¿Qué es la in­fi­de­li­dad emo­cio­nal?

Ser in­fiel no tie­ne por qué im­pli­car al­go fí­si­co, las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos pue­den ju­gar un pa­pel cla­ve, y eso es lo que se de­no­mi­na co­mo in­fi­de­li­dad emo­cio­nal

Ellas (Chile) - - Portada -

Si pien­sas en el con­cep­to de in­fi­de­li­dad, rá­pi­da­men­te se te vie­ne a la ca­be­za la tí­pi­ca ima­gen de la per­so­na man­te­nien­do una re­la­ción se­xual fur­ti­va en al­gún lu­gar os­cu­ro. Pe­ro, en reali­dad, de­fi­nir la in­fi­de­li­dad li­mi­tán­do­la al ac­to car­nal ha que­da­do com­ple­ta­men­te ob­so­le­to.

Las per­so­nas so­mos mu­cho más com­ple­jas en cuan­to a las re­la­cio­nes y esto se ve re­fle­ja­do en có­mo nos afec­tan los ac­tos de los de­más a nues­tras pro­pias emo­cio­nes. Los psi­có­lo­gos es­pe­cia­lis­tas en pa­re­ja de The­rap­yChat nos en­se­ñan a com­pren­der la in­fi­de­li­dad cuan­do no es fí­si­ca.

¿EN QUÉ CON­SIS­TE LA IN­FI­DE­LI­DAD EMO­CIO­NAL?

Se con­si­de­ra un con­cep­to con­tem­po­rá­neo aña­di­do al de in­fi­de­li­dad. En am­bos ca­sos, uno de los miem­bros de la pa­re­ja se in­vo­lu­cra con otra per­so­na, en un ca­so ín­ti­ma­men­te y, en el se­gun­do, de ma­ne­ra sen­ti­men­tal, aun­que no se lle­gue al con­tac­to fí­si­co.

Es­te ti­po de in­fi­de­li­dad es mu­cho más co­mún de lo que po­de­mos pen­sar, qui­zás por la fa­ci­li­dad que en­tra­ña lle­var­lo a ca­bo. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos han ayu­da­do bas­tan­te a aflo­rar ca­sos de es­ta ín­do­le, en par­te gra­cias al ano­ni­ma­to que pro­por­cio­na. Un es­tu­dio cien­tí­fi­co, cu­yos re­sul­ta­dos se pu­bli­ca­ron en la re­vis­ta Ar­chi­ves of Se­xual Beha­vior, afir­ma con con­tun­den­cia que a las mu­je­res nos due­le más la in­fi­de­li­dad emo­cio­nal que la se­xual. Co­mo cu­rio­si­dad, la me­nor to­le­ran­cia ha­cia cual­quier cla­se de in­fi­de­li­dad se da en ma­yor gra­do en­tre los más jó­ve­nes.

Al ha­blar de emo­cio­nes hay que te­ner en cuen­ta que en­tra­mos en un te­rreno muy sub­je­ti­vo. Lo que pa­ra una per­so­na pue­de ser inacep­ta­ble y su­po­ner el fin de la re­la­ción, pa­ra otra con ma­yor to­le­ran­cia pue­de ser una fal­ta me­nor. O in­clu­so no ser­lo. Al­gu­nos ejem­plos den­tro del am­plio ran­go de lo que se pue­de con­si­de­rar in­fi­de­li­dad emo­cio­na es­tán: So­ñar ín­ti­ma­men­te y de for­ma re­cu­rren­te con otra per­so­na, co­que­teo o ha­la­gos cons­tan­tes ha­cia otra per­so­na, desear man­te­ner re­la­cio­nes con otra per­so­na, in­ter­cam­biar men­sa­jes de tex­to de tono ín­ti­mo con otra per­so­na y man­te­ner una re­la­ción cer­ca­na con otra per­so­na en de­tri­men­to de la pa­re­ja.

Pue­de que al­gu­nos nos pa­rez­can exa­ge­ra­dos, pe­ro no ca­be du­da de que la apa­ri­ción de va­rias de las si­tua­cio­nes an­te­rio­res pue­de ha­cer sal­tar la se­ñal de alar­ma. En mu­chas oca­sio­nes sue­le en­trar en es­ce­na la pér­di­da de in­te­rés se­xual ha­cia la pa­re­ja. Sue­le ir de la mano de cier­to de­sen­can­to con la re­la­ción y la ru­ti­na fé­rrea­men­te ins­ta­la­da en­tre am­bos. Es­te es el cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra que se dé la po­si­bi­li­dad de una in­fi­de­li­dad emo­cio­nal.

DES­PUÉS DE LA IN­FI­DE­LI­DAD EMO­CIO­NAL

Si has des­cu­bier­to o tu pa­re­ja te ha con­fe­sa­do que es­tá pa­san­do por una fa­se de in­fi­de­li­dad emo­cio­nal, ¿qué pue­des ha­cer? En reali­dad, las op­cio­nes se li­mi­tan a dos: aca­bar con la re­la­ción o lu­char por ella. En un pri­mer mo­men­to es ló­gi­co que la per­so­na en­ga­ña­da se sien­ta muy do­li­da e in­se­gu­ra.

Es ne­ce­sa­rio que pa­se un po­co de tiem­po pa­ra asi­mi­lar lo que ha pa­sa­do y ana­li­zar la in­for­ma­ción an­tes de sa­ber qué quie­res ha­cer. Ha­bla con­ti­go mis­ma, sin­cé­ra­te y so­pe­sa las op­cio­nes. Si fi­nal­men­te crees que no po­drás su­pe­rar el epi­so­dio de in­fi­de­li­dad, no te sien­tas cul­pa­ble por po­ner­le fin a la re­la­ción. Y es que cuan­do el amor se va no hay que for­zar­lo ni re­te­ner­lo contra la vo­lun­tad de nin­guno de los dos. Pe­ro si real­men­te quie­res lu­char por esa re­la­ción, per­do­nar la in­fi­de­li­dad, y es­tás se­gu­ra de que po­drás con­fiar de nue­vo en esa per­so­na, de­bes con­tar con to­da la ayu­da po­si­ble. Es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar el per­dón y la con­fian­za pa­ra que la re­la­ción se re­to­me de for­ma sa­na. En es­te sen­ti­do un buen psi­có­lo­go po­drá ser de gran uti­li­dad pa­ra guiar sus pri­me­ros pa­sos y los ayu­da­rá a ver­ba­li­zar aque­llas ca­ren­cias, tan­to de uno co­mo de otro, que ha­yan po­di­do lle­va­ros a es­ta si­tua­ción.

El diá­lo­go es fun­da­men­tal en es­ta nue­va eta­pa de vues­tra re­la­ción. La fal­ta del mis­mo os ha lle­va­do a una cri­sis. Ig­no­rar los pro­ble­mas o ne­gar­los abier­ta­men­te no es la so­lu­ción. Así que no ten­gáis mie­do de ha­blar, de pe­dir, de dar y de per­do­nar. El amor es una ca­rre­ra de fon­do, no una ca­rre­ra in­di­vi­dual. Si el diá­lo­go y la sin­ce­ri­dad son vues­tros pun­tos fuer­tes, su­pe­raréis cual­quier obs­tácu­lo.

Fuen­te: En­fe­me­nino.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos han ayu­da­do bas­tan­te a aflo­rar ca­sos de es­ta ín­do­le, en par­te, gra­cias al ano­ni­ma­to que pro­por­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.