Pau­tas ali­men­ta­rias pa­ra los más pe­que­ños

Ad­qui­rir bue­nos há­bi­tos en la in­fan­cia es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud de los ni­ños, tan­to en el pre­sen­te co­mo en el fu­tu­ro. Ade­más, la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble per­mi­te com­ba­tir un mal de los úl­ti­mos tiem­pos: la obe­si­dad in­fan­til

Ellas (Chile) - - Portada -

“La obe­si­dad in­fan­til es uno de los pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca más gra­ves del si­glo XXI”, sub­ra­ya la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Es­ta en­ti­dad ma­ni­fies­ta que los ni­ños obe­sos y con so­bre­pe­so tien­den a se­guir sien­do obe­sos en la edad adul­ta y tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer, a eda­des más tem­pra­nas, en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles co­mo la dia­be­tes y las pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res. “El so­bre­pe­so, la obe­si­dad y las en­fer­me­da­des co­ne­xas son, en gran me­di­da evi­ta­bles. Por con­si­guien­te, hay que dar una gran prio­ri­dad a la pre­ven­ción de la obe­si­dad in­fan­til”, des­ta­ca. Pa­ra la OMS, el ob­je­ti­vo de la lu­cha con­tra la epi­de­mia de obe­si­dad in­fan­til con­sis­te en lo­grar un equi­li­brio ca­ló­ri­co que se man­ten­ga a lo lar­go de to­da la vi­da.

Pa­ra ello, es fun­da­men­tal afian­zar un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble des­de la in­fan­cia, en el que la ali­men­ta­ción jue­ga un pa­pel pri­mor­dial.

Así, el pe­dia­tra Car­los Ca­sa­bo­na se­ña­la que los ni­ños, al igual que el res­to de la fa­mi­lia, tie­nen que to­mar ali­men­tos sa­lu­da­bles, en­tre los que de­ben pre­do­mi­nar los de pro­ce­den­cia ve­ge­tal so­bre los de ori­gen ani­mal. Res­pec­to a la dis­tri­bu­ción a lo lar­go del día, afir­ma que pue­de ser “to­tal­men­te alea­to­ria”.

Es­to sig­ni­fi­ca que “se pue­de desa­yu­nar una tor­ti­lla con una re­ba­na­da de pan in­te­gral un­ta­do con to­ma­te o ce­nar fru­ta y un va­so de le­che, por po­ner un ejem­plo”, acla­ra.

Del mis­mo mo­do, el pe­dia­tra des­mien­te la creen­cia ex­ten­di­da de que los ni­ños de­ben ha­cer ne­ce­sa­ria­men­te cin­co co­mi­das al día. “No hay es­ta­ble­ci­do nin­gún nú­me­ro de co­mi­das en los es­tu­dios más se­rios. Lo im­por­tan­te no es el nú­me­ro, sino la ca­li­dad y can­ti­dad de co­mi­da que se le ofre­ce al ni­ño”, asegura.

“Va­mos a ima­gi­nar que un ni­ño se le­van­ta sin ga­nas de desa­yu­nar y los pa­dres le ani­man e in­sis­ten con un bol de ce­rea­les azu­ca­ra­dos con cho­co­la­te por­que el ni­ño ‘só­lo’ ha­ce tres co­mi­das al día y con­si­de­ran que le fal­tan dos pa­ra lle­gar a esa teó­ri­ca (pe­ro fal­sa) ci­fra de cin­co dia­rias. En un ca­so así, es mu­cho me­jor que no desa­yu­ne a que lo ha­ga de esa ma­ne­ra in­sa­na”, ma­ni­fies­ta.

Asi­mis­mo, es ha­bi­tual que los pa­dres pre­ten­dan que el ni­ño co­ma una can­ti­dad mu­cho ma­yor de la que en reali­dad ne­ce­si­ta. “Es una au­tén­ti­ca cons­tan­te en nues­tra so­cie­dad, fru­to de creer que por comer más cre­ce­rá más y es­ta­rá más sano, cuan­do sa­be­mos que el ape­ti­to de los ni­ños de­be ser res­pe­ta­do. Só­lo el ni­ño sa­be cuán­to de­be comer, co­mo cual­quier otro ser vi­vo. Por otra par­te, la ta­lla de un ni­ño es­tá mu­cho más de­ter­mi­na­da por la ge­né­ti­ca que por la ali­men­ta­ción, sal­vo ca­sos ex­tre­mos de en­fer­me­da­des cró­ni­cas y gra­ves”, de­ta­lla.

AGRA­DA­BLE Y COR­DIAL

“El am­bien­te a la ho­ra de comer en fa­mi­lia ha de ser agra­da­ble y cor­dial”, afir­ma Car­los Ca­sa­bo­na.

El pe­dia­tra se­ña­la que es­to des­apa­re­ce en el mo­men­to en el que al­guien obli­ga, in­sis­te o al­za la voz pa­ra que el ni­ño aca­be el pla­to o co­ma al­go que no le gus­ta.

El ex­per­to in­di­ca que hay al­gu­nas es­tra­te­gias que sue­len fun­cio­nar pa­ra que comer en fa­mi­lia sea “un ac­to ver­da­de­ra­men­te sa­lu­da­ble”, por ejem­plo, que los ni­ños ayu­den a ele­gir los ali­men­tos en el mer­ca­do, co­la­bo­ren en su pre­pa­ra­ción en ca­sa o pon­gan la me­sa. “Si son muy pe­que­ños, con res­pe­tar su ape­ti­to es más que su­fi­cien­te”, pun­tua­li­za.

Ca­sa­bo­na in­sis­te en que nun­ca se de­be obli­gar a los ni­ños a comer un ali­men­to que no les gus­ta, pues lo úni­co que con­se­gui­re­mos es que lo odien du­ran­te dé­ca­das.

Res­pec­to al há­bi­to, en otro tiem­po muy co­mún, de cas­ti­gar o re­com­pen­sar a los ni­ños con co­mi­da, Ca­sa­bo­na se­ña­la que “afor­tu­na­da­men­te ya no se cas­ti­ga a los ni­ños con co­mi­da que abo­rrez­can, pe­ro sí que es­tá a la or­den del día pre­miar­les, an­te cual­quier lo­gro, con co­mi­da in­sa­na”.

En es­te sen­ti­do, el pe­dia­tra acon­se­ja ofre­cer a los ni­ños co­mo pre­mio una bro­che­ta de fru­ta con al­gu­nos ele­men­tos vis­to­sos y po­co fre­cuen­tes co­mo el man­go o la pa­pa­ya.

So­bre los pro­duc­tos me­nos re­co­men­da­bles, co­mo re­fres­cos o bo­llos, el pe­dia­tra afir­ma que las fa­mi­lias sue­len ex­pre­sar en su con­sul­ta que só­lo les dan a los ni­ños ali­men­tos no sa­lu­da­bles “de vez en cuan­do”. Pe­ro el es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te de que es­te “de vez en cuan­do” sue­le ser in­ter­pre­ta­do co­mo una vez a la se­ma­na. “Si con­ta­mos, nos sal­drán sie­te to­mas in­sa­nas a la se­ma­na”, pre­ci­sa.

“El úni­co consejo que po­de­mos dar es que só­lo de­be­ría con­su­mir­se al­guno de es­tos pro­duc­tos en oca­sio­nes es­pe­cia­les, de ma­ne­ra fes­ti­va. Lo que su­ce­de es que en­con­tra­mos oca­sio­nes es­pe­cia­les con de­ma­sia­da fre­cuen­cia”, apun­ta.

Por úl­ti­mo, in­di­ca que los pa­dres de­ben en­se­ñar a comer sano en to­das las eda­des y en dis­tin­tas si­tua­cio­nes. Tam­bién les re­co­mien­da pla­ni­fi­car un me­nú se­ma­nal va­ria­do, ex­pli­car por qué se com­pra un pro­duc­to o se gui­sa de cier­ta ma­ne­ra y es­ti­mu­lar a los ni­ños pa­ra que co­la­bo­ren en la co­ci­na y en la com­pra. Ade­más de te­ner la des­pen­sa llena de ali­men­tos sa­lu­da­bles y va­cía de “ten­ta­cio­nes”.

Si se va a re­com­pen­sar a un ni­ño, lo ideal es ha­cer­lo con ali­men­tos sa­lu­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.