¿Pen­sa­mos y su­fri­mos igual las mu­je­res y los hom­bres?

La res­pues­ta es sí, de­fi­ni­ti­va­men­te te­ne­mos uni­ver­sos emo­cio­na­les di­fe­ren­tes y, aun­que com­ple­men­ta­rios, son muy dis­tin­tos

Ellas (Chile) - - Sicología - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Las di­fe­ren­cias emo­cio­na­les en­tre hom­bres y mu­je­res, tie­nen un do­ble ori­gen, que es por un la­do cul­tu­ral, por­que tra­di­cio­nal­men­te al gé­ne­ro mas­cu­lino, al con­tra­rio del fe­me­nino, se le en­se­ña des­de la in­fan­cia a con­tro­lar las emo­cio­nes y a no mos­trar­las; y por otro la­do, un ori­gen físico, que se de­mues­tra, al ob­ser­var en di­fe­ren­tes prue­bas ce­re­bra­les, có­mo se es­ti­mu­lan, an­te si­tua­cio­nes emo­cio­na­les, de­ter­mi­na­das áreas dis­tin­tas del ce­re­bro de­pen­dien­do del gé­ne­ro de la per­so­na. A su vez una co­sa pue­de ser con­se­cuen­cia de la otra, pues­to que si­glos con­tro­lan­do o ex­pre­san­do las emo­cio­nes, po­drían ha­ber de­ja­do su hue­lla mar­ca­da ge­né­ti­ca­men­te. El ce­re­bro de la mu­jer y el del hom­bre tie­nen una forma de fun­cio­nar di­fe­ren­te. Por ejem­plo, la mu­jer sue­le ser más in­tui­ti­va y ca­paz de ha­cer más co­sas a la vez, por­que po­see más co­ne­xio­nes en­tre am­bos he­mis­fe­rios ce­re­bra­les, mien­tras que los hom­bres se orien­tan me­jor, tie­nen más fa­ci­li­dad a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes y son más eje­cu­ti­vos, por te­ner más co­ne­xio­nes ner­vio­sas en­tre la zo­na mo­to­ra del ce­re­bro, que se en­cuen­tra en la par­te fron­tal y la zo­na vi­sual, lo­ca­li­za­da en la oc­ci­pi­tal. Ade­más, los hom­bres tie­nen más desa­rro­lla­das las áreas ce­re­bra­les des­ti­na­das a la ac­ti­vi­dad se­xual y la agre­si­vi­dad, mien­tras que las mu­je­res tie­nen más desa­rro­lla­das las zo­nas des­ti­na­das a la em­pa­tía. La tra­duc­ción de to­do es­to en las emo­cio­nes pro­vo­ca que las mu­je­res, en ge­ne­ral, sean más in­ten­sas y ex­pre­si­vas y me­mo­ri­cen mu­cho me­jor los epi­so­dios que es­tán car­ga­dos de emo­cio­nes tan­to po­si­ti­vas, co­mo ne­ga­ti­vas. En su consulta, cuan­do rea­li­za te­ra­pia de pa­re­ja, la psi­co­te­ra­peu­ta Ma­ri­sa Na­va­rro, ve có­mo las mu­je­res sue­len re­cor­dar mu­cho me­jor y con más de­ta­lles las dis­cu­sio­nes o los epi­so­dios car­ga­dos de emo­ti­vi­dad. “Por ello, en una dis­cu­sión, tie­nen más fa­ci­li­dad a la ho­ra de sa­car “tra­pos su­cios” del pa­sa­do, y los hom­bres se sor­pren­den mu­cho de es­to, pe­ro no es que los quie­ran guar­dar de­li­be­ra­da­men­te, sino que fi­sio­ló­gi­ca­men­te tie­nen fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer­lo”, ex­pli­có Na­va­rro. Por el con­tra­rio, a ellos les cues­ta más com­pren­der las emo­cio­nes de los que les ro­dean, pues es­tán más orien­ta­dos a la acción, mien­tras que las mu­je­res se orien­tan más a la reflexión, por lo que sue­len te­ner más ha­bi­li­da­des so­cia­les. El no ex­pre­sar, ni en­ten­der, ni ges­tio­nar de la mis­ma ma­ne­ra las emo­cio­nes, es pro­pio de hom­bres y mu­je­res, te­nien­do en cuen­ta que ma­ni­fes­tar­las se con­si­de­ra un signo de de­bi­li­dad, o que hay emo­cio­nes que es­tán bien vis­tas de­pen­dien­do del gé­ne­ro. Así an­te una mis­ma si­tua­ción ne­ga­ti­va, la mu­jer pue­de ex­pre­sar tris­te­za y el hom­bre en­fa­do. Ello con­lle­va que am­bos se­xos ten­gan ten­den­cia a desa­rro­llar en­fer­me­da­des men­ta­les di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, las mu­je­res tie­nen una ma­yor pre­dis­po­si­ción a su­frir an­sie­dad o de­pre­sión, mien­tras que los hom­bres tien­den más a con­duc­tas an­ti­so­cia­les y pro­ble­mas adic­ti­vos.

MA­NI­FES­TA­CIÓN DEL ESTRÉS

Tam­po­co ma­ne­ja­mos de la mis­ma forma el estrés, mien­tras que en ellos sue­le ge­ne­rar es­ta­dos de fu­ria e im­pul­si­vi­dad y ga­nas de sa­lir co­rrien­do, sin que­rer com­par­tir su es­ta­do, en ellas des­pier­ta un de­seo de in­tros­pec­ción y un aná­li­sis de las si­tua­cio­nes y de las emo­cio­nes, que con fre­cuen­cia se com­par­te nor­mal­men­te con otras mu­je­res. Por otro la­do, es­tá el pa­pel de las hor­mo­nas se­xua­les, que tam­bién jue­gan un pa­pel di­fe­ren­te so­bre nues­tro es­ta­do emo­cio­nal y, por tan­to, so­bre nues­tros pen­sa­mien­tos y com­por­ta­mien­tos. “Si bien es cier­to que pri­me­ro es el pen­sa­mien­to y des­pués el sen­ti­mien­to, hay ele­men­tos in­ter­nos co­mo son las hor­mo­nas que pro­du­cen en no­so­tros de­ter­mi­na­dos cam­bios en có­mo nos sen­ti­mos, co­mo por ejem­plo más irri­ta­bles o sen­si­bles, o con ma­yor an­sie­dad, y en cuan­to no­ta­mos esos es­ta­dos, en­se­gui­da em­pe­za­mos a crear pen­sa­mien­tos que jus­ti­fi­quen y re­fuer­cen esos es­ta­dos crea­dos por nues­tras hor­mo­nas, y a par­tir de ahí em­pie­za el con­jun­to, pen­sa­mien­to-sen­ti­mien­to-ac­ti­tud-acción”, in­di­có la te­ra­peu­ta. Por es­tos mo­ti­vos, mu­je­res y hom­bres nos equi­vo­ca­mos cuan­do pre­ten­de­mos que uno y otro, ten­ga­mos las mis­mas res­pues­tas emo­cio­na­les. No es que de­li­be­ra­da­men­te no que­ra­mos ex­pre­sar­nos igual, o ges­tio­nar nues­tros sen­ti­mien­tos de la mis­ma ma­ne­ra, sino que nues­tro ce­re­bro es­tá di­se­ña­do pa­ra aten­der a otras co­sas. Si am­bos acep­tá­ra­mos es­to y de­já­ra­mos de in­ten­tar cam­biar­nos, se evi­ta­rían mu­chos con­flic­tos de pa­re­ja.

“En una dis­cu­sión, las mu­je­res tie­nen más fa­ci­li­dad a la ho­ra de sa­car “tra­pos su­cios” del pa­sa­do, y los hom­bres se sor­pren­den mu­cho de es­to, pe­ro no es que los quie­ran guar­dar de­li­be­ra­da­men­te, sino que fi­sio­ló­gi­ca­men­te tie­nen fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer­lo”,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.