Dia­be­tes, en cla­ve fe­me­ni­na

Es­ta en­fer­me­dad tie­ne no­ta­bles con­se­cuen­cias en la sa­lud de las mu­je­res. Un pro­ble­ma ha­bi­tual de las pa­cien­tes dia­bé­ti­cas son las in­fec­cio­nes por hon­gos

Ellas (Chile) - - Salud -

En la ac­tua­li­dad hay más de 199 mi­llo­nes de mu­je­res con dia­be­tes, una ci­fra que se pre­vé que al­can­ce los 313 mi­llo­nes en 2040, se­gún da­tos de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Dia­be­tes. La dia­be­tes es una en­fer­me­dad cró­ni­ca que apa­re­ce cuan­do el pán­creas no pro­du­ce su­fi­cien­te in­su­li­na o bien cuan­do el or­ga­nis­mo no es ca­paz de uti­li­zar la in­su­li­na de ma­ne­ra efi­caz.

La in­su­li­na tie­ne la fun­ción de ha­cer que la glu­co­sa (azú­car) pre­sen­te en la san­gre pe­ne­tre en las cé­lu­las pa­ra que es­tas pue­dan ob­te­ner ener­gía. Así, el efec­to que pro­du­ce la dia­be­tes es un in­cre­men­to de los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, lo que se co­no­ce co­mo hi­per­glu­ce­mia. Exis­ten dos ti­pos prin­ci­pa­les de dia­be­tes: ti­po 1, que es aque­lla en la que el pán­creas no pro­du­ce la in­su­li­na que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta y la ti­po 2, que “tie­ne su ori­gen en la in­ca­pa­ci­dad del cuer­po pa­ra uti­li­zar efi­caz­men­te la in­su­li­na, lo que a me­nu­do es con­se­cuen­cia del ex­ce­so de pe­so o de la inac­ti­vi­dad fí­si­ca”, se­gún de­ta­lla la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Tam­bién exis­te la dia­be­tes ges­ta­cio­nal, que co­rres­pon­de a una hi­per­glu­ce­mia que ocu­rre du­ran­te el em­ba­ra­zo en mu­je­res que no te­nían dia­be­tes pre­via­men­te. La hi­per­glu­ce­mia pue­de oca­sio­nar da­ños a lar­go pla­zo, es­pe­cial­men­te en los ner­vios y en los va­sos san­guí­neos. “La re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca es una cau­sa im­por­tan­te de ce­gue­ra y es la con­se­cuen­cia del da­ño de los pe­que­ños va­sos san­guí­neos de la re­ti­na que se va acu­mu­lan­do a lo lar­go del tiem­po. El 2,6% de los ca­sos mun­dia­les de ce­gue­ra es con­se­cuen­cia de la dia­be­tes”, apun­ta la OMS. Asi­mis­mo, es­ta en­ti­dad se­ña­la que los adul­tos con dia­be­tes tie­nen un ries­go de dos a tres ve­ces ma­yor de in­far­to de mio­car­dio y ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar.

RIES­GOS FEMENINOS

Ade­más, la dia­be­tes tie­ne no­ta­bles con­se­cuen­cias en la sa­lud fe­me­ni­na. Un pro­ble­ma ha­bi­tual de las pa­cien­tes dia­bé­ti­cas son las in­fec­cio­nes por hon­gos. “La glu­co­sa pre­sen­te en su cuer­po crea el en­torno per­fec­to pa­ra fo­men­tar el cre­ci­mien­to de hon­gos”, ex­pli­ca la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes.

De igual mo­do, es­ta en­ti­dad ex­pli­ca que al­gu­nos fár­ma­cos uti­li­za­dos pa­ra el tra­ta­mien­to de la dia­be­tes pue­den in­fluir en la efi­ca­cia de los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos. “Los me­di­ca­men­tos ora­les lla­ma­dos tia­zo­li­di­ne­dio­nas pue­den ha­cer que las mu­je­res que no es­tán ovu­lan­do y to­da­vía no han pa­sa­do la me­no­pau­sia vuel­van a ovu­lar, lo que ha­ce que pue­dan con­ce­bir. Ade­más, es po­si­ble que los an­ti­con­cep­ti­vos ora­les sean me­nos efi­ca­ces cuan­do se to­ma es­te me­di­ca­men­to”, apun­ta es­ta en­ti­dad. En lo re­la­ti­vo a las pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas, la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes acla­ra que pue­den ha­cer que se in­cre­men­ten los ni­ve­les de glu­co­sa. “Usar­las más de un año o dos, tam­bién pue­de au­men­tar el ries­go de com­pli­ca­cio­nes. Por ejem­plo, si cuan­do to­ma la pas­ti­lla, le sube la pre­sión, es­to pue­de ha­cer cre­cer la pro­ba­bi­li­dad de que em­peo­ren las en­fer­me­da­des de los ojos o de los ri­ño­nes”, apun­ta.

Es­tas cues­tio­nes son es

pe­cial­men­te re­le­van­tes da­do que, se­gún da­tos de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Dia­be­tes, dos de ca­da cin­co mu­je­res con la en­fer­me­dad es­tán en edad re­pro­duc­ti­va, lo que su­po­ne más de 60 mi­llo­nes de mu­je­res en el mun­do. Es­te or­ga­nis­mo reivin­di­ca que to­das las mu­je­res con dia­be­tes de­be­rían te­ner ac­ce­so a ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción an­tes de la con­cep­ción pa­ra re­du­cir los ries­gos du­ran­te el em­ba­ra­zo.

DIA­BE­TES GES­TA­CIO­NAL

Tam­bién pue­de ocu­rrir que mu­je­res que no te­nían dia­be­tes, pre­sen­ten unos ni­ve­les ele­va­dos de glu­co­sa en san­gre du­ran­te el em­ba­ra­zo, lo que se co­no­ce co­mo dia­be­tes ges­ta­cio­nal. Se­gún in­di­ca la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Dia­be­tes, uno de ca­da sie­te na­ci­mien­tos se ve afec­ta­do por la dia­be­tes ges­ta­cio­nal. “No sa­be­mos qué cau­sa la dia­be­tes ges­ta­cio­nal, pe­ro te­ne­mos cier­tas pis­tas. Las hor­mo­nas de la pla­cen­ta con­tri­bu­yen al de­sa­rro­llo del be­bé, pe­ro tam­bién blo­quean la acción de la in­su­li­na en el cuer­po de la ma­dre. La dia­be­tes ges­ta­cio­nal se ini­cia cuan­do el or­ga­nis­mo no pue­de pro­du­cir ni uti­li­zar to­da la in­su­li­na que ne­ce­si­ta pa­ra el em­ba­ra­zo. Sin su­fi­cien­te in­su­li­na, la glu­co­sa no pue­de sa­lir de la san­gre y en­trar en las cé­lu­las pa­ra con­ver­tir­se en ener­gía. Por lo tan­to, se acu­mu­la y se pro­du­ce la hi­per­glu­ce­mia”, des­cri­ben los es­pe­cia­lis­tas de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN). Del mis­mo mo­do, se­ña­lan que, si se tie­ne dia­be­tes ges­ta­cio­nal en un pri­mer em­ba­ra­zo, la pro­ba­bi­li­dad de que reapa­rez­ca en em­ba­ra­zos fu­tu­ros es mu­cho ma­yor. Ade­más, “las mu­je­res que han te­ni­do dia­be­tes ges­ta­cio­nal tie­nen una pro­ba­bi­li­dad sie­te ve­ces más al­ta de pre­sen­tar dia­be­tes ti­po 2 en el fu­tu­ro que aque­llas que no tu­vie­ron dia­be­tes du­ran­te el em­ba­ra­zo”, apun­tan. Los ex­per­tos de la SEEN de­ta­llan que la dia­be­tes ges­ta­cio­nal pue­de pro­du­cir com­pli­ca­cio­nes du­ran­te el em­ba­ra­zo. De he­cho, las ges­tan­tes con es­ta pa­to­lo­gía su­fren hi­per­ten­sión con ma­yor fre­cuen­cia, in­clu­so su forma más gra­ve: la preeclam­psia, hi­per­ten­sión ar­te­rial que da­ña a los ri­ño­nes pro­vo­can­do la pér­di­da de pro­teí­nas por la ori­na. En ca­so de no ser con­tro­la­da po­dría po­ner en se­rio pe­li­gro la vi­da de la ma­dre y del fe­to.

La dia­be­tes ges­ta­cio­nal tam­bién im­pli­ca un ries­go más al­to de que el be­bé naz­ca pre­ma­tu­ro y de com­pli­ca­cio­nes en el par­to, con una ma­yor fre­cuen­cia de ce­sá­reas. Asi­mis­mo, pue­de ha­ber efec­tos a lar­go pla­zo. “Es muy im­por­tan­te diag­nos­ti­car la dia­be­tes ges­ta­cio­nal pa­ra pre­ve­nir que, en el fu­tu­ro, la ma­dre o el re­cién na­ci­do desa­rro­llen dia­be­tes ti­po 2, pues su ries­go es de dos a tres ve­ces su­pe­rior al de la po­bla­ción nor­mal”, ma­ni­fies­tan. Pa­ra pre­ve­nir la dia­be­tes ges­ta­cio­nal, la SEEN re­co­mien­da, en­tre otras me­di­das, rea­li­zar ejer­ci­cio físico mo­de­ra­do y te­ner una ali­men­ta­ción sa­na. En es­te sen­ti­do, la doc­to­ra Re­be­ca Re­yes, es­pe­cia­lis­ta en en­do­cri­no­lo­gía, afir­ma que un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble “es una par­te im­por­tan­te pa­ra el con­trol efec­ti­vo de to­dos los ti­pos de dia­be­tes y pa­ra ayu­dar a evi­tar com­pli­ca­cio­nes”. La dia­be­tes es una en­fer­me­dad cró­ni­ca que apa­re­ce cuan­do el pán­creas no pro­du­ce su­fi­cien­te in­su­li­na o bien cuan­do el or­ga­nis­mo no es ca­paz de uti­li­zar la in­su­li­na de ma­ne­ra efi­caz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.