Sie­te cla­ves pa­ra in­cre­men­tar la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na

Se­gún los es­tu­dios más re­cien­tes, ca­da vez, la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des se re­du­ce más

Ellas (Chile) - - Portada -

¿Sa­bía que la ca­li­dad de la es­per­ma hu­ma­na vie­ne de­cli­nan­do pro­gre­si­va­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, por di­ver­sas cau­sas, tan­to am­bien­ta­les co­mo re­la­cio­na­das con el es­ti­lo de vi­da? La can­ti­dad de es­per­ma­to­zoi­des que con­tie­ne el se­men de los hom­bres oc­ci­den­ta­les es­tá ba­jan­do de for­ma con­ti­nua y sig­ni­fi­ca­ti­va, se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad He­brea de Jerusalén, HUJI, en Is­rael, y de la Es­cue­la Icahn de Me­di­ci­na de Mount Si­nai, en Nue­va York (EE.UU).

Un ex­haus­ti­vo me­ta-aná­li­sis de in­ves­ti­ga­cio­nes efec­tua­das en­tre 1973 y 2011 ha des­cu­bier­to que la pre­sen­cia de es­per­ma­to­zoi­des –cal­cu­la­da por me­dio de dos me­di­cio­nes lla­ma­das con­teo y con­cen­tra­ción del es­per­ma- en el se­men de los va­ro­nes de Nor­tea­mé­ri­ca, Eu­ro­pa, Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da ha ba­ja­do más de un 50% en al­re­de­dor de 40 años. Por el con­tra­rio, no se ob­ser­vó una dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en la ca­li­dad es­per­má­ti­ca de los hom­bres de Amé­ri­ca del Sur, Asia y Áfri­ca, aun­que allí se han rea­li­za­do mu­chos me­nos es­tu­dios, se­gún los au­to­res de es­ta in­ves­ti­ga­ción. “Es­te aná­li­sis es una lla­ma­da de aten­ción ur­gen­te pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res y au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias pa­ra in­ves­ti­gar las cau­sas de la fuer­te caí­da en el con­teo de es­per­ma­to­zoi­des”, se­ña­ló el doc­tor Ha­gai Le­vi­ne.

CUAN­DO EL MA­TE­RIAL GE­NÉ­TI­CO SE FRAGMENTA

“Des­de ha­ce años se pu­bli­can ar­tícu­los cien­tí­fi­cos que aler­tan so­bre el de­te­rio­ro de la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des”, se­gún el doc­tor Jan Te­sa­rik, es­pe­cia­lis­ta en fer­ti­li­dad hu­ma­na.

El equi­po de Te­sa­rik ha he­cho un apor­te clave a es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes, al ha­ber re­co­gi­do y eva­lua­do sis­te­má­ti­ca­men­te y des­de ha­ce más de 20 años el ADN (ma­te­rial ge­né­ti­co) de los es­per­ma­to­zoi­des de pa­cien­tes con pro­ble­mas de fer­ti­li­dad, y ana­li­zar una ca­rac­te­rís­ti­ca que in­flu­ye en su ca­li­dad, co­mo es su in­te­gri­dad. La frag­men­ta­ción del ADN es­per­má­ti­co (la ro­tu­ra o le­sio­nes en el ma­te­rial ge­né­ti­co de los es­per­ma­to­zoi­des) es una de las cau­sas de in­fer­ti­li­dad mas­cu­li­na y uno de los pa­rá­me­tros que se ana­li­zan en los prin­ci­pa­les cen­tros de re­pro­duc­ción asis­ti­da. “Aun­que no hay un con­sen­so ge­ne­ral, di­fe­ren­tes es­tu­dios ase­gu­ran que la frag­men­ta­ción del ADN de los es­per­ma­to­zoi­des pue­de re­du­cir la fer­ti­li­dad del hom­bre, pro­vo­car abor­tos en em­ba­ra­zos y ge­ne­rar pro­ble­mas de sa­lud en los re­cién na­ci­dos, aun­que la ma­yor, me­nor o nu­la in­ci­den­cia de es­tas va­ria­bles se re­la­cio­na con los ge­nes frag­men­ta­dos”, ex­pli­có Te­sa­rik. “Los da­tos de­mues­tran que hoy los hom­bres de la mis­ma edad su­fren más da­ño en el ADN de los es­per­ma­to­zoi­des que los de ha­ce 20 años. Se tra­ta de un de­te­rio­ro pro­gre­si­vo, len­to pe­ro evi­den­te”, se­ña­ló Te­sa­rik, aña­dien­do que “pa­re­ce ser una ten­den­cia mun­dial, pe­ro no hay da­tos exac­tos”.

El da­ño del ADN de los es­per­ma­to­zoi­des tien­de a ser más al­to en fu­ma­do­res y en hom­bres ex­pues­tos pro­fe­sio­nal­men­te a di­fe­ren­tes subs­tan­cias tó­xi­cas, y tam­bién se de­ri­va de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, co­mo la con­ta­mi­na­ción del ai­re, agua y ali­men­tos, el con­su­mo de al­cohol y dro­gas, se­gún es­te ex­per­to. “La tem­pe­ra­tu­ra tes­ti­cu­lar ele­va­da, va­rias pa­to­lo­gías co­mo la crip­tor­qui­dia, va­ri­co­ce­le, pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios o in­fec­ción del trac­to ge­ni­tal, cáncer, epi­so­dios fe­bri­les y es­trés, son pro­ble­mas de sa­lud que pue­den per­ju­di­car el ma­te­rial ge­né­ti­co de los es­per­ma­to­zoi­des. Tam­bién con­tri­bu­yen al de­te­rio­ro es­per­má­ti­co al­gu­nos há­bi­tos per­so­na­les apa­ren­te­men­te irre­le­van­tes, co­mo el uso re­gu­lar de ba­ños ca­lien­tes o de la sau­na, la ro­pa ajus­ta­da y la prác­ti­ca de cier­tos de­por­tes”, apun­tó Te­sa­rik. Afor­tu­na­da­men­te, hay co­sas que to­dos los hom­bres pue­den ha­cer pa­ra me­jo­rar el ADN de sus es­per­ma­to­zoi­des, se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta: 1. Ha­ga el amor más a me­nu­do. “Ha­cer el amor con más fre­cuen­cia me­jo­ra la ca­li­dad del ADN de los es­per­ma­to­zoi­des, que es peor en los hom­bres que eya­cu­lan po­co”, se­gún el doc­tor Jan Te­sa­rik,

Pa­ra Te­sa­rik la fre­cuen­cia se­xual acon­se­ja­ble “es por lo me­nos 2-3 ve­ces a la se­ma­na, pe­ro, en ge­ne­ral, los hom­bres ten­drían que eya­cu­lar lo má­xi­mo po­si­ble siem­pre. Con po­ca fre­cuen­cia de eya­cu­la­ción ba­ja la li­bi­do y se de­te­rio­ra la ca­li­dad de la erec­ción. Ade­más, con la edad avan­za­da es aún más im­por­tan­te por­que eya­cu­lar es la me­jor pre­ven­ción de la hi­per­tro­fia (agran­da­mien­to) de la prós­ta­ta, que pue­de de­ge­ne­rar en un cáncer”, re­cal­có.

2. Prac­ti­que de­por­tes con mo­de­ra­ción. “Los de­por­tes que pro­du­cen mi­cro­trau­mas de los tes­tícu­los, co­mo mon­tar en bi­ci­cle­ta o cual­quier ac­ti­vi­dad de­por­ti­va que se ejer­ce con de­ma­sia­da in­ten­si­dad, pue­de pro­du­cir la ba­ja­da de la ca­li­dad de es­per­ma­to­zoi­des, en ge­ne­ral, y de su ADN en par­ti­cu­lar”, se­ña­ló el doc­tor.

3. Con­su­ma ali­men­tos alia­dos del se­men. “To­dos ali­men­tos y to­das be­bi­das que apor­tan vi­ta­mi­na C y otros com­po­nen­tes con ac­ti­vi­dad an­ti­oxi­dan­te ayu­dan a pro­te­ger el ADN de los es­per­ma­to­zoi­des. “Se tra­ta so­bre to­do de fru­tas y ver­du­ras, pe­ro tam­bién sir­ven nue­ces, pes­ca­do, ma­ris­co, hí­ga­do, hue­vos, fru­tos se­cos, ce­rea­les in­te­gra­les y le­gum­bres”, se­gún Te­sa­rik. 4. Evi­te la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al ca­lor. “Los ba­ños ca­lien­tes o el sau­na pue­den tam­bién con­tri­buir al de­te­rio­ro es­per­má­ti­co, pe­ro so­lo se pue­de ha­blar de un pe­li­gro si se tra­ta de un uso pro­lon­ga­do y re­gu­lar”, se­gún Te­sa­rik.

5. Re­duz­ca el uso de in­du­men­ta­ria ajus­ta­da. La tem­pe­ra­tu­ra ideal de los tes­tícu­los es de unos gra­dos más ba­ja que la del res­to del cuer­po, por es­ta ra­zón se ubi­can fue­ra del cuer­po, a la di­fe­ren­cia de los ova­rios fe­me­ni­nos. “Si la ro­pa em­pu­ja los tes­tícu­los con­tra el cuer­po, su en­fria­mien­to se re­du­ce, y es­te pe­li­gro au­men­ta cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re ex­te­rior es ele­va­da, so­bre to­do si du­ra mu­cho tiem­po, por lo tan­to, ba­ñar­se con un ba­ña­dor ajus­ta­do no en­tra­ña ries­go al­guno, pe­ro el uso de la ro­pa ajus­ta­da se ten­dría que li­mi­tar al mí­ni­mo du­ran­te el ve­rano, es­pe­cial­men­te en lu­ga­res con al­ta tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior”, ad­vier­te el es­pe­cia­lis­ta.

6. Man­ten­ga un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. Ade­más de la ac­ti­vi­dad se­xual re­gu­lar, Te­sa­rik re­co­men­dó tra­tar de re­du­cir el es­trés, co­mer y be­ber pro­duc­tos fres­cos y de ma­ne­ra equi­li­bra­da y evi­tar há­bi­tos no sa­lu­da­bles, co­mo el ta­ba­co y las dro­gas. 7. Re­cu­rra a los tra­ta­mien­tos mé­di­cos. En aque­llos ca­sos en que los an­te­rio­res mé­to­dos “na­tu­ra­les” no son su­fi­cien­tes, “es desea­ble acu­dir a un cen­tro es­pe­cia­li­za­do pa­ra efec­tuar el diag­nós­ti­co y ele­gir el tra­ta­mien­to ade­cua­do”, su­gi­rió es­te es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na de la re­pro­duc­ción.

Los ba­ños ca­lien­tes o el sau­na pue­den tam­bién con­tri­buir al de­te­rio­ro es­per­má­ti­co, pe­ro so­lo se pue­de ha­blar de un pe­li­gro si se tra­ta de un uso pro­lon­ga­do y re­gu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.