Be­ne­fi­cios de rea­li­zar cin­co co­mi­das al día: ¡no te sal­tes nin­gu­na!

Si quie­res man­te­ner­te o al­can­zar tu pe­so ideal, la so­lu­ción no es de­jar de comer, sino ha­cer­lo ca­da po­co tiem­po, y es­tos be­ne­fi­cios te lo van a de­mos­trar

Ellas (Chile) - - Salud -

Ca­da vez es más re­co­men­da­do que pa­ra perder pe­so es me­jor comer que de­jar de ha­cer­lo. El tru­co siem­pre es­tá en sa­ber qué se de­be comer y en qué mo­men­to ha­cer­lo. Y es que lo de las die­tas mi­la­gro que pro­me­ten perder mu­cho pe­so en muy po­co tiem­po ca­da vez es­tá más pa­sa­do de mo­da. La úni­ca reali­dad es que co­mien­do de for­ma va­ria­da y equi­li­bra­da y si­guien­do unas pau­tas de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble (uni­do a al­go de de­por­te), con­se­guir el pe­so ideal lle­ga­rá so­lo.

La prác­ti­ca de comer cin­co veces al día es al­go más que un tru­co pa­ra perder pe­so, de­be ser un há­bi­to de por vi­da, ya que es­to tie­ne cin­co gran­des be­ne­fi­cios.

1. Man­tie­ne cons­tan­te la glu­ce­mia. La glu­ce­mia es la can­ti­dad de “azú­car” que cir­cu­la en la san­gre; cuan­do se en­cuen­tra muy al­ta o muy ba­ja ge­ne­ra sín­to­mas de hi­per o hi­po­glu­ce­mia. La pa­to­lo­gía más gra­ve que se de­ri­va de una glu­ce­mia al­ta es la dia­be­tes. Pa­ra te­ner una nu­tri­ción ade­cua­da es ne­ce­sa­rio que la glu­ce­mia per­ma­nez­ca lo más cons­tan­te po­si­ble, de es­ta for­ma es­tás dán­do­le al cuer­po la ener­gía que ne­ce­si­ta pa­ra ca­da una de sus ac­ti­vi­da­des.

Si rea­li­zas va­rias co­mi­das con un es­pa­cio de tres a cua­tro ho­ras de di­fe­ren­cia ayu­da a man­te­ner es­ta­ble tu glu­co­sa en san­gre y a dar al cuer­po ener­gía su­fi­cien­te. En ca­da una de las co­mi­das de­bes to­mar hi­dra­tos de car­bono pues son las prin­ci­pa­les fuen­tes de azú­ca­res. Una bue­na idea es que, si no tie­nes mu­cha ham­bre a mi­tad de la ma­ña­na o a mi­tad de la tarde, co­mas sim­ple­men­te al­gu­na pie­za de fru­ta o un de­li­cio­so ju­go (na­tu­ral si es po­si­ble).

2. Evi­ta que comer de más. Lle­gar con ham­bre a las co­mi­das prin­ci­pa­les pue­de su­po­ner un ries­go de comer más. Cuan­do te­ne­mos mu­cha ham­bre co­me­mos rá­pi­do y nos fi­ja­mos po­co en lo que estamos co­mien­do. Si por el con­tra­rio has co­mi­do un po­co an­tes to­ma­rás de­ci­sio­nes más pru­den­tes en cuan­to a can­ti­dad y ca­li­dad de tus ali­men­tos. Ade­más, te­ner la ex­pec­ta­ti­va de que co­me­rás de nue­vo den­tro de po­cas ho­ras, ayu­da a que no co­mas has­ta es­tar de­ma­sia­do sa­tis­fe­cho. Es­to te ayu­da a fre­nar­te a la ho­ra de pre­pa­rar, por ejem­plo, al­gu­na ce­na de­ma­sia­do abun­dan­te. Con es­tas ideas es más que su­fi­cien­te.

3. Me­jo­ra la ca­li­dad de lo que co­mes. Co­no­cer tus ho­ra­rios de co­mi­da per­mi­te que pla­nees me­jor. Si eres cons­cien­te que tie­nes que comer a me­dia ma­ña­na y me­dia tarde te da­rá tiem­po de pla­ni­fi­car lo que pue­des lle­var con­ti­go a don­de va­yas. La pla­ni­fi­ca­ción es cru­cial pa­ra que la ca­li­dad de tus co­mi­das sea la ade­cua­da, si un día an­tes o du­ran­te el fin de se­ma­na lo­gras ha­cer pla­nes de lo que co­me­rás al día si­guien­te o a lo lar­go de la se­ma­na; se­gu­ra­men­te tu elec­ción de ali­men­tos se­rá más acer­ta­da.

4. Evi­ta que tu cuer­po al­ma­ce­ne re­ser­vas. Cuan­do pri­vas a tu cuer­po de ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra sus fun­cio­nes, es­te tien­de a al­ma­ce­nar re­ser­vas en for­ma de gra­sa pa­ra po­der dis­po­ner de ellas en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio. Si co­mes a lo lar­go del día en un es­pa­cio de tres a cua­tro ho­ras en­tre ca­da co­mi­da, el cuer­po siem­pre ten­drá ener­gía nue­va dis­po­ni­ble pa­ra po­der fun­cio­nar. De es­ta for­ma “apa­ga­mos” el lla­ma­do “gen aho­rra­dor” y se ha­ce más efi­cien­te el me­ta­bo­lis­mo. Si unes es­to a al­go de de­por­te, es di­fí­cil que no con­si­gas perder pe­so.

5. Te ase­gu­ras de ob­te­ner los nu­trien­tes que ne­ce­si­tas. A ma­yor nú­me­ro de co­mi­das rea­li­za­das, ma­yor can­ti­dad de gru­pos de ali­men­tos se in­clu­yen en la die­ta. Re­cuer­da que te­ne­mos seis gru­pos de ali­men­tos prin­ci­pa­les (lác­teos, pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono, fru­tas, ver­du­ras y gra­sas) y comer ca­da uno de ellos te apor­ta dis­tin­tos be­ne­fi­cios pa­ra tu sa­lud.

Pa­ra po­der in­cluir to­dos los gru­pos de ali­men­tos es ne­ce­sa­rio ha­cer cin­co co­mi­das al día. La me­dia ma­ña­na y la me­dia tarde nos ayu­dan a cu­brir las ne­ce­si­da­des de fru­tas y lác­teos, si so­lo se to­man en el pos­tre en las co­mi­das prin­ci­pa­les su con­su­mo se­ría in­su­fi­cien­te. La va­rie­dad siem­pre jue­ga a tu fa­vor si se tra­ta de re­ci­bir nu­trien­tes, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Te sen­ti­rás con ma­yor ener­gía a lo lar­go del día y no­ta­rás que te cues­ta me­nos tra­ba­jo ha­cer tus ac­ti­vi­da­des dia­rias.

En ge­ne­ral, con es­tos con­se­jos, con una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y con la rea­li­za­ción de ejer­ci­cio, pue­des al­can­zar tu pe­so ideal.

Fuen­te: En­fe­me­nino.

Si eres cons­cien­te que tie­nes que comer a me­dia ma­ña­na y me­dia tarde te da­rá tiem­po de pla­ni­fi­car lo que pue­des lle­var con­ti­go a don­de va­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.