Ta­tua­jes de hen­na, la “crè­me de la crè­me”

Rihan­na se ta­tuó en la mano ha­ce un par de años un di­se­ño ét­ni­co rea­li­za­do con hen­na y, en los úl­ti­mos me­ses, no se han he­cho es­pe­rar es­pec­ta­cu­la­res va­ria­cio­nes de es­tos clá­si­cos ta­tua­jes na­tu­ra­les

Ellas (Chile) - - Portada -

Los es­tam­pa­dos tri­ba­les y boho rea­li­za­dos en hen­na blan­ca son pro­ba­ble­men­te los que más éxi­to han te­ni­do, pe­ro lo cier­to es que con es­ta pas­ta pa­sa igual que con el cho­co­la­te blan­co: es una men­ti­ra a me­dias. La lla­ma­da hen­na blan­ca, to­do un éxi­to gra­cias a que lu­ce bien en to­dos los to­nos de piel e im­pri­me un to­que ve­ra­nie­go y “trendy” a cual­quier atuen­do, no pro­vie­ne de la plan­ta Law­so­nia iner­mis co­mo el tin­te ori­gi­nal.

Lo mis­mo ocu­rre con el úl­ti­mo gri­to en es­tos di­se­ños: aque­llos que bri­llan en la os­cu­ri­dad, he­chos con pin­tu­ra ul­tra­vio­le­ta.

Ade­más de no es­tar he­chas a par­tir de la plan­ta de la hen­na, las ver­sio­nes que tan­to se han pues­to de mo­da úl­ti­ma­men­te per­ma­ne­cen mu­cho me­nos en la piel que el ori­gi­nal, que pue­de du­rar has­ta tres se­ma­nas.

Y es por ello que la hen­na na­tu­ral y su ca­rac­te­rís­ti­co co­lor anaran­ja­do llevan si­glos arra­san­do en cul­tu­ras co­mo la In­dia, ade­más de en paí­ses de Orien­te Me­dio y Egip­to.

TA­TUA­JES, IM­PRES­CIN­DI­BLES EN BO­DAS Y FES­TI­VA­LES

To­da bo­da que se pre­cie en el nor­te de la In­dia du­ra­rá va­rios días y uno de ellos es­ta­rá re­ser­va­do pa­ra la lla­ma­da ce­re­mo­nia de la “mehen­di” o hen­na.

Uno, dos o vein­te “mehen­di­wa­las” o ta­tua­do­res, de­pen­dien­do del ta­ma­ño del gru­po, acu­di­rán adon­de se en­cuen­tran reuni­das las mu­je­res de la fa­mi­lia pa­ra ador­nar sus bra­zos de ca­ra a la oca­sión.

La no­via se­rá, sin du­da, el lien­zo de los di­se­ños más com­ple­jos y opu­len­tos, que ge­ne­ral­men­te cu­bri­rán ca­da cen­tí­me­tro de sus pies y ma­nos, ade­más de bue­na par­te de sus pier­nas y bra­zos.

Pa­vos reales, “man­da­las” -es­fe­ras lle­nas de geo­mé­tri­cas fi­li­gra­nas sím­bo­lo del uni­ver­so- y guir­nal­das flo­ra­les es­con­den a me­nu­do las ini­cia­les del fu­tu­ro ma­ri­do, pe­que­ñi­tas, ca­si in­vi­si­bles.

En­tre cán­ti­cos y es­po­rá­di­cos bai­les, no es ex­tra­ño ver a las in­vi­ta­das dán­do­se de comer en la bo­ca unas a otras pa­ra evi­tar es­tro­pear­se los ta­tua­jes an­tes de que se se­quen.

Y es que la hen­na es si­nó­ni­mo de fies­ta en la In­dia, no só­lo de bo­das, sino de to­do ti­po de fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas.

Cuan­do el mes sa­gra­do mu­sul­mán del Ra­ma­dán to­ca a su fin o se acer­ca el fes­ti­val hin­dú Kar­va Chauth, es ra­ra la mu­jer que no lle­va los bra­zos de­li­ca­da­men­te ri­be­tea­dos.

Por eso no es de ex­tra­ñar que pues­tos co­mo el de Vi­ren­der Goel en el cen­tro de Nue­va Del­hi sal­pi­quen bue­na par­te de los mer­ca­dos de la ciu­dad.

DI­SE­ÑOS Y CUI­DA­DOS

Cuan­do Vi­ren­der en­tró en el mun­di­llo ha­ce ca­si tres dé­ca­das co­bra­ba me­nos de 0,10 dó­la­res, por una mano. Aho­ra las co­sas han cam­bia­do y el mí­ni­mo es de 50 ru­pias o 0,80 dó­la­res, un pre­cio que pue­de in­cre­men­tar­se has­ta el cuá­dru­ple de­pen­dien­do de la com­ple­ji­dad del di­se­ño y su ta­ma­ño.

Hoy en día la ma­yo­ría de las clien­tas pi­den di­se­ños “ára­bes” o, ca­da día más, traen fo­to­gra­fías des­car­ga­das de in­ter­net que el ta­tua­dor ha de co­piar al de­di­llo, de­ta­lla el ar­tis­ta.

Aun así, to­da­vía hay quie­nes les per­mi­ten im­pro­vi­sar o es­co­gen uno de los di­bu­jos de los grue­sos ca­tá­lo­gos que to­dos los pues­tos tie­nen ex­pues­tos y cu­yas pá­gi­nas ha­cen vo­lar ca­da vez que ven pa­sar a un po­si­ble clien­te.

En el pues­to de Vi­ren­der, el pro­ce­so, que pue­de du­rar en­tre 10 mi­nu­tos y 4 ho­ras, co­mien­za apli­can­do acei­te de eu­ca­lip­to pa­ra que la hen­na apa­rez­ca más os­cu­ra.

Se­gún re­la­ta, pa­ra pre­pa­rar la pas­ta sim­ple­men­te mez­cla el pol­vo de hen­na con agua y lo re­vuel­ve to­do bien. La mez­cla se ven­de ya he­cha en tu­bos por 10 ru­pias o unos 0,15 dó­la­res pa­ra quien desee aho­rrar­se un po­qui­to de tra­ba­jo.

En la ac­tua­li­dad hay to­do ti­po de co­lo­res dis­po­ni­bles, des­de ver­de has­ta azul, pe­ro du­ran muy po­co en la piel y Vi­ren­der no los re­co­mien­da. Al­gu­nos, in­clu­so, ofre­cen di­se­ños em­be­lle­ci­dos con pur­pu­ri­na, pe­ga­ti­nas bri­llan­tes y pe­que­ños aba­lo­rios. En otro pues­to del mer­ca­do, De­vi, de 31 años, in­sis­te en que no uti­li­za hen­na ne­gra por tra­tar­se de una mez­cla “quí­mi­ca”. “Sin em­bar­go, si al­gún clien­te me la pi­de es­pe­cí­fi­ca­men­te en­ton­ces la voy a com­prar y reali­zo el ta­tua­je co­mo ex­cep­ción a la nor­ma”, con­fie­sa.

La jo­ven, que lle­va 20 años en el ofi­cio, só­lo sue­le uti­li­zar hen­na na­tu­ral, ver­do­sa en apa­rien­cia y que tin­ta la piel de na­ran­ja, una mez­cla que pre­pa­ra ella mis­ma y que lue­go po­ne en pe­que­ños co­nos de pa­pel im­permea­ble pa­ra uti­li­zar­los a mo­do de man­ga pas­te­le­ra.

Una vez he­cho el ta­tua­je, la hen­na tar­da­rá en­tre una y una ho­ra y me­dia en se­car. “De­pen­de del tiem­po, cuán­to ca­lor ha­ce, cuán­to su­da la per­so­na. Las per­so­nas que su­dan mu­cho no ob­ten­drán un co­lor os­cu­ro, la ‘mehen­di’ se que­da mo­ja­da y no se se­ca fá­cil­men­te”, ex­pli­ca Vi­ren­der. Una vez se­ca, es tan sen­ci­llo co­mo ras­car o fro­tar el ex­ce­so de hen­na y és­ta cae­rá, de­jan­do de­trás una es­te­la de guir­nal­das anaran­ja­das.

Y es que la hen­na es si­nó­ni­mo de fies­ta en la In­dia, no só­lo de bo­das, que tam­bién, sino de to­do ti­po de fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas.

La lla­ma­da hen­na blan­ca, to­do un éxi­to gra­cias a que lu­ce bien en to­dos los to­nos de piel e im­pri­me un to­que ve­ra­nie­go y “trendy” a cual­quier atuen­do no pro­vie­ne de la plan­ta Law­so­nia iner­mis co­mo el tin­te ori­gi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.