Cui­dan­do a tu dia­be­tes del ca­lor

Con el ca­len­ta­mien­to glo­bal, ca­da vez es más im­por­tan­te que au­men­tes las me­di­das de pre­cau­ción si tie­nes dia­be­tes. La hu­me­dad y el ca­lor pue­den afec­tar tu sa­lud y es por eso que debes to­mar me­di­das adi­cio­na­les pa­ra man­te­ner­te fue­ra del al­can­ce de las al­ta

Ellas (Chile) - - Salud -

Cuan­do ha­ce ca­lor, la gen­te quie­re es­tar afue­ra. Pla­ya, bri­sa, mar, pis­ci­nas, la­gos, pa­rri­lla­das al ai­re li­bre… son lu­ga­res atrac­ti­vos pa­ra to­dos en la fa­mi­lia. Y tam­bién nues­tra ex­po­si­ción al sol au­men­ta. Por eso, to­dos de­be­mos to­mar pre­cau­cio­nes: man­te­ner­nos hi­dra­ta­dos y pro­te­ger nues­tra piel de los da­ñi­nos ra­yos ul­tra­vio­le­ta. Sin em­bar­go, son las per­so­nas con dia­be­tes las que de­ben pres­tar más aten­ción al ca­lor ex­ce­si­vo pa­ra no com­pro­me­ter su sa­lud.

Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra su­pera los 26°C o los 80°F y ade­más es­tá acom­pa­ña­da por más de un 40% de hu­me­dad, to­ma las si­guien­tes me­di­das pa­ra no per­ju­di­car tu sa­lud:

• ¡Cui­da­do con la des­hi­dra­ta­ción! Cual­quie­ra pue­de per­der lí­qui­dos del cuer­po. Sin em­bar­go, pa­ra quie­nes tie­nen dia­be­tes, la des­hi­dra­ta­ción pue­de ocu­rrir cuan­do la glu­co­sa (el azú­car) en la san­gre no es­tá con­tro­la­da. Es de­cir, cuan­do la glu­co­sa es­tá ele­va­da, ha­ce que tu cuer­po eli­mi­ne más lí­qui­dos a tra­vés de la ori­na. Pa­ra pre­ve­nir es­to, to­ma mu­chos lí­qui­dos que no con­ten­gan ca­feí­na. Lo ideal es agua. Debes evi­tar las so­das y las be­bi­das azu­ca­ra­das. No te ol­vi­des que cuan­do tie­nes sed, ya es una se­ñal de des­hi­dra­ta­ción. Así que be­be agua an­tes de que es­to su­ce­da.

• Re­vi­sa las eti­que­tas de ins­truc­cio­nes de los me­di­ca­men­tos pa­ra ver qué tem­pe­ra­tu­ras los pue­den afec­tar. Pro­té­ge­los del ca­lor y guár­da­los de acuer­do a las re­co­men­da­cio­nes.

• Si via­jas a al­gún lu­gar y tie­nes que lle­var in­su­li­na no la de­jes en el ca­lor. Guár­da­la en una ne­ve­ra, pe­ro no la pon­gas en con­tac­to di­rec­to con el hie­lo o gel frío.

• Haz ejer­ci­cio en un lu­gar ce­rra­do y con ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra evi­tar ca­len­tar­te de­ma­sia­do al ni­vel que pue­das ma­rear­te, des­ma­yar­te, te­ner ca­lam­bres mus­cu­la­res, do­lor de ca­be­za, pal­pi­ta­cio­nes y/o náu­seas. Si quie­res ha­cer ejer­ci­cio afue­ra, haz­lo tem­prano en la ma­ña­na o ya al atar­de­cer cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras han des­cen­di­do.

• El ca­lor pue­de da­ñar las bom­bas de in­su­li­na y otros equi­pos. Man­ten­los ale­ja­dos de la luz di­rec­ta del sol. Y re­cuer­da que el ex­ce­so de su­do­ra­ción tam­bién pue­de afec­tar el fun­cio­na­mien­to de la bom­ba de in­su­li­na (por­que su ad­he­si­vo se pue­de des­pe­gar de tu cuer­po).

• Re­vi­sa los ni­ve­les de tu glu­co­sa en la san­gre co­mo te in­di­que tu mé­di­co (pro­ba­ble­men­te en­tre dos a cua­tro ve­ces al día (o más si no te sien­tes bien). Re­cuer­da que el ca­lor pue­de ha­cer que tus ni­ve­les fluc­túen. Pre­pá­ra­te con mu­cha agua y bo­ca­di­llos sa­lu­da­bles que te sir­van de en­tre-co­mi­das o snacks.

Te­nien­do es­tas me­di­das de pre­cau­ción en men­te y lle­ván­do­las a la prác­ti­ca po­drás dis­fru­tar del ca­lor­ci­to sin preo­cu­par­te por tu dia­be­tes más de lo ne­ce­sa­rio. ¡No te de­jes ga­nar por el ca­lor!

Lo ideal es ha­cer ejer­ci­cio en un lu­gar ce­rra­do y con ai­re acon­di­cio­na­do, pe­ro si quie­res ha­cer ejer­ci­cio afue­ra, haz­lo tem­prano en la ma­ña­na o al atar­de­cer.

Es de­cir, cuan­do la glu­co­sa es­tá ele­va­da, ha­ce que tu cuer­po eli­mi­ne más lí­qui­dos a tra­vés de la ori­na. Pa­ra pre­ve­nir es­to, lo ideal es

agua.

Si via­jas a al­gún lu­gar y tie­nes que lle­var in­su­li­na no la de­jes en el ca­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.