Cui­da­do es­ti­val de los ojos

Es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten de que las irri­ta­cio­nes ocu­la­res au­men­tan un 20% du­ran­te la épo­ca de ve­rano y acon­se­jan re­for­zar la hi­gie­ne y acu­dir a los es­pe­cia­lis­tas en ca­so de per­ci­bir sín­to­mas de mo­les­tias

Ellas (Chile) - - Salud -

Du­ran­te el ve­rano se pro­du­ce un al­za de un 20% en el nú­me­ro de irri­ta­cio­nes ocu­la­res. En es­te sen­ti­do, of­tal­mó­lo­gos han ex­pli­ca­do que la cau­sa prin­ci­pal de es­te au­men­to de los pro­ble­mas en los ojos se en­cuen­tra en el ma­yor uso de las pla­yas y pis­ci­nas, ya que son en­tor­nos don­de es­tos ór­ga­nos es­tán ex­pues­tos con ma­yor fa­ci­li­dad a la con­jun­ti­vi­tis y otras in­fec­cio­nes. Es­tas en­fer­me­da­des pue­den apa­re­cer con fre­cuen­cia cuan­do el agua de la pis­ci­na con­tie­ne can­ti­da­des de­ma­sia­do gran­des de clo­ro y la del mar no tie­ne las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas ade­cua­das, lo que ha­ce que la con­jun­ti­va de la per­so­na se irri­te y es­to, a su vez, pro­vo­que sín­to­mas ta­les co­mo la vi­sión bo­rro­sa, el do­lor, la sen­sa­ción are­no­sa, el au­men­to del la­grimeo, la pi­ca­zón, el en­ro­je­ci­mien­to, la ex­ce­si­va sen­si­bi­li­dad a la luz, una pre­sen­cia ma­yor que lo nor­mal de le­ga­ñas ma­tu­ti­nas o in­fla­ma­ción.

En es­ta lí­nea, los usua­rios de len­tes de con­tac­to son uno de los gru­pos de po­bla­ción con ma­yor ries­go de con­traer con­jun­ti­vi­tis u otras en­fer­me­da­des cuan­do se ba­ñan en el agua del mar o la pis­ci­na. En mu­chas oca­sio­nes, es­te pro­ble­ma pue­de ver­se agra­va­do si las len­ti­llas han per­ma­ne­ci­do de­ma­sia­do tiem­po a tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas, o bien por la fal­ta de hi­gie­ne o por­que en­tra are­na en el es­tu­che o en el pro­pio ojo. Por ello, se re­co­mien­da ma­ni­pu­lar y lim­piar las len­tes de con­tac­to ade­cua­da­men­te o uti­li­zar en es­tos lu­ga­res unas len­tes que sean desecha­bles y se pue­dan cam­biar a dia­rio. La of­tal­mó­lo­ga Blan­ca Fer­nán­dez, ex­pli­có que “el prin­ci­pal con­se­jo que da­mos a los usua­rios de pla­yas y pis­ci­nas es que pres­ten es­pe­cial aten­ción a la hi­gie­ne ocu­lar. He­mos de te­ner en cuen­ta que los ojos ne­ce­si­tan un cui­da­do es­pe­cial en ve­rano, de la mis­ma for­ma que lo hacemos con la piel, así se evi­ta­rán mo­les­tias in­ne­ce­sa­rias”.

Ade­más de es­to, Fer­nán­dez aña­dió que “si se no­ta cual­quie­ra de los sín­to­mas aso­cia­dos a la con­jun­ti­vi­tis, la per­so­na siem­pre de­be acu­dir lo an­tes po­si­ble al es­pe­cia­lis­ta y nun­ca au­to­me­di­car­se”.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

Al­gu­nas de las re­co­men­da­cio­nes son, tam­bién, no fro­tar los ojos pa­ra evi­tar una in­fec­ción más gra­ve e in­clu­so la ero­sión de la cór­nea en el ca­so de que apa­rez­can sín­to­mas aso­cia­dos a la con­jun­ti­vi­tis, y evi­tar en la me­di­da de lo po­si­ble el con­tac­to con el agen­te que ha­ya po­di­do cau­sar una irri­ta­ción. Los ex­per­tos tam­bién acon­se­jan que, si se in­tro­du­cen sus­tan­cias ex­tra­ñas en el ojo, ta­les co­mo are­na, se la­ve con agua abun­dan­te. Asi­mis­mo, se­ña­lan que es pre­fe­ri­ble no abrir los ojos ba­jo el agua de la pis­ci­na o el mar y, si se ha­ce, hay que uti­li­zar ga­fas de bu­ceo. Tam­bién in­di­can que es bueno usar go­tas ocu­la­res, que ayu­dan al ojo a re­cu­pe­rar­se del en­ro­je­ci­mien­to y el pi­cor, y re­cuer­dan que no hay que lle­var las len­tes de con­tac­to du­ran­te más tiem­po del re­co­men­da­do.

Ex­per­tos re­co­mien­dan no fro­tar los ojos pa­ra evi­tar una in­fec­ción más gra­ve e in­clu­so la ero­sión de la cór­nea.

Lo ideal es no abrir los ojos ba­jo el agua, an­te es­to, los len­tes de agua son una bue­na op­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.