“Con­tra la vio­len­cia, te apo­ya­mos. Apo­ye­mos a las mu­je­res que vi­ven vio­len­cia y cons­tru­ya­mos un Chi­le sin fe­mi­ci­dios”

Ellas (Chile) - - Noticias -

En los úl­ti­mos días en nues­tro país he­mos pre­sen­cia­do en las dis­tin­tas re­des so­cia­les y me­dios de co­mu­ni­ca­ción la cam­pa­ña “Con­tra la vio­len­cia, te apo­ya­mos. Apo­ye­mos a las mu­je­res que vi­ven vio­len­cia y cons­tru­ya­mos un Chi­le sin fe­mi­ci­dios”, la cual se cen­tra en en­fren­tar la vio­len­cia fí­si­ca y la pre­ven­ción de los fe­mi­ci­dios.

En es­ta opor­tu­ni­dad, el ob­je­ti­vo de la cam­pa­ña es ha­cer un lla­ma­do al en­torno a no cues­tio­nar a las mu­je­res que vi­ven vio­len­cia, sino que apo­yar­las y acom­pa­ñar­las, ya que la vio­len­cia no es un te­ma de las mu­je­res, sino de la so­cie­dad en su con­jun­to. Es­te gra­ve pro­ble­ma so­cial pue­de afec­tar a cual­quier mu­jer, in­de­pen­dien­te del te­rri­to­rio don­de re­si­da, de su ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, de los es­tu­dios que ten­ga, de su edad, ra­za, co­lor de piel o cual­quier otro fac­tor que se quie­ra con­si­de­rar; se pue­de dar en es­pa­cios pú­bli­cos y pri­va­dos; en di­fe­ren­tes con­tex­tos, ya sea la­bo­ral, edu­ca­ti­vo, ca­lle­je­ro, fa­mi­liar, en­tre otros; y, a tra­vés de di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes, ya sea fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca, se­xual, sien­do su ma­ni­fes­ta­ción más ex­tre­ma el fe­mi­ci­dio. La­men­ta­ble­men­te, en lo que va del año se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y la Equi­dad de Gé­ne­ro 33 mu­je­res han muer­to por ata­ques de sus pa­re­jas o ex pa­re­jas y otras 91 han so­bre­vi­vi­do a si­tua­cio­nes de la mis­ma ín­do­le.

Co­mo so­cie­dad de­be­mos erra­di­car es­te fla­ge­lo so­cial, apo­yan­do a las mu­je­res que vi­ven vio­len­cia, sin juz­gar­las ni res­pon­sa­bi­li­zar­las con co­men­ta­rios co­mo “Al­go ha­brá he­cho ella (pa­ra que le pe­ga­ran)”, “ella se lo bus­có” o “ella es la que aguan­ta”, los cua­les so­la­men­te con­tri­bu­yen a na­tu­ra­li­zar es­ta pro­ble­má­ti­ca. El desafío que te­ne­mos es trans­for­mar nues­tras prác­ti­cas cul­tu­ra­les, a tra­vés, por ejem­plo, de lo que nos pro­po­ne la cam­pa­ña, sien­do agen­tes ac­ti­vos en el en­torno de mu­je­res que ne­ce­si­tan apo­yo pa­ra sa­lir de la si­tua­ción de vio­len­cia en el con­tex­to de pa­re­ja, de­jan­do de es­ta ma­ne­ra de ser cóm­pli­ces con nues­tro si­len­cio e in­di­fe­ren­cia… Con es­ta cam­pa­ña les de­ci­mos a las mu­je­res que hay es­pe­ran­za y que exis­ten dis­tin­tas re­des a las que pue­den acu­dir: su en­torno más cer­cano o de con­fian­za, cen­tros de la mu­jer con aten­ción es­pe­cia­li­za­da a lo lar­go de to­do el país y tam­bién una lí­nea 800 que pue­de orien­tar­las y coor­di­nar ayu­da in­me­dia­ta en ca­sos de emer­gen­cia.

Acom­pa­ñar, es­cu­char y apo­yar a mu­je­res que vi­ven vio­len­cia es el pri­mer pa­so pa­ra de­te­ner un fe­mi­ci­dio y pa­ra cons­truir una so­cie­dad más jus­ta y so­li­da­ria.

Andrea Ávi­la No­ram­bue­na En­car­ga­da de Pre­ven­ción Cen­tro de la Mu­jer Tal­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.