¡Me due­le la es­pal­da!

El do­lor de es­pal­da pue­de ser pro­du­ci­do por múl­ti­ples cau­sas. Pue­de ser la ma­ni­fes­ta­ción clínica de cual­quier dis­fun­ción de la co­lum­na

Ellas (Chile) - - Portada -

“La ma­yor par­te de las per­so­nas pa­de­cen do­lor de es­pal­da en al­gún mo­men­to de su vi­da. Pue­de des­en­ca­de­nar­se de­bi­do a una ma­la pos­tu­ra mien­tras se es­tá sen­ta­do o de pie, por in­cli­nar­se de ma­ne­ra inapro­pia­da o al le­van­tar pe­so de for­ma in­co­rrec­ta. Ha­bi­tual­men­te, no es­tá cau­sa­do por una en­fer­me­dad gra­ve. En la ma­yor par­te de los ca­sos el do­lor de es­pal­da me­jo­ra al ca­bo de al­gu­nas se­ma­nas o me­ses, aun­que al­gu­nas per­so­nas pa­de­cen do­lor de lar­ga du­ra­ción o re­cu­rren­te”, se­ña­lan es­pe­cia­lis­tas. “El do­lor de es­pal­da pue­de es­tar pro­du­ci­do por múl­ti­ples cau­sas. Pue­de ser la ma­ni­fes­ta­ción clínica de cual­quier dis­fun­ción de la co­lum­na, des­de un pro­ce­so be­nigno o de­ge­ne­ra­ti­vo has­ta un pro­ce­so ma­ligno”, in­di­ca el es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía or­to­pé­di­ca y trau­ma­to­lo­gía, Án­gel Hidalgo.

El fa­cul­ta­ti­vo acla­ra que exis­ten dos gran­des ti­pos de do­lor de es­pal­da. “El de­no­mi­na­do ‘me­cá­ni­co’, que em­peo­ra con los mo­vi­mien­tos y las so­bre­car­gas y me­jo­ra con el re­po­so, y el ‘in­fla­ma­to­rio’, que es con­ti­nuo, pue­de o no em­peo­rar con los mo­vi­mien­tos, pe­ro sí lo ha­ce con el re­po­so, so­bre to­do por la no­che”, sub­ra­ya.

FAC­TO­RES DE RIES­GO

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ar­tri­tis y En­fer­me­da­des Muscu­loes­que­lé­ti­cas y de la Piel de Es­ta­dos Uni­dos, des­ta­ca que cual­quier per­so­na pue­de te­ner do­lor de es­pal­da, aun­que hay cier­tos as­pec­tos que in­cre­men­tan el ries­go. Uno de ellos es la edad. Otro, una ma­la con­di­ción fí­si­ca. “El do­lor de es­pal­da es más co­mún en­tre quie­nes no es­tán en for­ma”, pre­ci­sa.

Pe­ro tam­bién pue­de te­ner un ori­gen ge­né­ti­co. “Al­gu­nas cau­sas de do­lor de es­pal­da, co­mo la es­pon­di­li­tis an­qui­lo­san­te, una for­ma de ar­tri­tis que afec­ta a la co­lum­na, pue­de te­ner un com­po­nen­te ge­né­ti­co”, apun­ta es­ta en­ti­dad. Asi­mis­mo, aña­de que el so­bre­pe­so, al­gu­nas en­fer­me­da­des co­mo cier­tos ti­pos de ar­tri­tis y de cán­cer, de­ter­mi­na­dos tra­ba­jos y el há­bi­to de fu­mar, pue­den cau­sar do­lor de es­pal­da.

En es­te sen­ti­do, el doc­tor Hidalgo ex­pli­ca que, en ge­ne­ral, el do­lor de es­pal­da “tie­ne re­la­ción con las so­bre­car­gas me­cá­ni­cas de ti­po de­por­ti­vo o la­bo­ral aun­que en otras oca­sio­nes, so­bre to­do en per­so­nas de más de 55 años, tie­ne su ori­gen en al­te­ra­cio­nes de­ge­ne­ra­ti­vas de la co­lum­na”.

El trau­ma­tó­lo­go afir­ma que el do­lor de es­pal­da no se pue­de pre­ve­nir en sí mis­mo, aun­que hay cier­tos há­bi­tos sa­lu­da­bles que se aso­cian a una me­nor pro­ba­bi­li­dad de pre­sen­tar­lo. Uno de ellos es ha­cer ejer­ci­cio con­ti­nuo y de in­ten­si­dad mo­de­ra­da tres o cua­tro ve­ces a la se­ma­na.

“Los ejer­ci­cios que se acon­se­jan son, so­bre to­do, los ae­ró­bi­cos (pa­sear, na­dar, bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca, elíp­ti­ca, etc.). En ge­ne­ral, es re­co­men­da­ble es­tar en bue­na for­ma fí­si­ca y te­ner un pe­so apro­pia­do a la es­ta­tu­ra y edad de ca­da uno”, co­men­ta. Ade­más, in­di­ca que los fu­ma­do­res tie­nen más po­si­bi­li­da­des de te­ner do­lor de es­pal­da. El doc­tor Hidalgo ma­ni­fies­ta que, cuan­do se em­pie­za a no­tar, es im­por­tan­te ob­ser­var las ca­rac­te­rís­ti­cas del do­lor. “Si es le­ve, ce­de con el re­po­so y lle­va po­co tiem­po de du­ra­ción, no es ne­ce­sa­rio acu­dir al mé­di­co. Bas­ta con me­di­das lo­ca­les co­mo el ca­lor, se­co o hú­me­do. Tam­bién se pue­de usar al­gún anal­gé­si­co co­mo el pa­ra­ce­ta­mol”, pre­ci­sa.

En cam­bio, si el do­lor du­ra más de una se­ma­na o de diez días es acon­se­ja­ble vi­si­tar al mé­di­co “que de­ter­mi­na­rá la con­ve­nien­cia de ini­ciar un tra­ta­mien­to con an­ti­in­fla­ma­to­rios, solicitar al­gu­na prue­ba com­ple­men­ta­ria, o in­clu­so una con­sul­ta con un es­pe­cia­lis­ta”, in­di­ca.

Cuan­do el do­lor ya es in­ten­so y di­fi­cul­ta el desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral o de­por­ti­va, el doc­tor Hidalgo re­co­mien­da un re­po­so re­la­ti­vo. “An­tes se in­di­ca­ba per­ma­ne­cer en ca­ma, pe­ro en la ac­tua­li­dad se ha com­pro­ba­do que el re­po­so ab­so­lu­to pro­du­ce un des-acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co que, a me­dio pla­zo, es per­ju­di­cial pa­ra el pa­cien­te”, ex­po­ne.

Así, el trau­ma­tó­lo­go de­ta­lla que en es­tos ca­sos de do­lor in­ten­so es pre­ci­so uti­li­zar medicación más po­ten­te y rea­li­zar es­tu­dios com­ple­men­ta­rios que só­lo un mé­di­co pue­de pres­cri­bir.

Res­pec­to a la con­ve­nien­cia o no de re­ci­bir fi­sio­te­ra­pia, ex­pli­ca que el fi­sio­te­ra­peu­ta “pue­de tra­tar la sin­to­ma­to­lo­gía re­la­cio­na­da con pro­ce­sos be­nig­nos, pe­ro tam­bién tie­ne que ser ca­paz de iden­ti­fi­car aque­llos otros que, por la in­ten­si­dad, ca­rac­te­rís­ti­cas, irra­dia­ción, etc, se aso­cian con pa­to­lo­gías más gra­ves, que no van a me­jo­rar con el tra­ta­mien­to fi­sio­te­rá­pi­co o que in­clu­so pue­den em­peo­rar si se diag­nos­ti­can tar­de”.

“Por su par­te, el trau­ma­tó­lo­go de­be­ría atender a los pa­cien­tes con do­lor per­sis­ten­te, pe­se a te­ner un tra­ta­mien­to bien im­plan­ta­do por el mé­di­co de ca­be­ce­ra o a aque­llos en los que exis­ten sig­nos de alar­ma co­mo, por ejem­plo, pér­di­da de fuer­za en las pier­nas”, con­clu­ye el doc­tor Hidalgo.

Se de­be ha­cer ejer­ci­cio con­ti­nuo pa­ra evi­tar do­lor de es­pal­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.