To­do lo que tie­nes que sa­ber so­bre la mo­da que vie­ne

Ellas (Chile) - - Portada -

Los di­se­ña­do­res es­pa­ño­les han ro­to con su cos­tum­bre de to­mar Asia o Áfri­ca co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción para sus crea­cio­nes y aho­ra mi­ran ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, una na­ción que tie­ne mu­cho que de­cir, tam­bién en lo que a mo­da res­pec­ta.

La fir­ma Ma­néMa­né fue la pri­me­ra en pre­sen­tar sus pro­pues­tas ins­pi­ra­das en los amish, un gru­po et­no­rre­li­gio­so apar­ta­do del mun­do mo­derno, que man­tie­ne el es­ti­lo de vi­da del si­glo XVII, y que Mi­guel Be­cer, di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma, ha con­ver­ti­do en un ícono de es­ti­lo. Los te­ji­dos acol­cha­dos y el ne­gro fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de la co­lec­ción, don­de se mez­cla­ban las man­gas abu­llo­na­das y cue­llos al­tos, pro­pios de la pu­re­za amish; mo­ca­si­nes de pla­ta­for­ma, re­pre­sen­tan­tes de una inocen­cia co­le­gial; y mi­ni­ves­ti­dos y pan­ta­lo­nes cam­pa­na, con los que Be­cer re­cu­pe­ró la pi­car­día de las “Wic­ca”, chi­cas que prac­ti­can una re­li­gión pa­ga­na ba­sa­da en la bru­je­ría, y que apor­ta­ron un to­que gó­ti­co pe­ro ju­ve­nil.

El via­je por la historia de Es­ta­dos Uni­dos, el país don­de vi­ve la ma­yor par­te de la co­mu­ni­dad cul­tu­ral amish, con­ti­nuó con el des­fi­le de Juana Martín, que pre­sen­tó una co­lec­ción ins­pi­ra­da en los “okies”, emi­gran­tes que aban­do­na­ron el Es­ta­do de Oklaho­ma du­ran­te la fie­bre del oro. La di­se­ña­do­ra ata­vió a las mo­de­los con pren­das que trans­mi­tían una fe­mi­ni­dad de­sen­fa­da­da, co­mo mo­nos va­que­ros aca­ba­dos en cam­pa­na y con es­co­te “si­de boob”, o ves­ti­dos flui­dos con es­tam­pa­dos na­va­jos. En la mi­gra­ción de Ana Locking tam­bién hu­bo es­pa­cio para pren­das fes­ti­vas, en las que plu­mas, trans­pa­ren­cias y bri­llos sa­ca­ron el la­do más lu­jo­so del le­jano Oes­te ame­ri­cano, ele­men­tos que tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes en la pro­pues­ta de Te­re­sa Hel­big, que re­cu­pe­ró la va­ni­dad y el des­pil­fa­rro de Las Ve­gas, con efec­tos me­ta­li­za­dos y aba­lo­rios bri­llan­tes, que se han con­so­li­da­do co­mo im­pres­cin­di­bles para las tem­po­ra­das ve­ni­de­ras.

HIP­PIES Y BUR­GUE­SES, EN CLA­VE FE­ME­NI­NA

Son mu­chas las dé­ca­das que han de­ja­do hue­lla en la historia de la mo­da, y sin du­da, la del 60 y 70 del pa­sa­do si­glo son dos de ellas, años mar­ca­dos por las flo­res de co­lo­res y la nue­va bur­gue­sía, fiel se­gui­do­ra del es­ti­lo de fi­gu­ras co­mo Lady Di, a quien Ma­ría Es­co­té rin­dió tri­bu­to so­bre la pa­sa­re­la, usan­do el es­ti­lo per­so­nal de la prin­ce­sa para es­ti­li­zar la ten­den­cia hip­pie de la épo­ca. Los ves­ti­dos mí­ni­mos vol­vie­ron a com­par­tir pro­ta­go­nis­mo con cor­tes mi­di en el des­fi­le de Es­co­té, en el que pre­do­mi­na­ron los es­tam­pa­dos re­tro en co­lo­res muy vi­vos, es­ti­li­za­dos me­dian­te pa­tro­nes y te­ji­dos va­po­ro­sos, con los que qui­so emu­lar la ele­gan­cia de Dia­na de Ga­les.

Así, los clá­si­cos se pre­sen­tan co­mo un bá­si­co de ar­ma­rio para la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra/ve­rano, ac­tua­li­za­dos con te­ji­dos y co­lo­res que, tra­di­cio­nal­men­te, se han re­ser­va­do a es­ta­cio­nes más frías.

Sa­tén, plu­mas o ter­cio­pe­lo son al­gu­nos de los ma­te­ria­les que aho­ra se im­po­nen para tem­po­ra­das de ca­lor, una idea que re­pi­tió Pa­lo­mo Spain, quien usó te­las de as­pec­to lu­jo­so y pro­pu­so una co­lec­ción os­ten­to­sa y di­ver­ti­da, ins­pi­ra­da en el día a día de los clien­tes de un ho­tel de cin­co es­tre­llas. Ale­jan­dro Gó­mez Pa­lo­mo, fun­da­dor de la mar­ca, di­se­ñó mo­nos lar­gos y con­jun­tos ul­tra­fe­me­ni­nos que, a pe­sar de es­tar pen­sa­dos y des­fi­la­dos por y para hom­bres, han de­mos­tra­do su va­lía para sa­car el la­do más ro­mán­ti­co de la mu­jer, y es que, al igual que mu­chas otras fir­mas, és­ta ha apos­ta­do por los vo­lan­tes y los pen­dien­tes XXL, que re­va­li­dan su im­por­tan­cia en la mo­da es­ti­val.

NA­TU­RA­LE­ZA SAL­VA­JE EN SU VERSIÓN MÁS CUIDADA

Los es­tam­pa­dos flo­ra­les son otro de esos ele­men­tos in­fa­li­bles en la mo­da cá­li­da y, co­mo tal, han vuel­to a su­bir­se a la pa­sa­re­la, aun­que han aban­do­na­do el ca­rác­ter rea­lis­ta o mi­ni­ma­lis­ta por dos nue­vas ten­den­cias: el exo­tis­mo fos­fo­res­cen­te y las ilus­tra­cio­nes an­ti­guas.

Las is­las más fa­mo­sas del pla­ne­ta fue­ron el pun­to de par­ti­da de Juan Vidal, que pre­sen­tó una pro­pues­ta ins­pi­ra­da en el am­bien­te sal­va­je del bos­que ha­waiano du­ran­te la no­che, para lo que em­pleó mo­ti­vos flo­ra­les, tan­to las clá­si­cas ho­jas de pal­me­ra, co­mo otros di­bu­jos ca­si abs­trac­tos, con el co­lor co­mo no­ve­dad prin­ci­pal, y es que el crea­dor pro­pu­so los to­nos neón para ves­tir a la mu­jer en las úl­ti­mas ho­ras del día.

La pa­le­ta cro­má­ti­ca de Ai­lan­to tam­bién re­sul­tó sor­pren­den­te, ya que sus di­se­ña­do­res apos­ta­ron por el ver­de bo­te­lla y to­nos pro­fun­dos, más pro­pios del in­vierno, para re­crear un jar­dín pa­ra­di­sía­co ha­bi­ta­do por flo­res de­li­ca­das y pá­ja­ros exó­ti­cos, di­bu­ja­dos a ima­gen y se­me­jan­za de los es­tu­dios de bo­tá­ni­ca de an­ta­ño.

Las flo­res no fue­ron el úni­co ele­men­to co­mún de am­bas pro­pues­tas, que se ca­rac­te­ri­za­ron, ade­más, por una mar­ca­da vuel­ta a la fe­mi­ni­dad, con pren­das de­li­ca­das y es­co­tes fa­vo­re­ce­do­res, un dis­tan­cia­mien­to de los cor­tes mas­cu­li­nos de edi­cio­nes an­te­rio­res, aun­que el ar­ma­rio de hom­bre si­gue es­tan­do muy pre­sen­te gra­cias a caf­ta­nes y ame­ri­ca­nas am­plias.

Así, los cor­tes mi­ni y mi­di se re­en­cuen­tran con no­ve­do­sas flo­res de co­lo­res apa­ga­dos, para crear una fe­mi­ni­dad mis­te­rio­sa que se po­ten­cia con pen­dien­tes gran­des y ba­bu­chas, y que que­da con­tra­rres­ta­da por cha­que­tas de ins­pi­ra­ción mas­cu­li­na; una amal­ga­ma equi­li­bra­da que lo­gra un es­ti­lo grá­cil y enig­má­ti­co.

La 66 edi­ción de la pa­sa­re­la Mer­ce­des-Benz Fas­hion Week Ma­drid de­jó cla­ras las ten­den­cias que se ve­rán muy pron­to en la calle: des­de ma­xi pen­dien­tes a ba­bu­chas, pa­san­do por pren­das hol­ga­das que no res­tan ni un mí­ni­mo de fe­mi­ni­dad a la mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.