vi­dad. Se tra­ta de uno de los ali­men­tos más ri­cos en nu­trien­tes que nos pue­de dar la na­tu­ra­le­za con un am­plio aba­ni­co de fi­to­nu­trien­tes, an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas. Por si to­do es­to fuese po­co, las ba­yas de goji tie­nen tam­bién una ca­pa­ci­dad sa­cian­te que te ayu­da­rá a cal­mar tu an­sie­dad du­ran­te es­tos di­fí­ci­les me­ses de die­tas. Hay di­ver­sas for­mas de in­cluir es­ta plan­ta en tu die­ta: por ejem­plo, pue­de ser en un té, en un ba­ti­do de fru­tas, es­pol­vo­reán­do­la en­ci­ma de fru­tos se­cos o ce­rea­les o, si eres una ‘co­ci­ni­llas’, po­drás in­tro­du­cir­la en la ma­sa de tu pro­pio pan.

No son re­co­men­da­bles pa­ra per­so­nas que ten­gan co­les­te­rol al­to o pa­dez­can dia­be­tes, así que con­sul­ta con tu mé­di­co an­tes de co­men­zar a in­ge­rir­las por­que pue­den re­sul­tar da­ñi­nas pa­ra tu or­ga­nis­mo en al­guno de es­tos ca­sos.

DA­TE AL­GÚN CA­PRI­CHO

Co­mo ya te he­mos con­ta­do, la an­sie­dad cuan­do es­ta­mos ha­cien­do die­ta se ge­ne­ra por­que nues­tro ce­re­bro se en­ca­pri­cha con un ali­men­to que no po­de­mos co­mer y nos ha­ce creer que ne­ce­si­ta­mos co­mi­da cuan­do en reali­dad ya he­mos sa­cia­do nues­tro ape­ti­to.

Lo me­jor que pue­des ha­cer es de­di­car­te a esos pe­que­ños vi­cios que no ha­cen da­ño a na­die y que man­ten­drán tu ca­be­za ocu­pa­da: pue­des pa­sar el día de com­pras con tus ami­gas, de­di­car una tar­de a po­ner­te gua­pa en la pe­lu­que­ría, or­ga­ni­zar pla­nes con tu pa­re­ja, leer un buen li­bro du­ran­te ho­ras, pa­sar un día en el cam­po... Cual­quie­ra de es­tos pla­nes ape­te­ci­bles pue­den ayu­dar­te a li­be­rar ten­sio­nes y ol­vi­dar­te de la an­sie­dad.

Y pa­ra pi­car en­tre ho­ras sin sal­tar­te la die­ta lo me­jor es re­cu­rrir a ali­men­tos ba­jos en ca­lo­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.