Violencia y trau­ma

Ellas (Chile) - - Salud - Glo­ria Du­que Gó­mez Coor­di­na­do­ra Clí­ni­ca Cen­tro de Psi­co­lo­gía Apli­ca­da CE­PA UTAL Ins­ti­tu­ción en Red de Me­sa en Pre­ven­ción de Violencia contra las Mu­je­res

Un día miér­co­les a fi­na­les del mes de agos­to de 2016, lle­ga a nues­tro cen­tro una mu­jer de apro­xi­ma­da­men­te 35 años (en ade­lan­te Ana) so­li­ci­tan­do in­for­ma­ción de có­mo ac­ce­der a los ser­vi­cios del cen­tro. Cuan­do la re­cep­cio­nis­ta em­pie­za a en­tre­gar in­for­ma­ción y a rea­li­zar una se­rie de pre­gun­tas, Ana rompe en llan­to sien­do in­ca­paz en ese mo­men­to de ma­ne­jar sus emo­cio­nes. La re­cep­cio­nis­ta re­por­ta la si­tua­ción y Ana re­ci­be in­ter­ven­ción en cri­sis por uno de los pro­fe­sio­na­les quien lo­gra es­ta­bi­li­zar­la. Ana se va a su ca­sa “por for­tu­na” con una ho­ra para ser aten­di­da du­ran­te la se­ma­na si­guien­te y di­go por for­tu­na por­que la lis­ta de es­pe­ra tan­to en nues­tro cen­tro co­mo en otros ser­vi­cios pú­bli­cos es lar­ga, im­po­si­bi­li­tan­do una pron­ta aten­ción. Des­re­gu­la­ción de emo­cio­nes, so­ma­ti­za­ción (do­lo­res de ca­be­za, co­lon irri­ta­ble, náu­seas), pér­di­da de me­mo­ria, in­ca­pa­ci­dad para con­cen­trar­se, sín­to­mas di­so­cia­ti­vos, ba­ja au­to­es­ti­ma, fue la sin­to­ma­to­lo­gía iden­ti­fi­ca­da por la psi­có­lo­ga de Ana. Po­si­ble­men­te us­ted se es­tá pre­gun­tan­do: ¿Qué le pa­só a es­ta mu­jer para es­tar así? Bien, la res­pues­ta es que fue víc­ti­ma de violencia de pa­re­ja por cer­ca de seis años. Ana se atre­vió, bus­có ayu­da, to­có puer­tas y és­tas se abrie­ron. Tras un año de do­lo­ro­sa psi­co­te­ra­pia que im­pli­có ver­se, re­co­no­cer­se, com­pren­der cuál fue el mo­men­to o la ac­ción en la que en­tre­gó el po­der y con­trol de su vi­da a otra per­so­na, tam­bién se re-co­no­ció, vol­vió a en­can­tar­se y enamo­rar­se de sí mis­ma, al li­be­rar­se de cul­pas Ana lo­gró sa­lir del in­fierno en el que vi­vió por seis lar­gos años; re­cu­pe­ró su cuer­po, sus de­ci­sio­nes, su de­re­cho a de­cir No, a de­ci­dir có­mo ves­tir, con quien ha­blar, ele­gir en qué tra­ba­jar, re­cu­pe­ro su vi­da, eli­gió vi­vir.

Ana es un ejem­plo de las mu­chas per­so­nas que pue­den so­li­ci­tar apo­yo y aten­ción en el Cen­tro de Psi­co­lo­gía Apli­ca­da (CE­PA) de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca, el cual ge­ne­ra y pro­mue­ve di­ver­sas he­rra­mien­tas y ser­vi­cios psi­co­ló­gi­cos de la más al­ta ca­li­dad al pres­tar un ser­vi­cio es­pe­cia­li­za­do en trau­ma a usua­rias y usua­rios que han es­ta­do ex­pues­tos a even­tos po­ten­cial­men­te trau­má­ti­cos, en­ten­dién­do­se es­tos co­mo los ac­tos de violencia gra­ve, las si­tua­cio­nes que im­pli­can pe­li­gro de muer­te, las ame­na­zas de muer­te, las le­sio­nes fí­si­cas im­por­tan­tes, las agre­sio­nes se­xua­les y/o fí­si­cas, abu­so in­fan­til, ne­gli­gen­cia, los cua­les pue­den pre­sen­tar­se co­mo even­tos re­pe­ti­ti­vos que se man­tie­nen en el tiem­po.

El tra­ba­jo del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Apli­ca­da nos de­mues­tra que las he­ri­das y ci­ca­tri­ces que de­ja la violencia en el con­tex­to de pa­re­ja son di­fí­ci­les de sa­nar, pe­ro que con las re­des de apo­yo ade­cua­das y la in­ter­ven­ción in­ter­dis­ci­pli­na­ria co­rres­pon­dien­te es po­si­ble sa­lir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.