Mien­te, mien­te…

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

Lenin nun­ca di­jo: “Mien­te, mien­te, que al­go que­da­rá”. La fa­mo­sa y per­ver­sa fra­se fue usa­da por el mi­nis­tro de pro­pa­gan­da na­zi, Jo­seph Goeb­bels. “Pa­ra men­tir y co­mer pes­ca­do, hay que te­ner mu­cho cui­da­do”, tam­po­co lo di­jo Ar­tes. “Ca­lum­nien con au­da­cia, siem­pre al­go que­da”, no lo in­ven­tó Pi­ñe­ra.

“Por más gro­se­ra que sea una men­ti­ra, se­ño­res, no te­man, no de­jen de ca­lum­niar,” eso si lo di­jo Rousseau y agre­gó que aún des­pués de que el acu­sa­do la ha­ya des­men­ti­do, ya se ha­brá he­cho la lla­ga, y aun­que sa­na­se, siem­pre que­da­rá la ci­ca­triz. Por úl­ti­mo, Ca­si­mir De­la­vig­ne, di­jo: “Mien­tras más in­creí­ble es una ca­lum­nia, más me­mo­ria tie­nen los ton­tos pa­ra re­cor­dar­la”.

En nues­tros tiem­pos se mien­te, se in­ven­ta, se ocul­ta in­for­ma­ción. Se ha­ce co­mo un sis­te­ma de vi­da el men­tir, se pos­tu­la a los más al­tos car­gos de po­der min­tien­do, es un vi­cio, es una adic­ción, y Her­der. A pe­sar de ser ad­mi­ra­dor de Kant, quién de­cía que siem­pre ha­bía que de­cir la ver­dad, és­te his­to­ria­dor ale­mán de­cía que so­lo la men­ti­ra pia­do­sa es éti­ca, por­que evi­ta­ba su­fri­mien­tos y dolores de los se­res hu­ma­nos.

La men­ti­ra pue­de ser útil pa­ra pro­te­ger­nos de si­tua­cio­nes ries­go­sas, to­dos men­ti­mos y lue­go nos enoja­mos por­que nos mien­ten, a ve­ces por ju­gar, pa­ra ocul­tar­nos, con la in­ten­ción de so­lu­cio­nar pro­ble­mas, pa­ra po­ner a prue­ba a las per­so­nas. Es un vi­cio uni­ver­sal, así nos re­la­cio­na­mos, así nos en­ga­ña­mos a no­so­tros mis­mos y en­ga­ña­mos a los de­más.

Men­tir es cons­truir­se una his­to­ria fal­sa y no es error, es cons­cien­te, es per­ver­so, es mal­dad, es en­ga­ño, es que­dar o tra­tar de que­dar bien con to­dos, es ser in­con­se­cuen­te con el que­rer ser y pa­re­cer.

Ayer una per­so­na me di­jo: “Ha­blé con mi ma­ri­do y le di­je to­da la ver­dad, que me enamo­ré de otro hom­bre, que me iré de casa con mis hi­jos y que me per­do­na­ra y él me res­pon­dió: Mien­tes, yo te co­noz­co y sé que mien­tes, que me di­ces eso pa­ra he­rir­me, cuan­do veas que me pier­des te quie­ro ver co­mo llo­ra­rás”. Ya no po­de­mos di­fe­ren­ciar en­tre ver­dad y men­ti­ra, es­ta­mos tan acos­tum­bra­do a men­tir. Men­tir es ma­lo, siem­pre se­rá ma­lo y no­so­tros los chi­le­nos pre­fe­ri­mos que nos mien­tan a es­cu­char ver­da­des.

Có­mo cas­ti­ga­mos a nues­tros hi­jos cuan­do mien­ten y có­mo nos ob­ser­van men­tir des­de que na­cie­ron, en co­sas tan pe­que­ñas, tan ton­tas, en de­ta­lles pa­ra pa­re­cer co­rrec­tos, pa­re­cer sin­ce­ros, pa­re­cer ca­ri­ño­sos, pa­re­cer ho­nes­tos, ami­ga­bles, pa­ra man­te­ner ese equi­li­brio fal­so so­cial.

Men­ti­mos por ne­ce­si­dad de ser apro­ba­dos, pa­ra lla­mar la aten­ción, por esa ne­ce­si­dad de per­te­ne­cer a un gru­po. Es tan gra­ve la men­ti­ra, que se co­mien­za con una y si­gue otra pa­ra cu­brir la an­te­rior y otra más y to­do el es­fuer­zo que de­be­mos ha­cer pa­ra re­cor­dar, man­te­ner la men­ti­ra pri­ma­ria que d ori­gen a la his­to­ria.

Es­toy ca­da día más éti­ca o más vie­ja in­to­le­ran­te, mo­ra­lis­ta y re­vo­lu­cio­na­ria, no acep­to ni so­por­to la men­ti­ra, ni pia­do­sa. Tra­to de no men­tir, pe­ro me he pi­lla­do min­tien­do.

Los in­gle­ses se ri­gen por el si­guien­te prin­ci­pio: “Cuan­do mien­tes, mien­te en gran­de y so­bre to­do per­se­ve­ra en la men­ti­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.