Pin­ce­les y bro­chas de ma­qui­lla­je esen­cia­les

¿Al­gu­na vez te has pre­gun­ta­do por qué cuan­do te ma­qui­llas tú mis­ma el re­sul­ta­do no es el mis­mo que cuan­do te ma­qui­lla un pro­fe­sio­nal, aun cuan­do usas los mis­mos pro­duc­tos?

Ellas (Chile) - - Belleza - Fuen­te: En­fe­me­nino.

La res­pues­ta a in­te­rro­gan­te plan­tea­da an­te­rior­men­te es muy sen­ci­lla. Tan im­por­tan­te co­mo usar bue­nos pro­duc­tos es sa­ber apli­car­los con la bro­cha de ma­qui­lla­je ade­cua­da, por lo que a con­ti­nua­ción se da­rán no­cio­nes bá­si­cas pa­ra que apren­das a dis­tin­guir los di­fe­ren­tes ti­pos de bro­chas y pin­ce­les, así co­mo cuál ele­gir en fun­ción del re­sul­ta­do que bus­ques.

Lo pri­me­ro en lo que de­bes fi­jar­te es en el ti­po de pe­lo de ca­da una de tus bro­chas de ma­qui­lla­je: las hay de pe­lo na­tu­ral y sin­té­ti­co. Las pri­me­ras son las más in­di­ca­das pa­ra uti­li­zar los pro­duc­tos en pol­vo, y las se­gun­das pa­ra los pro­duc­tos en cre­ma, aun­que por su­pues­to, en es­to del ma­qui­lla­je no hay re­glas es­tric­tas.

Otro ele­men­to im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es el cor­te del pe­lo, que pue­de ser plano, re­don­dea­do, en pun­ta o bi­se­la­do, y que en fun­ción de la zo­na a ma­qui­llar y del aca­ba­do que se bus­que en la piel ha­brá que ele­gir una u otra. ¡Se aca­bó eso de uti­li­zar una úni­ca bro­cha pa­ra el ros­tro y otra pa­ra los ojos! Des­cu­bre el kit esen­cial que no de­be fal­tar en tu ne­ce­ser y con­si­gue que to­dos tus ma­qui­lla­jes ten­gan un aca­ba­do pro­fe­sio­nal.

¿QUÉ PINCEL DE MA­QUI­LLA­JE USAR PA­RA LOS OJOS?

-Pincel pa­ra co­rrec­tor: Eli­ge uno que sea bas­tan­te pre­ci­so, y te per­mi­ta ac­ce­der bien a la zo­na de la oje­ra y lle­gar in­clu­so al la­gri­mal, la par­te más inac­ce­si­ble del pár­pa­do. Eli­ge uno que es­té com­pues­to de pe­lo sin­té­ti­co y fle­xi­ble, pa­ra que pue­das con­tro­lar la can­ti­dad de co­rrec­tor, y de es­ta for­ma po­der mo­du­lar la co­ber­tu­ra desea­da en ca­da ca­so, aña­dien­do ca­pa tras ca­pa sin que pa­rez­ca ar­ti­fi­cial. Si op­tas por uno de cor­te plano te ase­gu­ra­rás una apli­ca­ción uni­for­me del co­rrec­tor en zo­nas más am­plias.

-Pincel pa­ra som­bras: En fun­ción de tu des­tre­za con el ma­qui­lla­je y lo ela­bo­ra­do que quie­ras que sean tus looks, po­drás ma­qui­llar­te con un úni­co pincel pa­ra las som­bras o no. Nues­tra re­co­men­da­ción es que em­pie­ces por los bá­si­cos, y eli­jas uno ni de­ma­sia­do an­cho ni de­ma­sia­do es­tre­cho, pa­ra que sea más ver­sá­til, y que ten­ga los pe­los suel­tos. Así, po­drás usar­lo tan­to pa­ra apli­car som­bra por to­do el pár­pa­do, co­mo pa­ra apli­car so­lo en de­ter­mi­na­das zo­nas.

-Pincel pa­ra di­fu­mi­nar: Aun­que en un prin­ci­pio pue­da pa­re­cer que se tra­ta de un pincel del que po­de­mos pres­cin­dir, en el mo­men­to en el que és­te en­tre en tu ru­ti­na de ma­qui­lla­je y prue­bes sus re­sul­ta­dos, ya no po­drás pa­sar sin él. Es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­dos pa­ra di­fu­mi­nar las som­bras de ojos y sua­vi­zar los bor­des, de ma­ne­ra que el co­lor que­de per­fec­ta­men­te in­te­gra­do en el pár­pa­do. -Pincel bi­se­la­do pa­ra eye­li­ner: Si pa­ra ti ha­cer bien el eye­li­ner es más com­pli­ca­do que apren­der chino man­da­rín, es­ta­rás más que en­can­ta­da de in­tro­du­cir es­te pincel en tu vi­da. Su cor­te bi­se­la­do per­mi­te ha­cer el tra­zo mu­cho más fá­cil­men­te y que en am­bos ojos te que­de (ca­si) igual. Es ideal pa­ra eye­li­ner en cre­ma y en gel, e in­clu­so pa­ra apli­car som­bra ne­gra a mo­do de de­li­nea­dor.

¿QUÉ BRO­CHAS USAR PA­RA EL ROS­TRO?

-Bro­cha pa­ra ba­se de ma­qui­lla­je: Eli­ge una que sea de cor­te plano, pe­ro con el pe­lo no de­ma­sia­do rí­gi­do, pa­ra que cu­bra bien las im­per­fec­cio­nes, pe­ro a la vez di­fu­mi­ne per­fec­ta­men­te, por lo que nos ayu­da a evi­tar el in­de­sea­ble efec­to más­ca­ra. Si op­tas por una de fi­bras sin­té­ti­cas po­drás usar­la tan­to pa­ra pro­duc­tos en pol­vo co­mo pa­ra los de tex­tu­ra flui­da. ¿Nues­tra re­co­men­da­ción? Usa una que sea muy tu­pi­da y sua­ve, ya que sí te per­mi­ti­rá que la apli­ca­ción del ma­qui­lla­je se ha­ga de una ma­ne­ra sen­ci­lla y có­mo­da, de­jan­do en la piel un aca­ba­do muy na­tu­ral, em­pol­va­do, ex­ten­dien­do muy bien el pro­duc­to. -Bro­cha pa­ra pol­vos: Es­te ti­po de bro­chas las pue­des ele­gir de pe­lo na­tu­ral o de pe­lo sin­té­ti­co (en fun­ción de tus gus­tos y/o com­pro­mi­so con los de­re­chos de los ani­ma­les) ya que se tra­ta de una bro­cha pen­sa­da pa­ra apli­car pol­vos suel­tos o com­pac­tos. Pa­ra po­der sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do es acon­se­ja­ble uti­li­zar­la dan­do li­ge­ros to­ques en el ros­tro, sin fro­tar ni apre­tar. Si eli­ges una de for­ma re­don­dea­da y li­ge­ra­men­te aca­ba­da en pun­ta es­ta­rás op­tan­do por una bro­cha “to­do­te­rreno”, ya que la po­drás uti­li­zar tam­bién pa­ra apli­car pol­vos bron­cea­do­res, co­lo­re­te e in­clu­so ilu­mi­na­dor si so­lo uti­li­zas el ex­tre­mo pun­tia­gu­do. -Bro­cha de co­lo­re­te: Tan­to si te de­ci­des por una bro­cha bi­se­la­da co­mo por una más pun­tia­gu­da, has de te­ner en cuen­ta que lo me­jor es que ten­ga el pe­lo muy suel­to pa­ra que apli­que el co­lo­re­te de for­ma uni­for­me y di­fu­mi­na­da, pa­ra evi­tar el efec­to “Hei­di”. -Bro­cha pa­ra con­torno: Si quie­res dar­le pro­fun­di­dad y vo­lu­men a tu ros­tro a tra­vés de la po­pu­lar téc­ni­ca del con­tou­ring ten­drás que uti­li­zar una bro­cha de cor­te plano, es­tre­cha y bas­tan­te du­ri­ta, pa­ra po­der mar­car bien las zo­nas que que­re­mos som­brear.

¿QUÉ PINCEL USAR PA­RA LOS LABIOS?

Pa­ra los labios eli­ge un pincel ex­tra­fino, pre­ci­so y sua­ve, pues te ser­vi­rá pa­ra de­fi­nir, per­fi­lar y ex­ten­der el co­lor en los labios. Su tex­tu­ra ha de ser sua­ve pe­ro fir­me, pa­ra que per­mi­ta apli­car el co­lor de ma­ne­ra pre­ci­sa, y mo­du­lar la in­ten­si­dad del la­bial en el gra­do que que­ra­mos. Es­te ti­po de pincel es muy útil pa­ra cual­quier for­ma­to de pin­ta­la­bios (en ba­rra, en lá­piz o en gloss), pe­ro es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llos de co­lo­res in­ten­sos y lla­ma­ti­vos, ya que es más fá­cil equi­vo­car­nos al apli­car­lo di­rec­ta­men­te de la ba­rra en es­tos ca­sos.

¿CÓ­MO LIM­PIAR TU PINCEL DE MA­QUI­LLA­JE?

Lim­pia tu pincel re­gu­lar­men­te pa­ra evi­tar que se con­vier­ta ¡en un cam­po de cul­ti­vo de gér­me­nes! Lá­va­lo con agua tem­pla­da y ja­bón sua­ve, lí­qui­do pa­ra la­var la va­ji­lla, o al­gún cham­pú de­li­ca­do. Tam­bién pue­des com­prar un spray des­ma­qui­llan­te es­pe­cial pa­ra la lim­pie­za de pin­ce­les y bro­chas, pe­ro so­lo te re­co­men­da­mos usar­lo pa­ra lim­pie­zas su­per­fi­cia­les. Cuan­do quie­ras lim­piar tus bro­chas en pro­fun­di­dad has de ha­cer­lo con al­gu­na de las al­ter­na­ti­vas que te he­mos da­do an­te­rior­men­te.

¡Im­por­tan­te! Una vez lim­pios no los de­jes se­car en ver­ti­cal, en el bo­te don­de los guar­das ha­bi­tual­men­te. Si ha­ces es­to el agua de las fi­bras de pe­lo pue­de en­trar en el man­go de ma­de­ra y en la vi­to­la (la par­te me­tá­li­ca), pro­vo­can­do que se es­tro­peen. En su lu­gar, dé­ja­los se­car ho­ri­zon­tal­men­te so­bre una toa­lla o un tra­po de co­ci­na.

Los pin­ce­les, una vez la­va­dos, no se de­ben de­jar se­can­do de for­ma ver­ti­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.