Co­men­ta­rio Tea­tral a “Ma­dre” y “Los Pi­nos”

Ellas (Chile) - - Opinión - Da­nie­la Bueno He­rra­da.

Va­rias pro­pues­tas tea­tra­les sur­gi­das en la re­gión se han es­tre­na­do re­cien­te­men­te. Pe­ro ade­más del nú­me­ro, en los pa­rá­me­tros de ca­li­dad y di­ver­si­dad tam­bién hay bue­nas no­ti­cias. Ello da cuen­ta de un sa­lu­da­ble desa­rro­llo lo­cal de es­ta dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca. A con­ti­nua­ción, un bre­ve co­men­ta­rio so­bre dos de ellas. La pri­me­ra es “Ma­dre”, obra es­tre­na­da por el pro­gra­ma “Tea­tro Na­ti­vo” del Tea­tro Re­gio­nal del Mau­le, que año a año desa­rro­lla mon­ta­jes con dra­ma­tur­gias y di­rec­ción de des­ta­ca­dos pro­fe­sio­na­les na­cio­na­les, más elen­cos lo­ca­les.

En es­ta opor­tu­ni­dad el di­rec­tor es Mar­cos Guz­mán y la dra­ma­tur­gia co­rre por cuen­ta de Tri­ni­dad Gon­zá­lez. Ac­túan: Nelly Ca­rras­co, Ál­va­ro Ro­jas, Fran­cis­ca Mal­do­na­do, Ro­dri­go Cal­de­rón y Li­via­ro­sa Ron­ca­glio­lo. En re­su­men, la ac­ción se si­túa cuan­do cua­tro her­ma­nos se reúnen en la ca­sa de su in­fan­cia en el mo­men­to de la ago­nía de la ma­dre.

Es­ta pro­pues­ta ar­tís­ti­ca se cons­tru­ye a par­tir de la bús­que­da del “shock” del es­pec­ta­dor. Sus per­so­na­jes desafían una de las con­ven­cio­nes so­cia­les más fuer­tes: el amor a la ma­dre. Más ade­lan­te tam­bién su­po­ne­mos que a la in­ver­sa, tam­bién ocu­rría al­go si­mi­lar. Que la ma­dre tam­po­co que­ría a sus hi­jos, o al me­nos ha­bía al­go anó­ma­lo en esa re­la­ción.

La bús­que­da por dar cuen­ta de las dis­tan­cias afec­ti­vas se evi­den­cia por ejem­plo cuan­do una de las her­ma­nas des­cri­be su tra­ba­jo, que tie­ne que ver con el aná­li­sis y pro­duc­ción de dis­cur­sos de fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca. El con­cep­to que re­sal­ta en su ex­pli­ca­ción es la “otre­dad”, na­da más abs­trac­to y más des­pro­vis­to de hu­ma­nis­mo. Más ade­lan­te se des­cu­bre que no es que el amor es­té au­sen­te, o de otro mo­do, que la ma­dre les sea in­di­fe­ren­te. Per­ci­bi­mos las “som­bras” de es­te sen­ti­mien­to en los ges­tos de un amor in­sano o del do­lor por­que no fue co­mo ten­dría que ha­ber si­do. Es una vi­sión ca­si apo­ca­líp­ti­ca de la so­cie­dad; en que el de­te­rio­ro del cuer­po de la ma­dre es sím­bo­lo del de­te­rio­ro de un sis­te­ma so­cial hu­ma­nis­ta. No es ca­sua­li­dad que los dos her­ma­nos que apa­re­cen co­mo más exi­to­sos, o “do­mi­nan­tes”, sean el em­pre­sa­rio y la aca­dé­mi­ca. Los otros dos her­ma­nos: el de­por­tis­ta que bus­ca el bien so­cial con su gim­na­sio, y la que cui­da a la ma­dre y que gus­ta de dan­zar, son fre­cuen­te­men­te cri­ti­ca­dos y ca­si aplas­ta­dos por sus her­ma­nos. Se mues­tra así un mo­de­lo so­cial en que el di­ne­ro y el co­no­ci­mien­to abs­trac­to son los que pre­va­le­cen, rui­no­sa­men­te, car­gan­do a cues­tas in­fi­ni­dad de do­lo­res, pe­ro lo­gran im­po­ner­se. No es una obra que pu­die­ra apli­car­se el ad­je­ti­vo de “agra­da­ble”, pe­ro tie­ne una pro­pues­ta de sen­ti­do, una vi­sión de so­cie­dad cla­ra. Y a par­tir de ella se dis­pa­ran re­fle­xio­nes.

MON­TA­JE IN­TEN­SO

La otra obra es “Los Pi­nos” de la com­pa­ñía de tea­tro TE­MA, que ob­tu­vo un Fon­dart 2017. El tex­to es de Ma­bel Urru­tia; y ac­túan Va­len­ti­na So­to, Ma­bel Urru­tia, Cons­tan­za Pé­rez.

Es otro mon­ta­je in­ten­so, con dos per­so­na­jes adul­tos, dos cui­da­do­ras de cen­tros es­ta­ta­les de aco­gi­da de ni­ños (aun­que no se ha­ce ex­plí­ci­to, es­tá cla­ro que co­mo los del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res), com­ple­jas en su psi­co­lo­gía.

A di­fe­ren­cia de la obra an­te­rior, aquí hay más am­bi­güe­dad en los com­por­ta­mien­tos. En ges­tos o al­gu­nas pa­la­bras se van adi­vi­nan­do las mo­ti­va­cio­nes que hay de fon­do en la de­di­ca­ción que tie­nen es­tas dos mu­je­res al cui­da­do de los ni­ños.

Lo que ver­da­de­ra­men­te hay de­trás del dis­cur­so del ni­ño co­mo prio­ri­dad, aque­llos te­mas que na­cen de las am­bi­cio­nes, ca­ren­cias o mi­se­rias hu­ma­nas, van a apa­re­cien­do en ese pai­sa­je so­li­ta­rio que es el es­ce­na­rio ideal para que ello su­ce­da. En­tre ellas es­tá siem­pre ron­dan­do Carmen o “Car­men­cha”, una ni­ña ins­ti­tu­cio­na­li­za­da que plan­tea la po­si­bi­li­dad de ir­se. Es­ta po­si­bi­li­dad de sa­li­da del sis­te­ma es la que po­ne al lí­mi­te a es­te pe­que­ño sis­te­ma de tres per­so­nas. El mon­ta­je no va más allá en la in­da­ga­ción que el ni­vel lo­cal. No hay mu­chas pre­gun­tas ni dis­qui­si­cio­nes so­bre la ins­ti­tu­ción o el rol del Es­ta­do. Sin em­bar­go, su fuer­za es­tá en po­ner so­bre la me­sa, des­de una mi­ra­da más psi­co­ló­gi­ca, co­mo di­ce su des­crip­ción, la “ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad en un sis­te­ma in­efi­cien­te en el res­guar­do in­fan­til, te­ma de al­ta vi­gen­cia en el país”.

Más que ge­ne­rar la sen­sa­ción de re­cha­zo co­mo “Ma­dre”; “Los pi­nos”, de­to­na una an­gus­tia por un te­ma en que inevi­ta­ble­men­te todos nos sen­ti­mos de al­gu­na ma­ne­ra res­pon­sa­bles por no ha­ber­lo vis­to an­tes.

“Ma­dre” es una pro­pues­ta de sen­ti­do, una vi­sión de so­cie­dad cla­ra. Y a par­tir de ella se dis­pa­ran re­fle­xio­nes.

La fuer­za de “Los Pi­nos” es­tá en po­ner so­bre la me­sa, des­de una mi­ra­da más psi­co­ló­gi­ca, la ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad en un sis­te­ma in­efi­cien­te en el res­guar­do in­fan­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.