Dos can­cio­nes pa­ra mu­chas ami­gas

Ellas (Chile) - - Noticias - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

1.- “Cuan­do es­tás tris­te y tie­nes pro­ble­mas, ne­ce­si­tas amor. Cuan­do na­da, na­da te sal­ga bien, cie­rra los ojos y pien­sa en mí, es­ta­ré pron­to allí pa­ra ilu­mi­nar has­ta tu no­che más obs­cu­ra, so­lo men­cio­na mi nom­bre y sa­bes que don­de quie­ra que es­té, iré co­rrien­do, ¡si sa­bes que lo ha­re!, pa­ra vol­ver­te a ver, in­vierno, pri­ma­ve­ra, ve­rano y oto­ño, so­lo tie­nes que lla­ma­re y es­ta­ré allí, ¡sí, es­ta­ré!, tie­nes una ami­ga. Si el cie­lo so­bre ti se obs­cu­re­cie­ra y se lle­na­ra de nu­bes y el vien­to del nor­te em­pe­za­ra a so­plar, no pier­das la ca­be­za y men­cio­na mi nom­bre en voz al­ta y pron­to gol­pea­ré a tu puer­ta, so­lo men­cio­na mi nom­bre y sa­bes que don­de quie­ra que es­té, iré co­rrien­do pa­ra vol­ver­te a ver, pa­ra ver­te una vez y otra vez. ¿No es bueno sa­ber que tie­nes una ami­ga? Cuan­do la gen­te pue­de ser tan fría y te hie­ren, y lue­go te de­jan, te ro­ban el al­ma si los de­jas, no los de­jes, so­lo men­cio­na mi nom­bre y sa­bes don­de quie­ra que es­té iré co­rrien­do pa­ra vol­ver­te a ver una y otra vez, tie­nes una ami­ga, tie­nes una ami­ga, ¿no es bueno sa­ber que tie­nes una ami­ga?”

2.- “Cuan­do una ami­ga se va, que­da mi al­ma va­cía, que no la pue­de lle­nar la lle­ga­da de otra ami­ga. Cuan­do una ami­ga se va, que­da un ti­zón en­cen­di­do, que no se pue­de apa­gar, ni con las aguas de un río. Cuan­do una ami­ga se va, una es­tre­lla es­tá per­di­da, la que ilu­mi­na el lu­gar, don­de hay una ni­ña dor­mi­da. Cuan­do una ami­ga se va, se de­tie­nen los ca­mi­nos y se em­pie­za a re­ve­lar el duen­de man­so del vino. Cuan­do una ami­ga se va, que­da un te­rreno bal­dío, que quie­re el tiem­po lle­nar con las pie­dras del has­tío. Cuan­do una ami­ga se va, se que­da un ár­bol caí­do, que ya no vuel­ve a bro­tar, por­que el vien­to lo ha ven­ci­do. Cuan­do una ami­ga se va, que­da un es­pa­cio va­cío, que no lo pue­den lle­nar, ni otras ni otros ami­gos…”

Cul­ti­var una ami­ga es cul­ti­var una plan­ta pre­cia­da, es un te­so­ro y por su­pues­to quie­nes an­da­mos por la vi­da cul­ti­van­do ami­gas reales y ver­da­de­ras, te­ne­mos más to­le­ran­cia al do­lor emo­cio­nal y fí­si­co, me­nos ín­di­ces de de­pre­sión, más en­dor­fi­nas, más pla­cer, más vi­da so­cial, más sa­bi­du­ría, más emo­cio­nes po­si­ti­vas, más ri­sa, más com­pa­sión, más em­pa­tía y es tan cier­to es­to, que si ve­mos a nues­tro al­re­de­dor, las per­so­nas sin re­des de amis­ta­des se aís­lan so­cial­men­te y son pro­cli­ve a la de­pre­sión, son más egoís­tas y de per­so­na­li­da­des vic­ti­mi­za­das.

Es bueno pa­ra el al­ma y la men­te cul­ti­var amis­ta­des de las bue­nas, amis­ta­des con ex­pre­sión de sen­ti­mien­tos, amis­ta­des sin aho­gar­se, amis­ta­des reales don­de de­je­mos de la­do el ce­lu­lar pa­ra es­cu­char­nos, amis­ta­des que no ne­ce­si­te or­de­nar, lim­piar, com­prar ni ves­tir­se de na­da pa­ra abrir la puer­ta de su ca­sa, amis­ta­des de ayu­da mu­tua, de sen­tir­se uni­das, de no apro­ve­cha­mien­to, que no pa­se di­ne­ro en­tre am­bas ma­nos, que no se den el pes­ca­do, sino juntas va­yan a pes­car, es más sa­bro­so el día, el ali­men­to, es bueno cul­ti­var amis­ta­des que no te ha­gan sen­tir cul­pa­ble, que el tra­to sea con ca­ri­ño, re­pro­che o apro­ba­ción, que no te con­di­cio­nen, que sea­mos fe­li­ces de con­tar la una con la otra o con el otro por esa ca­sua­li­dad de ha­ber­nos en­con­tra­do en el ca­mino.

Esas dos can­cio­nes re­fle­jan ese “cuen­ta con­mi­go siem­pre en la vi­da y más allá”, esas can­cio­nes re­fle­jan la amis­tad ver­da­de­ra, lu­mi­no­sa, con llu­via, nu­bla­do o sol, re­fle­ja el do­lor can­ta­do por la pér­di­da y la re­sig­na­ción, re­fle­ja a mis ami­gas, a esas ami­gas que me lla­man pa­ra de­cir­me “un te ex­tra­ño”, “un te quie­ro mu­cho”, re­fle­ja a mis ami­gas de Tal­ca, de Cu­ri­có y de la vi­da, a las re­cien­tes, a las de ni­ña, a aque­llas que me han en­tre­ga­do más de lo que he da­do, a esas que ex­tra­ño y que cuen­to con ellas y que cuan­do ex­tra­ño sus abra­zos las lla­mo y me aca­ri­cian y cuan­do las re­cuer­do, siem­pre, siem­pre mi te­lé­fono sue­na y al otro la­do me sos­tie­nen con un te quie­ro ha­bla­do o en si­len­cio, pe­ro yo sé sin nin­gu­na du­da que es re­cí­pro­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.