La en­fer­me­dad del si­glo: “De­pen­den­cia emo­cio­nal”

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

¿Se­rá por­que los ni­ños es­tán más so­los y am­bos pa­dres tra­ba­jan; se­rá por­que los pa­dres los so­bre­pro­te­gen y no les mar­can la can­cha; se­rá por mu­cho o po­co amor; se­rá por­que co­pian pa­tro­nes de con­duc­ta de so­me­ti­mien­to y vio­len­cia; se­rá por­que han vis­to men­di­gar amor y por la otra par­te des­pre­cio; se­rá por­que son hi­jos de adic­tos al al­cohol, dro­gas, se­xo, Co­ca-Co­la o amor; se­rá por el des­pre­cio y la hu­mi­lla­ción re­ci­bi­da cuan­do pe­que­ño o por ha­ber si­do abu­sa­da, mal­tra­ta­do; se­rá por­que Chi­le es un país que en­tien­de a gol­pes, por ese abu­so o apro­ve­cha­mien­to del otro por ese otro o se­rá por­que co­mo so­cie­dad so­mos de­pen­dien­te de to­do, in­clu­so de la mo­da eu­ro­pea, de las cos­tum­bres de EE.UU, de ad­mi­rar y en­vi­diar la vi­da de otros, del fí­si­co, del di­ne­ro y la suer­te de aque­llos, de ser­vir y po­ner­nos be­llas y be­llos pa­ra que el otro me ad­mi­re y me quie­ra, o se­rá que per­di­mos el con­trol de no­so­tros con no­so­tros? ¡Li­ber­tad, li­ber­tad! Bien apro­ve­cha­da, bien con­cep­tua­da, sin con­fu­sión de li­ber­ti­na­je es lo que de­be­mos te­ner pa­ra amar, pa­ra an­dar por la vi­da, no po­de­mos ni de­be­mos per­der nues­tra per­so­na­li­dad, nues­tra esen­cia, nues­tro yo. De­be­mos ser au­tó­no­mos y en­se­ñar la au­to­no­mía a nues­tros hi­jos, re­ga­lo­near­los co­mo na­die, be­sar­los co­mo a na­die, ca­li­dad, ca­li­dad de tiem­po y no can­ti­dad, aten­der­los y es­cu­char­los, to­car­los y de­cir­les que lo amas, for­mar­los, lla­mar­les la aten­ción di­cién­do­les que lo ha­ces por­que lo amas, nun­ca des­ca­li­fi­car­los y de­jar­los que re­suel­van, que de­ci­dan, que sal­gan, que go­cen, que tra­ba­jen, que se­pan cuán­to cues­ta el pan, des­de chi­cos dar­les ta­reas, apo­yo, coope­rar y que has­ta los per­mi­sos se los ga­nen con un pe­que­ño es­fuer­zo, pe­ro que sean y de­ci­dan res­pec­to a su ro­pa, a su vi­da per­so­nal, a sus es­tu­dios, al có­mo y que es­tu­diar, pe­ro que es­tu­diar es un de­ber de ellos y por ellos, no pa­ra agra­dar y com­pla­cer a sus pa­dres, que to­do es por su fu­tu­ro y su bien, sus de­re­chos con de­be­res y cuan­do co­mien­zan a re­la­cio­nar­se con el otro de­be ser con cal­ma, con pa­sar­lo bien, con ri­sas, con com­pli­ci­dad, que no les com­pli­que y co­mien­cen a ser sus re­la­cio­nes un pro­ble­ma o un es­tor­bo, un de­jar de ser y ha­cer co­sas, por­que en ese ins­tan­te co­mien­za esa de­pen­den­cia.

- Sin mie­do a la so­le­dad, sino dis­fru­tar­la, to­mar­se las re­la­cio­nes con cal­ma, co­no­cer a pa­re­jas sin apu­ro, si nos ve­mos pre­sio­na­dos y no exis­te un ba­lan­ce en­tre vir­tu­des y de­fec­tos, es me­jor arran­car a tiem­po, no dar im­por­tan­cia a las pa­la­bras bo­ni­tas, sino a los com­por­ta­mien­tos que ha­gan bien.

- De­jar el pa­sa­do pi­sa­do, ya sea a esa re­la­ción ter­mi­na­da o sea su in­fan­cia con ca­ren­cias, no arras­tre na­da, co­mien­ce des­de hoy, cla­ro que no es re­ce­ta fá­cil, pe­ro sen­tir que ca­da día es pa­ra vi­vir­lo, reír, con­ven­cer­te que to­da tu vi­da la cons­tru­yes tú, al me­nos tra­tar de no ha­blar ni re­pe­tir esa vi­da pe­rra del pa­sa­do, bó­rra­lo de tu bo­ca y qui­zás va­lo­re­mos la cuen­ta nueva. -Nin­gu­na prin­ce­sa, ni prín­ci­pe nos sal­va­rá ni pro­te­ge­rá de los mie­dos, es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad, con ale­gría y de­seos de re­ver­tir­lo, ba­ja a to­do otro de ese pe­des­tal, pon­te tú arri­ba de ese an­da­mio, no tra­te de agra­dar, no men­di­gue, no se so­me­ta, no li­be­re a na­die, no le ali­via­ne la car­ga a na­die, su sa­lud, su ale­gría, sin re­nun­ciar a na­da su­yo, nun­ca se achi­que, pier­de to­do atrac­ti­vo cuan­do se em­pe­que­ñe­ce, no se in­fan­ti­li­ce pa­ra que la quie­ran, no sea dé­bil, ni llo­ro­na, no se que­de en ca­ma, no sea víc­ti­ma, no ha­ble de en­fer­me­da­des, to­do eso es pa­ra lla­mar la aten­ción y es men­di­gar, es anu­lar­se y ser abu­rri­da, eso es ser muy pre­de­ci­ble, ana­lí­ce­se con ca­ri­ño y pien­se que es­tá ha­cien­do con su pro­pia vi­da pa­ra us­ted y li­bé­re­se de los mie­dos y de las in­se­gu­ri­da­des, es her­mo­so ser li­bre y re­la­cio­nar­nos des­de la li­ber­tad de los se­res hu­ma­nos y no des­de la ne­ce­si­dad, es un pri­vi­le­gio, na­die pue­de ser fe­liz con com­pa­ñías tó­xi­cas y ma­lig­nas, pe­ro si se pue­de ser fe­liz en so­le­dad con­si­go mis­ma, nun­ca, nun­ca, pe­ro nun­ca se com­pa­dez­ca y nun­ca su­pli­que que no la aban­do­nen, eso es de­pen­den­cia emo­cio­nal, en­fer­me­dad, men­tal, eso es per­der el atrac­ti­vo de to­do ser hu­mano, su­pli­car o men­di­gar amor es ale­jar a cual­quie­ra de su la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.