Las diez fo­bias más co­mu­nes del mun­do

To­dos, in­clu­so aque­llos que se las dan de va­lien­tes, te­ne­mos un mie­do ca­si im­po­si­ble de ven­cer. Des­de el te­rror a los in­sec­tos has­ta el sus­to a es­tar en un es­pa­cio abier­to. A ve­ces pa­re­ce que las fo­bias do­mi­nan nues­tra vi­da, pe­ro hay que sa­ber do­mi­nar­las

Ellas (Chile) - - Sicología - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Nel­son Man­de­la de­cía que el va­lien­te no es quien no sien­te mie­do, sino quien con­si­gue con­quis­tar­lo. Las mu­je­res no sa­be­mos si al­gún día se­re­mos lo su­fi­cien­te­men­te va­lien­tes co­mo pa­ra de­jar atrás esas pe­que­ñas fo­bias que nos acom­pa­ñan des­de siem­pre. A ve­ces, nues­tros mie­dos pro­ce­den de un trau­ma que arras­tra­mos des­de la in­fan­cia o, sim­ple­men­te, se tra­ta de al­go irra­cio­nal.

A con­ti­nua­ción, un lis­ta­do de fo­bias, de­di­ca­do a to­das las mie­do­sas pa­ra apren­der a ver­lo con hu­mor:

-Fo­bia a las ara­ñas:

Así es, es­ta fo­bia ocu­pa el pri­mer lu­gar en la lis­ta de nues­tros mie­dos más pro­fun­dos. Des­de las gi­gan­tes­cas ta­rán­tu­las con las que nos han ate­mo­ri­za­do las pe­lí­cu­las de Holly­wood has­ta esas in­sig­ni­fi­can­tes que se asien­tan en las cor­ni­sas de al­gu­nas ca­sas.

-Mie­do a las ser­pien­tes:

Hay que re­co­no­cer que uno de los se­gun­dos sus­tos más co­mu­nes tam­bién es­tá ali­men­ta­do por la fic­ción. La her­pe­to­fo­bia, que así se lla­ma téc­ni­ca­men­te es­ta fo­bia, es­tá fun­da­da en anacon­das y de­más gran­des ser­pien­tes que a buen se­gu­ro no ve­re­mos de cer­ca en nues­tra vi­da.

-Pá­ni­co a las tor­men­tas:

Es­te sí es un mie­do de esos que una arras­tra des­de la in­fan­cia. De he­cho, po­drías de­cir que el úni­co de­fec­to que le en­cuen­tras al in­vierno son las tor­men­tas. Eres de las que crea un ver­da­de­ro bún­ker con pro­vi­sio­nes de cho­co­la­te cuan­do co­mien­za una tor­men­ta y que sea lo que ten­ga que ser... Lo que pa­de­ces se de­no­mi­na tam­bién bron­to­fo­bia.

-Sus­to a las in­yec­cio­nes:

Tri­pa­no­fo­bia es el mie­do a las in­yec­cio­nes y si la pa­de­ces, po­si­ble­men­te tam­bién ten­gas mie­do a que te ha­gan un aná­li­sis de san­gre y, en ge­ne­ral, a que cual­quier per­so­na con una ba­ta blan­ca se acer­que de­ma­sia­do a ti...

-Mie­do a los es­pa­cios ce­rra­dos:

Por su­pues­to, la claus­tro­fo­bia no po­día fal­tar en es­ta lis­ta. ¿Quién no tie­ne al­gún ami­go al que le ate­rro­ri­zan los as­cen­so­res o las ha­bi­ta­cio­nes ex­ce­si­va­men­te pe­que­ñas?

-Te­rror a ir al den­tis­ta:

La den­to­fo­bia ocu­pa la sex­ta po­si­ción en­tre las fo­bias más co­mu­nes. Sí, ir al den­tis­ta es una de nues­tras peo­res pe­sa­di­llas, in­clu­so cuan­do he­mos de­ja­do muy atrás nues­tra in­fan­cia. Y lo que es peor: si no le po­ne­mos re­me­dio, po­de­mos aca­bar así:

-Pá­ni­co a mon­tar en avión:

La ver­dad es que a no­so­tras nos dan un po­co de aler­gia los ae­ro­puer­tos por to­dos los trá­mi­tes que su­po­nen, pe­ro nos en­can­ta co­ger un vue­lo y via­jar a cual­quier par­te. Muy al con­tra­rio de lo que nos ocu­rre a otras per­so­nas: lo cier­to es que hay gen­te con ver­da­de­ro pá­ni­co a su­bir­se a un avión.

-Sus­to a las al­tu­ras:

Vér­ti­go, acro­fo­bia o sim­ple mie­do a las al­tu­ras. Des­de aso­mar­se a un bal­cón, has­ta es­tar en lo al­to de una es­ca­le­ra o su­bir­se a la Torre Eif­fel. Cual­quier al­tu­ra es to­do un mun­do pa­ra ellos.

- Mie­do a los pe­rros:

Se­gu­ro que más de un aman­te de los pe­rros se echa las ma­nos a la ca­be­za, pe­ro el mie­do a los pe­rros tam­bién en­tra den­tro de es­ta lis­ta mal­di­ta. El com­pa­ñe­ro más fiel del hom­bre se con­vier­te pa­ra mu­chas per­so­nas en un ho­rror con el que con­vi­vir en nues­tro día a día y que re­ci­be un nom­bre igual de ho­rri­ble que es­ta sen­sa­ción: ci­no­fo­bia.

-Te­mor a los es­pa­cios abier­tos:

La ago­ra­fo­bia es lo con­tra­rio a la claus­tro­fo­bia. Son per­so­nas a las que les crea an­sie­dad es­tar en un lu­gar gran­de en el que pue­de ha­ber una aglo­me­ra­ción de gen­te y en el que se pue­den ge­ne­rar si­tua­cio­nes de las que sea di­fí­cil sa­lir. ¡Una si­tua­ción de lo más an­gus­tio­sa!

La claus­tro­fo­bia es el mie­do a los es­pa­cios ce­rra­dos.

La fo­bia a las ara­ñas es una de las más co­mu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.