Ha­llo­ween, trans­for­ma­ción en po­si­ti­vo

Ellas (Chile) - - Portada -

El tér­mino de la vi­da, al­re­de­dor del cual gi­ran es­tos días fes­ti­vos, sue­le aso­ciar­se con al­go que se va, ce­sa o des­apa­re­ce. ¿Por qué no uti­li­zar es­te sim­bo­lis­mo de ma­ne­ra po­si­ti­va para de­jar que se va­yan, ce­sen o des­apa­rez­can, al­gu­nos as­pec­tos de nues­tra vi­da que nos ale­jan de la fe­li­ci­dad?

El 31 oc­tu­bre y el 1 de no­viem­bre la muer­te, no so­lo ex­hi­be una fa­ce­ta fes­ti­va y di­ver­ti­da en las ma­ni­fes­ta­cio­nes y ac­ti­vi­da­des so­cia­les, sino que ade­más pue­de trans­for­mar­se en una ins­pi­ra­ción y es­tí­mu­lo para el cre­ci­mien­to per­so­nal. Ha­llo­ween y el Día de los Di­fun­tos pue­den ser una “pa­lan­ca” o es­tí­mu­lo para el cam­bio, al igual que su­ce­de du­ran­te la no­che de San Juan, en la que mu­chas per­so­nas si­guen el ri­tual de es­cri­bir en un papel aque­llo ne­ga­ti­vo de nues­tra vi­da y que­mar­lo en una ho­gue­ra, así co­mo ano­tar en otro papel nues­tros buenos de­seos para guar­dar­los du­ran­te to­do el año. La psi­có­lo­ga Pi­lar Con­de, di­rec­to­ra téc­ni­ca de Clí­ni­cas Ori­gen, com­par­tió cin­co fa­ce­tas psi­co­ló­gi­cas que nos per­ju­di­can y que abor­da con fre­cuen­cia con sus pa­cien­tes en su con­sul­ta y que con­vie­ne de­jar “mo­rir” o ir­se. Ade­más, es­ta ex­per­ta pro­po­ne re­em­pla­zar ca­da una de es­tas ac­ti­tu­des, há­bi­tos, con­duc­tas, pen­sa­mien­tos y creen­cias psi­co­ló­gi­ca­men­te tó­xi­cos, por una trans­for­ma­ción men­tal que re­per­cu­ti­rá po­si­ti­va­men­te en nues­tra vi­da y áni­mo:

1.- Des­pí­de­te del pe­si­mis­mo.

Con­sis­ten­te en ha­cer las cosas, pen­san­do en que van a sa­lir mal. ¡Da la bien­ve­ni­da a es­te cam­bio po­si­ti­vo! Pi­lar Con­de acon­se­jó “ser ra­cio­nal, ser cons­cien­te del papel que te­ne­mos en que los asun­tos que lle­ve­mos sal­gan bien, y no atri­buir a los fac­to­res si­tua­cio­na­les el éxi­to de aque­llo que, en reali­dad, de­pen­de de no­so­tros mis­mos”.

2.- Des­pí­de­te de la in­se­gu­ri­dad.

Con­sis­ten­te en pre­gun­tar a los de­más, qué ha­rían ellos, y de­le­gar la to­ma de de­ci­sio­nes en otras per­so­nas. Da la bien­ve­ni­da a es­te cam­bio po­si­ti­vo: “Cuan­do ten­gas que to­mar una de­ci­sión, de­bes va­lo­rar la si­tua­ción an­tes de ex­po­ner­la a los de­más”, se­ña­ló Con­de, quien agre­gó que “tra­ta de de­ci­dir sin con­sul­tar, si se tra­ta de cosas co­ti­dia­nas, o ex­po­ner la de­ci­sión a otras per­so­nas para que opi­nen. Si se re­fie­re a al­go más se­rio, di­les que va­lo­ra­rás la in­for­ma­ción que te han da­do, pe­ro to­ma la de­ci­sión de ma­ne­ra to­tal­men­te au­tó­no­ma”.

3.- Des­pí­de­te de la des­con­fian­za.

Con­sis­ten­te en re­vi­sar los te­lé­fo­nos de nues­tra pa­re­ja y ver con quien se es­cri­be, o a quién es­tá si­guien­do en las re­des so­cia­les.

¡Da la bien­ve­ni­da a es­te cam­bio po­si­ti­vo! Con­de re­co­men­dó: “Con­fía en tu pa­re­ja, sin che­quear­la. Asu­me que no te­ne­mos con­trol so­bre cier­tos as­pec­tos, y que el con­trol no va a pre­ve­nir una in­fi­de­li­dad, sino más bien, con­se­gui­rá que tu pa­re­ja se mues­tre más ten­sa y des­con­fia­da, per­ju­di­can­do de esa ma­ne­ra la re­la­ción. Te­ne­mos que ser cons­cien­tes de que si, fi­nal­men­te nues­tra pa­re­ja es in­fiel, es­tá en nues­tra mano se­guir o no con esa persona, pe­ro hay que ac­tuar ante un he­cho, y no ante su­po­si­cio­nes”.

4.- Des­pí­de­te de la ba­ja au­to­es­ti­ma.

Con­sis­ten­te en pen­sar “no sir­vo para na­da”, o que “siem­pre me pasa a mí”, o que “se­gu­ro que me sa­le mal”. ¡Da la bien­ve­ni­da a es­te cam­bio po­si­ti­vo! En lu­gar de ru­miar ideas tó­xi­cas, Con­de pro­pu­so cul­ti­var es­tos pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos y es­ti­mu­lan­tes del ti­po: “A ve­ces co­me­to al­gu­nos erro­res, pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces ha­go las cosas bien”; “me han pa­sa­do mu­chas cosas en la vi­da, al­gu­nas bue­nas y otras me­nos bue­nas, co­mo al res­to de las per­so­nas”; o “va a ser di­fí­cil, pe­ro, si me es­fuer­zo, lo con­se­gui­ré”.

5.- Des­pí­de­te de la ex­pec­ta­ti­va exa­ge­ra­da.

Con­sis­ten­te en creer que los de­más de­be­rían de ayu­dar­te, por­que tú siem­pre es­tás pen­dien­te de todos.

¡Da la bien­ve­ni­da a es­te cam­bio po­si­ti­vo! La psi­có­lo­ga Con­de re­co­men­dó adop­tar es­ta pers­pec­ti­va: “Yo eli­jo ayu­dar a los de­más y, si en al­gún mo­men­to no me ape­te­ce ha­cer­lo, no es­toy obli­ga­da. El que yo ha­ga al­go, no sig­ni­fi­ca que los de­más me de­ban na­da. Ca­da persona es di­fe­ren­te y, si quie­ro que al­guien me ayu­de, pue­do pe­dir au­xi­lio, sa­bien­do que una pe­ti­ción no es una exi­gen­cia”.

Es po­si­ble apro­ve­char el sim­bo­lis­mo po­si­ti­vo de la muer­te, de­jan­do “ir­se” aque­llas fa­ce­tas de nues­tra for­ma de ser y ac­tuar que nos cau­san ma­les­tar y pa­ra­li­zan, y re­em­pla­zar­las por otras que nos pro­cu­ren una vi­da más plena, di­ná­mi­ca y fe­liz

Ha­llo­ween y el Día de los Di­fun­tos pue­den ser una “pa­lan­ca” o es­tí­mu­lo para el cam­bio, al igual que su­ce­de du­ran­te la no­che de San Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.