Co­mu­ni­ca­do­res

Ellas (Chile) - - Sicología - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Sa­tu­ra­da con la in­for­ma­ción o des­in­for­ma­ción, con la me­dio­cri­dad pe­rio­dís­ti­ca, con lo ne­ga­ti­vo y mor­bo, con no­ti­cias ex­pec­tan­tes de tra­ge­dia, dolor, du­das, de es­pías, to­dos a mer­ced de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Bas­ta lla­mar por ce­lu­lar a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, exa­ge­rar la in­for­ma­ción y te la to­man co­mo una ver­dad ab­so­lu­ta. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son quie­nes sen­ten­cian y en­jui­cian hoy, to­do es show con re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos fa­vo­ra­bles, to­do es ar­ma­do co­mo obras tea­tra­les, ri­ñas, su­fri­mien­tos, llan­tos, fe­li­ci­dad. To­do un tea­tro an­tes de sa­lir al ai­re y no­so­tros ham­brien­tos de fa­ma, to­dos pa­ra la “te­le” aun­que ha­blen es­tu­pi­de­ces, ese es el mo­de­lo de vi­vir que nos en­tre­gan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es can­sa­dor es­cu­char la no­ti­cia, “Se vie­ne, shits, si­len­cio… gran ex­pec­ta­ción pa­ra de­cir que pa­re­ce es­to, que pa­re­ce lo otro y que la no­ti­cia es­tá en de­sa­rro­llo”. An­tes, dé­ca­das atrás, era atrac­ti­va la pro­fe­sión de pe­rio­dis­ta: Se­ria, arries­ga­da, se do­mi­na­ba la in­for­ma­ción, el vo­ca­bu­la­rio, el qué, có­mo, dón­de, quién y por qué. Ha­bía maes­tros del pe­rio­dis­mo au­to­di­dac­tas, ejem­plo de sa­bi­du­ría, de cul­tu­ra, de pru­den­cia, de im­par­cia­li­dad, de es­fuer­zo, de exac­ti­tud y pro­li­ji­dad en la in­for­ma­ción, hoy… exis­te la in­dis­cre­ción, la fi­gu­ra­ción, ellos son la ima­gen im­por­tan­te, ellos emi­ten jui­cios, ellos investigan con ar­ti­ma­ñas, ellos tie­nen opi­nión ses­ga­da de la po­lí­ti­ca, de los te­mas so­cia­les. Su má­xi­ma as­pi­ra­ción es la te­le­vi­sión pa­ra ser ros­tro, po­cos son los pe­rio­dis­tas y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que son real­men­te pro­fe­sio­na­les e im­par­cia­les, la edi­ción tie­ne co­lor po­lí­ti­co, so­cio­eco­nó­mi­co y re­li­gio­so.

To­do pro­fe­sio­nal es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra opi­nar, en­jui­ciar, pe­ro un pe­rio­dis­ta de­be pre­di­car y prac­ti­car con la pre­ci­sión y la ver­dad, aun­que no pue­dan ga­ran­ti­zar esa ver­dad ya que de­pen­den mu­chas ve­ces de la fuen­te, pe­ro los he­chos de­ben ser ex­pues­tos con la ma­yor exac­ti­tud po­si­ble, esa es la vir­tud car­di­nal de la pro­fe­sión, de­ben ga­ran­ti­zar la ve­ra­ci­dad, in­ves­ti­gar, de­ben ser in­de­pen­dien­tes. Hoy ve­mos me­dios y pro­fe­sio­na­les de­fen­dien­do in­tere­ses eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, cul­tu­ra­les y em­pre­sa­ria­les, la in­for­ma­ción de­be ser pre­sen­ta­da de ma­ne­ra im­par­cial y con con­tex­to, es la úni­ca forma de con­fiar y creer en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Son ellos quie­nes de­ben hu­ma­ni­zar la so­cie­dad por me­dio de la in­for­ma­ción, hoy da­ñan con el im­pac­to que les dan a al­gu­nas no­ti­cias (en de­sa­rro­llo) y no son ca­pa­ces des­pués de dar­le la mis­ma co­ber­tu­ra al des­men­ti­do. Exis­te un con­ven­ci­mien­to so­cial que la san­gre, la muer­te y la tra­ge­dia ven­de, y eso es una irres­pon­sa­bi­li­dad de los edi­to­res y co­mu­ni­ca­do­res. Se sen­tó una es­pe­cie de ma­nual de có­mo ha­cer pe­rio­dis­mo en Chile y se ha des­vir­tua­do la pro­fe­sión, las dis­cul­pas son iró­ni­cas, el vo­ca­bu­la­rio es me­dio­cre, las mu­sa­ra­ñas y len­gua­je cor­po­ral es des­pec­ti­vo, to­man pro­ta­go­nis­mo en cual­quier no­ti­cia por sim­ple que sea.

Es ne­ce­sa­rio en nues­tro país regular la éti­ca y los va­lo­res del ofi­cio y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es una pro­fe­sión co­lap­sa­da de pro­fe­sio­na­les, sin em­bar­go, no exis­ten mu­chas es­cue­las de pe­rio­dis­mo, ejem­plo: des­de Ran­ca­gua a Con­cep­ción no exis­te ni una uni­ver­si­dad que im­par­ta la ca­rre­ra, sin em­bar­go, el mer­ca­do es­tá sa­tu­ra­do y la ca­li­dad de pro­fe­sio­na­les se va des­vir­tuan­do en la prác­ti­ca de la pro­fe­sión. Una co­sa es la li­ber­tad de ex­pre­sión y otra co­sa es la ma­la ex­pre­sión de un li­ber­ti­na­je del ofi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.